Recién me entero en una noticia en la versión en línea del a.m., que un estudio estadístico vincula el uso de drogas y alcohol y actividad sexual intensa con la cantidad de mensajitos de texto que se envían por celular.

De acuerdo al estudio, los investigadores encontraron una fuerte relación en los adolescentes que enviaban una gran cantidad de mensajes SMS (120 o más al día) con su actividad sexual o el consumo de alcohol y drogas.

Hay que entender lo que el estudio nos está diciendo. Lo que los investigadores hallaron es una fuerte correlación entre ambas estadísticas. Hay que recordar esa máxima de la estadística que nos dice que “correlación no implica causalidad”; esto significa que no se puede establecer que una actividad sea causa de la otra, sino que simplemente existe una relación entre ellas, y podrían ser ambas causadas por una tercera.

Ahora bien, en mi opinión 120 mensajes al día (o más) son muchísimos. Mejor que se compren una computadora y se pongan a chatear. Y con todo ese tiempo invertido en enviar mensajitos… ¿les queda tiempo para el cuchiplanchis y entrarle a los alcoholes y a la droga? O tal vez hacen todas esas actividades simultáneas… interesante. Aunque podría explicarse el hecho si los citados mensajes son para ponerse de acuerdo para la peda o para el traka-traka.

El estudio se realizó en escuelas secundarias de Cleveland. Seguramente aquí en México el resultado sería a la inversa: con lo que nos cobran las rateras compañías de telefonía celular por mandar mensajitos, aquel que mande 120 o más mensajes diarios no le quedará dinero para mota, pisto o lo otro.

.

Anuncios