Ni modo, mis aguiluchos. Me gustaría decir que comparto su dolor, pero no es así . Será para la otra. Por lo pronto, se sigue cumpliendo la kábala de que el superlíder casi nunca llega a ser campeón.
 
Por su parte, los changas ya están en semifinales, después de ganar con relativa tranquilidad por 4-1. Esta vez sí se aplicaron en la defensa, y siguieron con un ataque muy contundente. Vamos a ver cómo nos va con el Cruz Azul Oaxaca.
Anuncios