Pues tuvimos debate. Yo quería ver que corriera la sangre, pero los candidatos se portaron de manera muy civilizada. Que bueno. ¿Cómo vi a los candidatos?
 
Patricia Mercado:
     Pros: Conciliadora, incluyente, con buenas ideas en sus propuestas. Muestra una cara de la izquierda que hace falta en México, similar a la opción que representaba Gilberto Rincón Gallardo en la elección pasada. Propone una renovación social que urge en nuestro país.
     Contras: Las propuestas se quedaron en el terreno de las ideas, y no de las acciones concretas. Todavía no me queda claro cuál es el camino que propone su partido con referencia a la economía. Si no garantizamos un país fuerte económicamente, no podremos reducir la pobreza.
 
Roberto Campa:
     Pros: Ahora no apareció con su cara de pitufo gruñón. Se me hace que le contaron muchos cuentos de Pepito antes del debate, porque parecía que estaba a punto de soltar la carcajada en cada una de sus intervenciones. Dió muchas propuestas claras y puntuales sobre acciones de gobierno. Se pronunció a favor del TLC y de una modernidad que permita aumentar la competitividad de los productos y servicios mexicanos.
     Contras: Buenas propuestas, pero tibias. Algunos puntos quedaron sin cubrir, por lo que el plan que presentó en el debate es incompleto. Al final, la mala estrategia de pedir "uno de tres votos" quedó de manifiesto. El señor que quiere ser presidente ahora nos dice que se conforma con asegurar el registro de su partido…
 
Roberto Madrazo:
     Pros: Ahora sí se dedicó a las propuestas. Mostró cifras y acciones claras, concretas, para resolver los puntos tratados. Probablemente el que mejor expuso sus puntos. Además, ahora no se le cayó el letrerito, y se notaba mucho más tranquilo.
     Contras: Traía un pleito con el gobierno de Fox y con los micrófonos, a los que les puso una buena golpiza. Desperdició mucho tiempo criticando al gobierno de Fox y los problemas que no resolvió, tratando de hacernos olvidar que la gran mayoría de esos problemas ya estaban ahí, provocados por el mal gobierno de su partido. Buenas propuestas, buenas ideas, pero ya nadie le cree a Roberto. Desde el punto de vista ideológico, además, propone un regreso al pasado priísta de cierre al mundo moderno, proteccionismo, encasillamiento y protección de las cosas como están.
 
Felipe Calderón:
     Pros: Se enfocó de nuevo en las propuestas, y se defendió bastante bien de los ataques de Manuel López. Decidido, seguro de sí mismo, con firmeza, dio una imagen de un candidato fuerte y con propuestas sólidas. En el terreno de las propuestas, se ve también un programa político que fomenta la libre competencia y la integración al mundo, modernizando a México.
     Contras: Se vio agresivo al ser el primero en atacar al señor López, y mantuvo esa línea durante el debate (aunque no como yo esperaba). Muchas de las propuestas de su plan de gobierno representan una continuidad del gobierno de Fox, lo cual no es malo pero tampoco es novedoso, y muchas de ellas implican que el Congreso le permita aplicarlas, cosa que no sucedió en este gobierno y no parece que suceda en el próximo.
 
Manuel López
     Pros: Logró hablar de corridito y sin "tabajquijmoj" durante ¡más de dos minutos seguidos! Además, su corbata no era tan fea como la que sacó en su "Menjaje a la najión".
     Contras: ¡Ay, ay, ay, señor López! ¿Por dónde comenzar? ¿Y dónde terminar?
     En lugar de propuestas, escuchamos puras buenas intenciones: bajaremos la pobreza, reduciremos la delincuencia, protegeremos a los pobres, ganaremos el mundial. Pero nos quedamos esperando, como en toda la campaña, de las propuestas concretas y acciones definidas.
     Dijo abierta y categóricamente, que está en contra de las reformas estructurales que necesita el país. Citó ejemplos relacionados solamente con materia energética, dejando fuera  las reformas fiscales y económicas. Como no le entiende muy bien a eso, mejor no habla del tema. Esta negativa a aplicar reformas estructurales, en cualquier país democrático de primer mundo, le hubieran costado la elección de manera contundente. Aquí en México, inexplicablemente, sigue siendo un candidato con posibilidades para llegar a la presidencia.
     Insistió en que la inseguridad se resuelve eliminando la pobreza. No comprendo aún bajo qué lógica se puede deducir que una persona pobre automáticamente se convierte en delincuente. No propuso ni siquiera ideas para resolver este tema, que es tal vez el que más preocupa a los ciudadanos. Asume que, al eliminar la pobreza, automáticamente desaparece la inseguridad. No le da la menor importancia a la corrupción, la impunidad, el crimen organizado y demás factores de este grave problema. En pocas palabras, no piensa hacer nada para resolver el problema de la inseguridad en el país.
     Mencionó que perseguirá a todos los delincuentes de "cuello blanco" y atacará la corrupción. Qué bonito. Y le creería, si no es porque no sólo no persiguió, sino que hasta protegió a Gustavo Ponce y a René Bejarano, sus colaboradores cercanos, cuando fueron descubiertos en actos de corrupción.
     Volvió a encarnar los males del país en un ente malévolo y sin rostro, refiriéndose a él como "allá arriba", "los poderosos", "la élite", "los beneficiados del Fobaproa", "los ricos", "los de siempre", "los de arriba"… ¿A quién se refiere? ¿A los gringos? ¿A la CIA? ¿A Fox? ¿Al innombrable? ¿Al Papa? ¿A Dios? ¿A la FIFA? ¿A los extraterrestres? Seguramente el señor López también está convencido de que Hitler aún vive, de que el viaje a la luna fue una farsa, y que las hamburguesas de McDonalds están hechas con carne de ratas mutantes. Yo no quiero a un presidente que persiga enemigos imaginarios, quiero un presidente que resuelva problemas reales.
     En política exterior, nos convenció a todos de que no sabe nada. ¿Cerrar de nuevo la participación de México, como en los tiempos priístas? ¿Política de no intervención? Cuando tu país tiene la novena economía del mundo, no puedes sentarte con los brazos cruzados en un rincón, solamente viendo lo que sucede en el mundo. Nuestro país debe representar los intereses de Centroamérica, y hasta de Latinoamérica. Es verdad que se ha manejado terriblemente mal la política exterior en el gobierno de Fox, en eso estoy de acuerdo. Pero estamos obligados a participar BIEN, no a retirarnos de la participación. Ah, y también afirma que debemos hacer las "paces" con las "naciones amigas" con las que nos peleamos… amigas de él: Cuba y Venezuela… y no nos peleamos con la nación, solamente hubo altercados (mal manejados, es cierto) con los arcaicos dictadores que se dicen presidentes de estas naciones.
     Ya para terminar, porque me cansé de escribir, mencionaré que dejó clara su actitud y personalidad. Dos veces se pasó del tiempo y no respetó las indicaciones de la moderadora. Actitud de falta de respeto a las reglas y a los demás. Hasta en los detalles pequeños se nota este comportamiento.
 
Bien, ahora solo falta que los ciudadanos votemos. Y eso haremos.
Anuncios