Lo que son las cosas, ahora me toca soltar algo de carrilla a mis queridos cuasipaisanos de Guanajuato capital… tengo amigos y familiares ahí que siempre se han jactado de que su ciudad es limpia, segura y con pura gente culta que se sabe de memoria varios capítulos de "El Quijote"; nada que ver con nuestro rancho puerco, peligroso, lleno de ratas y de puro zapatero que ni leer sabe.
 
Pues nada, que en el periódico apareció una nota muy interesante. Resulta que el municipio de la bella ciudad colonial decidió adquirir 4,000 macetas con nochebuenas, pues además de baratas se ven bonitas. Estas macetas adornan la ciudad para estas fiestas navideñas; bueno, más bien adornaban: en menos de una semana las macetas fueron desapareciendo misteriosamente. Todavía más extraños son los casos donde la maceta seguía presente, pero la nochebuena se había esfumado, como por arte de magia.
 
¿Acaso los Zetas, en una nueva vertiente de delincuencia, han llegado a la capital del estado a robar nochebuenas? ¿Será posible que el narco haya encontrado una forma de procesar la sabia de esta planta, para obtener "polvo de ángel" más económico? ¿O será que Bejarano y Montiel pasaron por unas macetitas para decorar sus humildes fincas? ¿O quizá el "PeJeDe" (antes conocido como el PRD) las retiró e impuso una controversia constitucional, porque las nochebuenas violan la tregua de campaña al portar con total proselitismo los tres colores del PRI?
 
Nada de eso. Simplemente los ciudadanos (sí, esa gente culta, respetuosa y cosmopolita de la que hablábamos) consideraron que el municipio finalmente les devuelve parte de sus impuestos, y que les puso a su completa disposición estas hermosas flores que, sin empacho, se llevaron con toda tranquilidad.
 
Ni modo, queridos amigos. Ahora les tocó a ustedes protagonizar esta por demás bochornosa nota (nada más bochornosa, no es para tanto). Para que vean que en todos lados se cuecen habas, y ratas hay hasta en la "Capital Cervantina de América".
Anuncios