Un día común, en una tienda de tecnología:
 
Comprador: Buenos días.
 
Vendedor: Buenos días. ¿En qué puedo ayudarle?
 
Comprador: En mi trabajo me están pidiendo que utilice un teléfono inteligente para ser más eficiente. Quiero ver qué opciones tengo, y sus precios.
 
Vendedor: Muy bien. Mire, tenemos el nuevo iPhone 4, es el modelo más reciente y lo tenemos en promoción.
 
Comprador: A ver… mmm, es un poco caro.
 
Vendedor: Si, pero ¡vea! Es un iPhone 4… es muy bonito, tiene "touchscreen" y toda la cosa.
 
Comprador: Eso sí, se ve muy bien.
 
Vendedor: Es un iPhone 4. De seguro debe haber escuchado sobre este teléfono.
 
Comprador: Ahora que lo menciona… ¿no es éste el teléfono por el que mucha gente hizo fila afuera de las tiendas, durante días?
 
Vendedor: Si, ese es el iPhone 4.
 
Comprador: Pero yo no tuve necesidad de hacer fila durante día y noche… ¿Está seguro de que es el mismo teléfono?
 
Vendedor: Bueno, en realidad no es el mismo. Este es un modelo mejorado: tiene más memoria, la pila dura más, y le arreglaron un problema en la antena, lo que hace que tenga mucho mejor recepción que el modelo anterior.
 
Comprador: ¿En serio? Entonces supongo que por eso me está saliendo más caro a mí que a los que hicieron fila.
 
Vendedor: No. Debido a que el modelo ya lleva varias semanas en el mercado, su precio bajó considerablemente.
 
Comprador: ¿Cómo? A ver, no entiendo. ¿Me está diciendo que yo, cómodamente y sin necesidad de hacer fila durante varios días, puedo comprar un teléfono mejor del que compraron esos que esperaron afuera de la tienda, y a un precio más bajo?
 
Vendedor: Eh… pues sí.
 
Comprador: ¿Y entonces por qué hicieron fila esos idiotas?
 
Vendedor: Bueno… hicieron el sacrificio de esperar y de pagar un precio más alto para tener en sus manos el modelo nuevo antes que nadie.
 
Comprador: Pero cualquiera podía comprar el mismo teléfono al día siguiente. O, como yo, esperar unas semanas y conseguir un teléfono mejorado, más barato, sin perder el tiempo esperando. No tiene sentido.
 
Vendedor: Tiene usted razón, pero tome en cuenta que esas personas son fans de la marca.
 
Comprador: ¿Fans? ¿Son fans de una marca que es capaz de hacer que sus fans formen filas por horas, a la intemperie, para después venderles un modelo de teléfono inferior y más caro que al resto de la gente? ¡Es una estupidez ser fan de una marca así!
 
Vendedor: ¡Cierto! ¿No es un genio ese tal Jobs? Parece que hemos descubierto cómo funciona su modelo de negocio.
Anuncios