Pues bien, el Gobierno del Distrito Federal ha dictaminado que el atentado contra la esposa y los hijos de Carlos Ahumada fue un "autoatentado".
 
Tal vez para el GDF un autoatentado es un atentado que se sufre en el auto… pero no, más bien se refieren a que el atentado lo provocó la misma familia Ahumada ("todo ej un compló…")
 
No sé… pero a mí no me cabe en la cabeza la idea de que alguien sea capaz de armar un atentado contra sus propios hijos, arriesgando su vida. Incluso considerando que se usan balas del calibre que soporta el blindaje de la camioneta (usaron balas de 9 mm), suponiendo que los supuestos sicarios tuviesen la suficiente puntería y cuidado para no disparar a los niños, y suponiendo que el blindaje no fallara, yo no expondría a mis hijos a esa experiencia tan espantosa de recibir tiros a corta distancia.
 
Tal parece que, según la óptica del GDF, las "fuerzas ocultas" que van en contra del mesías AMLO son capaces hasta de arriesgar la vida de unos niños, con tal de perjudicar al rayito de esperanza (como si fuera tan importante ese señor). Desde mi punto de vista, algo no cuadra. Algo me deja muy incómodo.
Anuncios