La victoria de Felipe Calderón en la elección interna del PAN es una buena noticia no sólo para los panistas sino para todo el ambiente político de este país. Y no porque sea Felipe Calderón, o porque sea el PAN, sino por lo que representó su triunfo en el ámbito democrático.
 
Según la opinión de los que saben, el mejor escenario para el PAN era que Santiago Creel abdicara después de la segunda etapa de la elección, donde ya tenía clara desventaja. Pero lo que sucedió es el segundo mejor escenario: después de la tercera etapa Calderón obtuvo más del 51% de los votos totales, lo que evita que se llevara a cabo una segunda vuelta que seguramente hubiera desgastado a los candidatos y al partido.
 
También es refrescante ver que, a pesar de lo que parecía una cargada a favor de Santiago Creel (no sólo por parte del presidente Fox, sino también de la dirigencia de Manuel Espino), Calderón obtuvo una victoria interna relativamente fácil. El PAN se ha caracterizado normalmente por tener procesos de elección internos más o menos limpios; esta última parecía ensuciarse con la sospecha de un "dedazo" al estilo PRI pero en versión light. El evento era un parteaguas para el PAN, porque nunca antes habían tenido una elección interna de candidato estando en el poder.
 
Calderón llega como un contendiente fuerte, con mejores posibilidades de ganar la elección que Santiago Creel. Llega también apoyado por un proceso de elección interna mejor que el de sus contrincantes; por el lado del PRI, la elección fue un cochinero (pero eso no sorprende a nadie), mientras que en el PRD todos han enfocado su apoyo hacia Manuel López (aka. el "Peje"), lo cual es correcto pero el proceso se ensució un poco con la negativa del mismo PRD a otros aspirantes a la candidatura.
 
Para el PAN son buenas noticias. Se demostró que sus procesos internos se siguen respetando, y los militantes dejaron claro que tiene mucho más fuerza un candidato con fuertes raíces en el partido (Calderón debe ser uno de los pocos panistas que pueden presumir una larga carrera en el partido) que un advenedizo como Santiago Creel. Cobran fuerza las palabras de Diego Fernández cuando dijo que "en el 2000 ganó Fox, en el 2006 ganará Acción Nacional". Por supuesto el PAN tiene un largo camino que recorrer para ganar la elección de julio, pero van por mejor camino con Felipe Calderón.
Anuncios