Archive for noviembre, 2005


El chascarrillo de la semana

Lo prometido es deuda, Aquí está el segundo chascarrillo de la semana, para compensar que la semana anterior no puse ninguno.
 

Se encontraban tres soldados en la enfermería del cuartel, cuando entra por la puerta el General. Los tres soldados se ponen de pie de inmediato y saludan militarmente al General. El General les contesta el saludo y se acerca con uno de los soldados.
 
– ¡Cabo!
– Dígame, mi General.
– ¿Por qué razón vino a la enfermería?
– Porque tengo hemorroides, mi General.
– Bien. ¿Y cuál es el tratamiento?
– Pinceladas de yodo, mi General.
– Muy bien. ¿Y le duele?
– Si, mi General… ¡pero me aguanto!
– Eso es, soldado. ¿Y qué es lo que más quiere en la vida?
– ¡Morir por la Patria, mi General!
– ¡Bravo, soldado! Siéntese.
 
Se dirige después con el segundo soldado:
 
– Cabo, y usted ¿de qué padece?
– Tengo hemorroides, mi General.
– ¿Y qué tratamiento le están dando?
– Pinceladas de yodo, mi General.
– ¿Y le duele, cabo?
– Si, mi General… ¡pero me aguanto!
– Muy bien, como los hombres. ¿Y qué es lo que más quiere en la vida, soldado?
– ¡Morir por la Patria, mi General!
– ¡Muy bien, soldado, siéntese!
 
Finalmente, llega con el tercer soldado:
 
– Cabo, ¿usted también tiene hemorroides?
– No, mi General.
– Entonces ¿por qué vino?
– Porque tengo fuego labial, mi General.
– ¿Y cuál es el tratamiento?
– Pinceladas de yodo, mi General.
– ¿Y le duele, soldado?
– Si, mi General… ¡pero me aguanto!
– Muy bien. ¿Y qué es lo que más quiere en la vida, soldado?
– ¡Un pincel para mí sólo, mi General!
Anuncios
Ayer pude ver con calma dos pleitos en la televisión.
 
Uno lo vi a manera de resumen; estoy hablando del tremendo round entre Roberto Madrazo y Elba Esther Gordillo. La ruptura ya tiene rato, y el deterioro interno que está sufriendo el PRI nos debe preocupar a todos, no solamente a los priistas. Madrazo era el candidato del PRI a la presidencia desde hace mucho, antes incluso de que nos bombardearan con los comerciales que nos trataban de hacer creer que Carlos Madrazo (padre de Roberto) era casi un santo y el mayor héroe nacional que hemos tenido (nadie se la tragó). Los eventos siguientes solamente han mostrado que Roberto Madrazo iba a llegar a ser candidato por las buenas o por las malas. El último ridículo fue la "elección" interna entre Madrazo y un tal Everardo Moreno (¿alguien lo conoce?), tratando de dar tintes democráticos a una farsa de lo más descarada. Pueden pasar muchas cosas, pero todo parece indicar que la consecuencia de este circo solamente será una: el PRI perderá la elección del 2006.
 
El otro pleito lo vi en vivo: de pasadita alcancé a ver un intercambio de golpes entre Poncho De Nigris y el "Travieso" Arce, en el nefasto programa "No Manches". Al parecer se trataba de una pelea de box entre De Nigris y Omar Chaparro, con el "Travieso" como referee. En una de esas, el "Travieso" se mete entre los dos "boxeadores" para marcar un golpe no válido, lo que provocó el enojo de De Nigris, que después trató de golpear al "Travieso" y se armó el merequetengue. Eso es lo que pasa cuando no se planea bien un programa en vivo: ni De Nigris ni el "Travieso" son profesionales de la televisión, y por eso no saben cómo controlarse y comportarse frente a las cámaras.
 
Patéticas ambas peleas.
… los integrantes del PRD que despidieron como héroe al embajador de Venezuela, haciendo de paso un desaire al presidente Fox.
 
¿Qué estaban pensando? Suponemos que no estaban pensando. O tal vez pensaron lo mismo que cuando despidieron con hurras al embajador cubano durante la crisis de la cumbre de Monterrey. O tal vez en esa ocasión tampoco pensaron. O tal vez lo que sucede es que estas personas no acostumbran pensar mucho.
 
Vaya, hasta el señor López (nuestro querido "Peje") supo identificar que los ataques de Chávez no estaban bien, y se manifestó a favor de Fox (tal vez ya se ve en la silla, y no le gustaría que dentro de su propio país le den la espalda al presidente en este tipo de conflictos).
 
Señores, les recuerdo que ustedes son mexicanos, y les recuerdo también que muchos de ustedes viven de los impuestos que pagamos los mexicanos (algunos viven bastante bien, por cierto). ¿O será que ya reciben "dote" de Hugo Chávez? Claro, no es que yo crea esos fuertes rumores de que muchos integrantes del PRD reciben apoyos monetarios de Fidel Castro, ni tampoco quiero sugerir que Chávez haga lo mismo. ¡No me hagan pensar mal!

ALCA

"Yo soy como el espinito
que en la sabana florea,
le doy aroma al que pasa
y espino al que me menea."
 
Esta bella rima se la dedicó el poeta y remedo de autócrata Hugo Chávez al presidente Fox. Todo el problema comenzó por la promoción que Fox le dio al ALCA en la cumbre Americana. No es necesario mencionar a Chávez con lo que respecta al ALCA (las ventajas de un tratado de libre comercio quedan muy por encima del corto entendimiento del aspirante a dictador); es mejor comentar sobre las razones por las que Argentina o Brasil están en contra del tratado.
 
Y la razón es, a grandes rasgos, la política arancelaria sobre los productos agrícolas que Estados Unidos trata de imponer al tratado, lo cual impide que países como Argentina o Brasil puedan sacar provecho de su producción en un tratado de comercio libre. Las razones son válidas, aunque estos países (Brasil, Argentina, Uruguay) deben también preocuparse de que el mayor provecho que le pueden sacar a un tratado de libre comercio con Estados Unidos es a través de productos agrícolas y no de productos manufacturados.
 
Por eso no hay que generalizar las posturas (este sí es un error diplomático del gobierno de Fox). Los países del Mercosur se niegan al ALCA por las condiciones actuales, no por negarse a un tratado de libre comercio. Chávez, en cambio, se negará siempre a firmar tratados con Estados Unidos, país al que siempre ataca de manera sistemática pero que curiosamente también le vende todo el petróleo que produce Venezuela.

Festival de la Lectura

¡Vamos todos a leer! Esta semana tenemos el Festival de la Lectura en el rancho, del 11 al 20 de noviembre en la Plaza Fundadores, en el centro de la ciudad.
 
Es importante fomentar y aprovechar estos eventos. México no es un país de lectores, y esa situación hay que cambiarla, ParA kE lUeGo no AnDEmOs EsKRivIeNdO iNkOrrEKtAmEn-T eN lOs bLOgS.
 
Espero poder darme una vuelta al evento y comentar al respecto.

El chascarrillo de la semana

La semana pasada estuve muy ocupado y no puse el chiste correspondiente. Esta semana pondré dos para compensar…
 

Llega un tipo al cine, de esos gandallas que nada más van a ver si consiguen movida o de menos un fajecito espontáneo. La película ya había empezado y la sala estaba casi a oscuras; solamente se podían ver las siluetas de las personas en contra de la luz de la pantalla.
 
El tipo empieza a revisar las butacas para detectar a su presa, cuando de pronto, en una zona del cine casi vacía, se encuentra con una silueta que mostraba unas trenzas largas y bien definidas. "De ahí soy", se dijo para sus adentros, y pronto se acercó a la silueta.
 
Se sentó en una de las butacas de al lado. Con la poca luz alcanza a distinguir que esa misteriosa persona usaba además una falda de gamuza que le llegaba hasta medio muslo (un muslo bien torneado, por cierto). "Ya la hice" pensó el individuo, "esta trenzuda es medio hippiosa, esas se animan a todo."
 
El tipo esperó algunos minutos y, de pronto, coloca su mano en la rodilla de su acompañante. No hubo reacción. Unos segundos después, el barbaján comienza a mover su mano a lo largo del muslo, acariciándolo. Ninguna reacción. "Ya estuvo, esta no se me va viva", piensa el fulano, mientras seguía moviendo su mano, ya por debajo de la falda de gamuza.
 
Estaba a punto de llegar a la entrepierna, cuando de pronto escucha a su lado una voz profunda, ronca y varonil: "¡Si cara pálida agarrar pajarito, Caballo Loco partir hocico!".

4-0

Ahora a los Lechugueros les tocó su blanqueada. Los barrieron 4-0 en la final de zona.
 
Ni modo, otra vez nos quedamos en la orillita. Vamos a ver cómo nos va el próximo año; hay equipo, hay afición y hay apoyo como para traernos el título.
 

¡Oh, no! 2-0

Vaya, los Lechugueros van perdiendo 2 juegos a cero contra los Halcones de Xalapa, en la final de zona. Se ha hablado mucho de arbitrajes cuestionables, pero eso es muy común en la LMBP desafortunadamente.
 
Esperemos que puedan recuperarse en los partidos por jugar en el rancho.
 
Por su parte, los changas también perdieron contra el Tampico-Madero, 2-1. Mal fin de semana para los equipos locales.
 
El sábado pasado teníamos que pagar una lanilla que debíamos en casa de ustedes. El dinero lo teníamos repartido en cuentas de diferentes bancos (ninguno de ellos en las islas Caimán), y el pago se iba a efectuar realizando transferencias bancarias en esos bancos. Las condiciones eran similares en todos los bancos: la transferencia se haría entre dos cuentas del mismo banco, algo muy sencillo en teoría; para complicarla un poco, lo hicimos en sábado. Los bancos participantes fueron Banamex, Banorte y HSBC. Esta es la crónica de lo que sucedió:
Banamex – llegamos al banco y tomamos nuestro número. En mi opinión, Banamex tiene uno de los mejores sistemas de espera en la fila: el cliente toma un número y espera su turno cómodamente sentado en las sillas que el banco tiene para ese fin. Tomamos el 502, y el número actual era el 460. Mi esposa sugirió que hiciéramos otras cosas mientras nos tocaba nuestro turno, pero notamos que la "fila" avanzaba muy rápido, gracias a que había 5 cajas abiertas y a que se estaban brincando muchos números (seguramente de personas que pensaron lo mismo que mi esposa, se salieron del banco y perdieron su turno). En menos de 5 minutos nos tocó nuestro turno. La transacción bancaria fue muy rápida y sin ningún problema. El dinero estuvo disponible en la otra cuenta de manera inmediata. Tiempo total: aproximadamente 5 minutos.
 
Por su sistema de espera y la velocidad y efectividad en la transacción, les pongo un ¡10! (muy a mi pesar porque este banco me cae gordo, pero nos atendieron bien).
 
Banorte – Yo siempre he tenido experiencias relativamente buenas con el servicio de Banorte. Llegamos a la sucursal y la fila era tan larga que salía de la puerta. Esta es una fila tradicional, sin sillas, sin números, sin nada. Viendo la situación, mi esposa decidió irse a formar al HSBC para ganar tiempo.
 
Sin embargo, la fila avanzó a buen ritmo, a pesar de que solamente había tres cajas. En aproximadamente 10 minutos llegué a una de las cajas. Le comenté a la cajera que necesitaba hacer una transferencia entre cuentas, y me dijo que eso no lo podía hacer en esa caja, que tenía que pasar a alguna de las otras dos (¿por qué las cajas son diferentes y no se pueden hacer las mismas operaciones en todas? ¿Y cómo puede uno saberlo?). Lo bueno es que la gente del rancho es comprensiva y me respetaron mi lugar en la fila (en otros lugares me ha tocado ver que, en una situación similar, la gente se molesta e incluso han querido mandarme al final de la fila). Ya en la caja correspondiente, no tuve ningún problema para la transferencia. Tiempo total: alrededor de 12 minutos.
 
Como tuve que hacer fila, y además no pude hacer la transferencia en cualquier caja, le bajo puntos y le doy un ¡8!
 
HSBC – OK, la competencia se decidió aquí. Llegué al banco esperando encontrar a mi esposa afuera o terminando ya la operación. Las sucursales de estos bancos tienen una puerta doble de seguridad, esas donde hay que cerrar una para poder abrir la otra. Es más o menos divertido sentarse y ver cómo algunas personas batallan con estas puertas tratando de entrar o salir de la sucursal. Más divertido aún cuando, después de que logran entrar, con cara de estulticia, comentan "ay, siempre me cuesta trabajo entrar a este banco, ji ji ji". Esto pasa con más frecuencia de lo que debería, tomando en cuenta que en las puertas hay un letrero que claramente explica cómo funcionan las puertas (¡ah, maldita costumbre que tenemos los mexicanos de no leer!)
 
Este banco tenía la fila más corta; pero también era la más lenta. Todavía encontré a mi esposa en la fila (a punto de llegar a la caja); había sólo dos cajas abiertas, y además atendían muy despacio. Mi esposa tuvo que llenar una forma en papel, de esas que se usaban en los bancos hace como 15 años (ya ni nos acordábamos como se llenan). Todavía esperamos como unos 5 minutos más para pasar a la caja. Ahí, le hicieron saber a mi esposa que había llenado la ficha equivocada, pues llenó una ficha de retiro y debería haber llenado una ficha de transferencia (!!!). Mi esposa tuvo que ir entonces por una ficha de transferencia, pero se la tuvo que pedir al gerente de la sucursal porque el cajero no tenía ni tampoco había de esas fichas en la mesa (al parecer las transferencias son operaciones rarísimas y por eso no ponen esas formitas en la mesa donde están las demás).
 
Bueno, "invertimos" otros cinco minutos en llenar la ficha, pero nos encontramos con un problema: mi esposa no conocía el número de su cuenta, solamente tenía a la mano los 16 dígitos de la tarjeta de débito de la cuenta. Dejamos el espacio en blanco y volvimos a la caja, sólo para saber que "ellos no le podían dar el número de cuenta" (a pesar de tener la tarjeta) y que se lo pidiera al gerente. Volvimos entonces con el gerente para que nos diera el número de cuenta, lo cual pudo hacer consultando su computadora (¡yo pensé que no tenían!).
 
Regresó mi esposa a la caja; tres minutos después, volvió con el gerente: al parecer, no tenían registrada su firma en el "sistema" y, por lo tanto, no podían operar la transferencia. Según mi esposa, esto ya le había pasado en otra ocasión. La primer respuesta del gerente fue que "teníamos que ir a la sucursal donde se abrió la cuenta". Mi esposa explicó que la cuenta era de otra ciudad, por lo que "ah, ok, entonces en ese caso no hay problema"… (???)
 
Volvimos a la caja. Todavía fue necesario que el gerente firmara de autorización las copias de los formatos necesarios para la transferencia. La razón por la que se requiere autorización del gerente para una transferencia de un monto tan pequeño entre dos cuentas del mismo banco rebasa mi lógica, pero lo absurdo de este proceso tiene sentido si se compara con lo absurdo del resto de los procesos que acabo de platicar. Finalmente, la transacción se llevó a cabo y pudimos salir del banco (batallando un poco con las puertas de seguridad). Tiempo total: 45 minutos.
 
No es justo darle un cero a este banco; después de todo, la transacción la pudimos hacer y no se perdió dinero directamente en la misma; el personal además siempre se portó amablemente. Pero por sus métodos arcaicos, sus procesos burocráticos y lentos y una ineficiencia que simplemente no se puede justificar en el siglo 21, le doy a este banco un ¡2!
Resultados: Banamex gana con 10 puntos. Banorte de cerca con 8.
A HSBC ni lo voy a mencionar. Como premio de consolación, le puedo decir a este banco que no tenemos planes de cancelar esa cuenta, pero en cuanto podamos agendar unas 5 ó 6 horas en algún día de la semana (que es el tiempo que calculo nos deberá tomar cancelar esa cuenta), lo haremos.

El chascarrillo de la semana

Gracias al chistecillo de la semana pasada, las visitas a mi blog aumentaron de 1 a 3 (¡un incremento del 300%!). Agrego otro chascarrillo, para ver si alcanzo las 5 visitas semanales.
 

Al consultorio de un médico llega un hombre ya entrado en años (un "adulto en plenitud" como les llamamos ahora). Su paso era lento y su voz temblorosa.
 
– Buenos días, doctor.
– ¡Buenos días, abuelo! ¿En qué le puedo servir?
– ¿Abuelo? ¿Eh? Si ni familiares somos, o a lo mejor soy tu padre, jovencito irrespetuoso, ¿eh? Viejo el más joven de tu casa.
– Disculpe señor, no quería ofenderlo, solamente trataba de ser amable.
– ¿Amable? Vaya a ser amable con su abuela ¿eh? que esa sí es vieja, y ya debe extrañar las amabilidades de los varones, ¿eh?
– Ya señor, por favor discúlpeme. Mejor dígame qué le duele.
– ¿Que qué me duele? A mí no me duele nada, medicucho de a peso, ¿eh? Estoy sano y fuerte como un roble, ¿eh? Yo nada más vengo a una revisión, o como decimos los jovencitos que estamos en la onda, vengo a un "Check-up".
– Ah, muy bien señor. ¿Y de qué quiere que lo revisemos en particular, o desea un chequeo general?
– Mire, yo solamente quiero que me diga, si a mis 89 años, todavía puedo tener hijos, ¿eh? Si todavía puedo engendrar descendencia. Quiero saber si todavía soy fértil…
– ¿En serio? – dice el doctor sin poder disimular su risa
– Mire chamaco zopenco, sépase usted que, a su edad, yo era todo un Casanova, ¿eh? Todas las damiselas hacían fila para disfrutar de mis capacidades de varón, ¿eh? A lo mejor hasta su madre estaba entre esas suripantas que gozaron de mis mieles, ¿eh? Hágame un análisis de semen y déjese de tarugadas.
– Oiga, pero ¿de qué sirve que las balas estén buenas si la pistola ya no sirve?
– Mire, escuincle imberbe, no se haga el chistosito que no me estoy riendo, ¿eh? ¿Qué está insinuando? ¿Eh? Sépase que todavía está como soldado, se levanta al primer cornetazo, ¿eh? A ver si cuando llegue a mi edad, si llega, puede levantar toallas mojadas como le hago yo, ¿eh?
– Está bien, señor. Vamos a hacerle un análisis de esperma – dice el doctor, sacando del cajón de su escritorio un pequeño frasquito de vidrio con su tapadera. – Por favor ponga un poco de esperma en este frasquito, para hacerle un conteo de espermatozoides, y revisar si todavía están sanos.
– ¿Y para qué me da un frasquito tan chiquito, eh? A ver si no se me desborda, ¿eh? ¿Y dónde lo lleno, aquí frente a usted? No me vaya a salir medio rarito, ¿eh?
– No señor, si gusta, pase aquí al baño. Oiga, – le dice el médico, esta vez sacando unas revistas de esparcimiento erótico (unas pornos para los desentendidos) de su escritorio – ¿no necesita ayuda?
– ¿Cómo? ¿Me quieres ayudar? Móndrigo muerdealmohadas, para eso me gustabas, ¿eh? Ya decía yo que esos moditos no eran de gente decente, ¿eh?
– No, señor, yo pensaba prestarle estas revistas para…
– Mejor préstame una hermana, ¿eh? Que esa sí debe saber cómo ayudarme… o de perdida una enfermera, ¿eh? ¿Cómo que unas revistas, eh? ¿Piensas que no tengo imaginación, ni recuerdos, o qué? No cabe duda que estos jóvenes ya no entienden de romanticismo.
– Bueno, señor. Ya lléneme ese frasquito y deje de insultarme.
– No me andes carrereando, ¿eh?  Voy a durar un buen rato, para que no te desesperes.
– Si, supongo que esto es lo más parecido a una cita que ha tenido en mucho tiempo. ¿No quiere que le sirvamos una copa de vino al frasquito?
– Mire, jovenzuelo insolente, no le suelto sus catorrazos porque necesito las energías, ¿eh? Pero ahorita saliendo le voy a poner una zurra que le van a doler hasta los zapatos, ¿eh?
 
Por fin el viejo se mete al baño. El doctor se sienta en su escritorio a esperarlo. Pero pasa una hora y el anciano no sale; pasan dos horas y sigue en el baño. Finalmente, a las tres horas, sale el viejo con el rostro desencajado, pálido, con paso tembloroso, con lágrimas en los ojos… y con el frasquito vacío.
 
– ¿Pues qué pasó, señor? – le pregunta con compasión el médico. El viejo lo mira lentamente, con profunda tristeza, y luego baja la mirada y con seriedad le responde:
– Mire doctor. Estuve intentando una hora con la mano derecha. Luego, estuve una hora con la mano izquierda. Luego estuve ¡una hora, con las dos manos!…
 
…¡Y no pude abrir el maldito frasquito!
En estos días, el presidente Fox ha propuesto que se invierta dinero en alguna nación Centroamericana para construir ahí una refinería. La idea es que PEMEX invierta una parte para su construcción, mientras que otras empresas privadas, tanto mexicanas como de la nación centroamericana seleccionada, aporten el resto. Esta medida, además de permitir aumentar la producción de petróleo refinado de PEMEX, atraerá actividad económica y dará empleos e infraestructura en el país donde se construya. Sobra decir que varios países de Centroamérica están interesados en el proyecto.
 
Pero, como las monedas, cada historia tiene dos lados. ¿Por qué se desea invertir en un país Centroamericano y no en México? ¿Por qué ser tan generosos y propiciar la creación de empleos en Centroamérica y no aquí, donde también se necesitan?
 
Hay una razón "bonita" para ello. Si se genera actividad económica en Centroamérica, toda la región se beneficia y eso definitivamente es positivo para México. Pero la razón real de esta decisión es otra: primero, PEMEX no cuenta con los recursos suficientes para construir refinerías para procesar el crudo, por lo que necesita de la inversión privada; segundo, nuestras leyes no permiten que se utilice inversión privada en la extracción y refinación del crudo. Pero estas leyes, además de absurdas, también están mal hechas: no es posible utilizar inversión privada dentro del territorio nacional, pero nada se dice sobre la inversión en plantas en el extranjero.
 
Esta es la razón por la que se desea construir la refinería allá. De hecho, ya existe una refinería en Texas donde se refina una buena parte de la mezcla mexicana. El petróleo sigue siendo nuestro, pero los beneficios de una refinería los tienen en otro lugar. Se optó por una buena opción, pues la construcción no resultará tan costosa y realmente se obtendrán beneficios para la región.
 
Absurdas y aberrantes son estas leyes. Pero ante cualquier propuesta de modificación a las mismas, siempre se presentan los que están radicalmente en contra, rasgándose las vestiduras con argumentos como "el petróleo es nuestro", "quieren vender la patria", "quieren regalarle nuestro petróleo a los extranjeros"… A esos pseudo patriotas, "La Realidad Dolorosa" les recomienda que, si se sienten tan héroes de la patria, entonces que se envuelvan en una bandera y se lancen al vacío, y nos dejen al resto trabajar por el bien del país.
 

 
Rectifico: mejor no se envuelvan en la bandera; solamente arrójense al vacío. Lo que propuse arriba se puede interpretar como que estoy sugiriendo llenar de excremento, basura y desperdicios a nuestra Bandera, y cualquier expresión de falta de respeto a nuestro Lábaro Patrio es un delito.

¿El muro de la vergüenza?

Apareció una noticia en los periódicos sobre una propuesta que hace el gobierno de California, para construir un muro a lo largo de toda la frontera entre México y Estados Unidos, con el fin de reducir la migración ilegal a este último país. Me vienen a la mente las imágenes del Muro de Berlín, llamado "el muro de la vergüenza". Pero nada más para ponernos en contexto y reflexionar, unos cuantos datos interesantes:
  • Muro de Berlín – existió de 1961 a 1989. Durante sus 28 años de existencia murieron 192 personas tratando de cruzarlo.
  • Frontera México-Estados Unidos – desde 1994 el gobierno norteamericano decide cerrar su frontera y estrechar la vigilancia. Durante poco más de 10 años, han muerto 3,600 personas intentando cruzar la frontera.
¿Cuál de las dos fronteras merece más el apodo de "el muro de la vergüenza"?

Feliz día de muertos

Hoy es día de muertos, y "La Realidad Dolorosa" desea mandar un saludo a todas las siguientes personas, a las que políticamente ya se las llevó la carpanta…
  • Arturo Montiel
  • Cuahtémoc Cárdenas
  • Santiago Creel
  • Juani Torres Landa
  • Ricardo Alaníz
  • Jesús Ortega
Mención especial para Hugo Sánchez. A Roberto Madrazo lo iba a incluir en la lista, pero me dicen que todavía patalea. A ver si es cierto.
A %d blogueros les gusta esto: