Las imágenes del impacto del huracán Wilma en Cancún son impresionantes, pero no se podía esperar menos cuando el huracán más poderoso del que se tiene registro golpea tierra siendo aún de categoría 5. Cancún, Cozumel, la Riviera Maya y un sinfín de pequeños pueblos y comunidades que no conocemos se encuentran destrozados. Fue peor, mucho peor, que Gilberto.
 
Ahora nos toca ayudar a los damnificados. No es necesario ayudar a Cancún (se recuperará por sí solo), pero sí a todas esas poblaciones que no aparecen en el mapa y que en muchos casos viven en la miseria, poblaciones que además corren el riesgo de recibir menos atención y ayuda que la Riviera Maya.
Anuncios