Uno breve, que me mandaron hace algún tiempo por correo:
 

La sensual esposa recibe al marido que va llegando a su casa a las tres de la mañana, diciéndole:
-Ella: Desabrocha mi blusa y déjala sobre la cama. 
-Él: Sí. 
-Ella: Ahora mi sostén y ponlo en la silla. 
-Él: Claro. 
-Ella: Deja mi falda en el ropero. 
-Él: Bueno. 
-Ella: Desabrocha mi liguero, y ponlo junto con las medias en el cajón.
-Él: Listo.
-Ella: Ahora pon mis pantys en el cesto. 
-Él: Ya está. 
-Ella: Muy bien… ¡y que sea la última vez que te pones mi ropa para salir de parranda, marica!
Anuncios