Bueno, si tuvimos circo el día del informe de Vicente Fox, el circo del informe de Alejandro Encinas no se quedó atrás.
 
Ahora bien, él sí pudo dar su informe. Queda claro que la oposición en la cámara del DF es mucho más civilizada y educada que la oposición en el Congreso de la Unión. Ni modo.
 
Por su parte, "Santa" se dio vuelo en su informe. Ignoró los cuestionamientos de los diputados opositores (en particular por el punto de la transparencia, o mejor dicho la falta de la misma en la administración de la Capital), les hizo caras, se persignó durante la contestación del informe… en pocas palabras, les faltó el respeto y se burló de ellos.
 
¿Qué nos pasó, compatriotas mexicanos? ¿Por qué nos distrajimos? ¿Por qué relajamos nuestra atención? ¿En qué momento dejamos que esta bola de rufianes de poca monta se colaran a los escaños de poder de nuestro país?
Anuncios