Archive for febrero, 2006


¡Mi gober precioso!

¡Que no le digan, que no le cuenten! Antes que casi nadie, aquí dimos la noticia del rey de la mezclilla (mezclilla de cementillo) y el gober precioso.
 
Ya había pruebas y declaraciones suficientes para por lo menos investigar la violación a los derechos de Lydia Cacho… pero parece que en nuestro país se requiere de espionaje telefónico o de videos estilo Ahumada Productions, para que la noticia se ventanee en los medios y se tomen medidas.
 
Es mucho pedir que se aplique justicia… probablemente no suceda nada ni con el gober ni con el señor de las botellas de cognac. Lo que es un hecho es que la otra justicia, la del repudio y reprobación de la sociedad, esa ya se aplicó.
Anuncios

A iniciar el año

Vaya, un mesecito complicadito… después de una carga obscena de trabajo durante enero, no pude actualizar el blog.
 
Aprovecho un pequeño tiempo para desear a todos un feliz año nuevo electoral 2006. Terminamos el año anterior con chascarrillos, y qué mejor que iniciarlo igual, en esa ocasión un chiste homófobo; pido disculpas de antemano por las (muy pocas) palabras altisonantes incluidos en el mismo, pero sin ellas el chiste dejaría de serlo, o no tendría su mismo efecto. Va.

Llega un muchacho con su madre, consternado y con nerviosismo.
-"Hola mamá… oye, tengo algo que decirte, es algo importante."
-"Si hijo, dime qué te preocupa."
-"Este… si mira, cómo te lo digo… es que es algo importante mamá, por favor apóyame en lo que te voy a decir, para que me ayudes con mi papá… este, te digo… ¿cómo te lo digo?"
-"A ver, pues, ya dímelo, soy tu madre y debes tenerme confianza."
-"Bueno, está bien… Mamá, ¡Soy gay!"
-"¿Queeeeeeé? ¿Gay? ¿Estás seguro de que eres gay?"
-"Sí, mamá. Ya me convencí, ya salí del clóset, me he dado cuenta de que debo vivir en congruencia conmigo mis…"
-"A ver, a ver, m’hijito. Calma. Dime una cosa: cuando vas a tus fiestas a jotear… ¿vas a los mejores lugares de Miami, de las Vegas, de Cancún o aunque sea de Vallarta?"
-"No mamá, no manches. Si apenas voy al bar del centro, no me alcanza para más."
-"Ok. Y dime, hijito… cuando te vas a ese bar de puñales, ¿te pones tu ropita Armani, Ermenegildo Zegna, Hermés, o ya de jodido un Hugo Boss?"
-"No te burles, mamá. Si apenas me pongo los trapitos que deja mi hermano, y los de mi hermana cuando se descuida."
-"Ah, muy bien. Y ahora dime, cuando te vas a tu antrillo, ¿Llegas en un BMW, en un Audi o en un Mercedes?"
-"¡No, mamá! Si apenas me alcanza para el camión y si me va bien, me regreso en taxi, o de aventón."
-"Muy bien, hijo. No te preocupes, tú no eres gay."
-"¿Noooo? ¿Cómo de que no?"
-"No hijo, no eres gay. ¡Tú a lo mucho eres un pinche putito!"
A %d blogueros les gusta esto: