Me acaban de decir que mi blog está bien ñoño y más aburrido que un partido de los Saraperos de Saltillo. En un esfuerzo desesperado, incluyo un chistecillo para alivianar el asunto.
 

Se acerca un indio piel roja con su padre, quien además es el jefe de la tribu. Respetuosamente, se dirige hacia él.
 
– Querido padre, oh gran jefe "Pluma Blanca". Tengo una pregunta que hacerte, si no haber inconveniente.
– Si, decirme querido hijo. Yo responder tus preguntas.
– Gracias amado padre, oh gran jefe "Pluma Blanca". Por favor, ¿poder explicarme por qué hermano mayor llamarse "Caballo Galopando"?
– Claro, amadísimo hijo. Cuando tu hermano mayor nacer, yo salir de Teepee, y lo primero que yo ver ser un "Caballo Galopando".
– Quedarme claro, padre. Pero ahora decirme amado padre, oh gran jefe "Pluma Blanca", ¿por qué mi hermana llamarse "Estrella de la Mañana"?
– Ser muy sencillo, querido hijo. Cuando tu hermana nacer, yo salir de Teepee, y lo primero que yo ver ser una "Estrella de la Mañana".
– Yo entender. Una última pregunta, estimadísimo padre, oh gran jefe "Pluma Blanca". ¿Por qué hermano menor llamarse "Búfalo Pastando"?
– Yo seguir el mismo estándar, adorado hijo. Cuando tu hermano menor nacer, yo salir de Teepee, y lo primero que yo ver ser un "Búfalo Pastando".
– Haberlo imaginado. Muchas gracias por responder mis dudas, apreciado padre, oh gran jefe "Pluma Blanca".
 
Se hizo una pequeña pausa en silencio, y después el gran jefe pregunta a su hijo:
 
– Pero, ¿por qué preguntar, "Perro Cagando"?
 
Anuncios