Al que sí le aplicaron su "Cállese chachalaca" fue a Gustavo Ponce.
 
Resulta que esta semana tenía que declarar sobre el presupuesto utilizado para el "Jegundo Pijo" del periférico y en dónde se había aplicado ese dinero (como nota adicional, el IFAI tiene un caso abierto ahí, porque el gobierno del Sr. López se negó a entregar la información referente, y por decreto esos datos quedaron como "secreto gubernamental" por 10 años…)
 
Pues nada, no se presentó el abogado del honorable Sr. Ponce, y no se pudo llevar a cabo la declaración.
 
Esto me da la certeza de que hay algo chueco, y algo que por supuesto tiene que ver con el financiamiento de la campaña del Sr. López. De otra manera, ¿por qué evitar las declaraciones? Claro, hay que esperar a que pase el 2 de julio, sacar eso a la luz pocos días antes de la elección podría ser la bomba que le costara la presidencia. Así es esto de la política mexicana.
Anuncios