"Yo soy como el espinito
que en la sabana florea,
le doy aroma al que pasa
y espino al que me menea."
 
Esta bella rima se la dedicó el poeta y remedo de autócrata Hugo Chávez al presidente Fox. Todo el problema comenzó por la promoción que Fox le dio al ALCA en la cumbre Americana. No es necesario mencionar a Chávez con lo que respecta al ALCA (las ventajas de un tratado de libre comercio quedan muy por encima del corto entendimiento del aspirante a dictador); es mejor comentar sobre las razones por las que Argentina o Brasil están en contra del tratado.
 
Y la razón es, a grandes rasgos, la política arancelaria sobre los productos agrícolas que Estados Unidos trata de imponer al tratado, lo cual impide que países como Argentina o Brasil puedan sacar provecho de su producción en un tratado de comercio libre. Las razones son válidas, aunque estos países (Brasil, Argentina, Uruguay) deben también preocuparse de que el mayor provecho que le pueden sacar a un tratado de libre comercio con Estados Unidos es a través de productos agrícolas y no de productos manufacturados.
 
Por eso no hay que generalizar las posturas (este sí es un error diplomático del gobierno de Fox). Los países del Mercosur se niegan al ALCA por las condiciones actuales, no por negarse a un tratado de libre comercio. Chávez, en cambio, se negará siempre a firmar tratados con Estados Unidos, país al que siempre ataca de manera sistemática pero que curiosamente también le vende todo el petróleo que produce Venezuela.
Anuncios