Las últimas semanas han sido algo estresantes por culpa de las méndigas facturas electrónicas… pero durante el fin de semana de celebración navideña pude darme un pequeño respiro y conseguí algo de divertida información para sonreír, reír y carcajearse.

Todo surgió a partir de un video que le enviaron por e-mail a mi esposa, sobre una supuesta investigación que descubría el plan maquiavélico detrás de las mortíferas vacunas contra la influenza A/H1N1, realizada por una tal Jane Burgermeister. El video hablaba sobre el plan de las empresas farmacéuticas (que, de entrada, todas son malévolas, usted sabe) para distribuir una vacuna con el objetivo de matar a todos los que la reciban y, de esa forma, reducir la población mundial.

Bueno, si lo anterior no le causó risa, le sigo. Cuando quise ver el video, ya lo habían descolgado de YouTube. Resulta interesante que en el mensaje original pedían a los receptores del correo que “se dieran prisa en ver el video, antes de que lo censuren”. YouTube dice que el video fue retirado porque el dueño de la cuenta que lo publicó ha recibido reiteradas denuncias sobre violación a derechos de autor, y la cuenta fue cancelada (he aquí el vínculo para que juzgue usted). Por supuesto, los conspiranoicos dirán que en realidad el video fue censurado por presión de las “poderosas y malignas empresas farmacéuticas”.

Como ya no pude ver el video, busqué información en internet sobre la investigadora austriaca Jane Burgermeister con San Google. Ahí encontré varias cosas interesantes:

  • Doña Juanita Hamburguesera no es científica, ni investigadora médica, ni nada por el estilo, sino periodista (en algunos lugares le llaman “periodista científica”). Nada de malo hay en ello, excepto porque todo el alboroto se basa en sus propias investigaciones y conclusiones, en lugar de tratarse de un reportaje sobre investigaciones de científicos de a de veras. En este sentido, una investigación científica realizada por una periodista tiene tanta validez como un reportaje de política realizado por un centro delantero, aunque se trate del centro delantero del Barcelona.
  • Todas las referencias que encontré de doña Burgermeister, absolutamente todas, venían de blogs y sitios de temática más o menos conspiranoica: sitios en donde se da por hecho la existencia de los Illuminati, los morgellons y otros alucines mentales de los que ya he hablado en entradas previas. No encontré ninguna referencia a algún sitio informativo serio. Esto no deja de ser curioso… e ilustrativo.
  • Al parecer, la valiente Jane ha demandado a la OMS, a la ONU, a Barack Obama, al Canciller de Austria, a la farmacéutica Baxter, a varios banqueros y hasta a Bill Gates. Los acusa de haber tejido una conspiración para matar a miles de personas a través de las vacunas para la influenza A/H1N1, desatando una pandemia como pretexto para aplicar masivamente la mortal vacuna. No he verificado fuentes, pero creo que también demandó al Canciller Palpatine, al chupacabras, al hijo del monstruo del lago Ness y hasta a Joseph Blatter por ojete y por haber dejado a Austria fuera del Mundial.

Bien, con esas tres características (todas las referencias vienen de sitios de temática conspiranoica, se habla sobre el ya trillado argumento de las vacunas mortales de los “Illuminati” y el “Nuevo Orden Mundial” y se menciona una demanda contra una cantidad de personas y entidades que no tienen nada en común, excepto su notable influencia mundial) basta y sobra para desechar la anécdota como simple y llana mentira, pero fui más allá y encontré este fantástico documento (uso la palabra ‘fantástico’ en su acepción de ‘fantasioso’). Es un resumen del caso, traducido al español del original en francés (buena traducción, por cierto, aunque con muchas faltas de ortografía). Si tiene tiempo y quiere reír hasta que le duela el estómago, le recomiendo que le de una revisada. Este es el documento central de donde se desprende todo el fenómeno Burgermeister, y en los blogs y sitios que la mencionan se encuentran fragmentos copiados de este documento (con todo y sus faltas de ortografía, por supuesto). Una advertencia previa: si usted es fan de las teorías de la conspiración y cree en los Illuminati, en los reportajes de Maussán, en el hongo michoacano o en el fraude del 2006 y la mafia que nos robó la presidencia, le recomiendo que no lo lea porque puede asustarse. Si, por el contrario, usted posee un I.Q. mayor a 30, proceda con tranquilidad: se divertirá mucho.

Este documento es quizás el más completo que se puede encontrar. Los cientos de sitios y blogs que tocan el tema (basta buscar “Jane Burgermeister” en Google) mencionan un documento de 69 páginas con las supuestas pruebas de las acusaciones de doña Burger. Además de que no se puede encontrar el dichoso documento por ninguna parte, 69 páginas se me hacen pocas, considerando que esta mujer hace acusaciones interesantes, sintetizadas en las páginas 7-10 del resumen que puse en el vínculo del párrafo anterior. Entre otras cosas, ese misterioso documento supuestamente incluye:

  • Las pruebas científicas de que el virus de la «gripe porcina» es un virus artificial (genético). – ¿En serio? ¿En 69 páginas? Quisiera verlo.
  • La prueba de la difusión deliberada de la «gripe porcina» en México. – ¡Ej un complóoooo!
  • La prueba de la participación del Presidente Obama, cuyo viaje a México coincidió con la propagación reciente del foco de «gripe porcina» y con la muerte de varios funcionarios que le acompañaron en el viaje. Se afirmó que el Presidente no había sido afectado por la «gripe porcina» porque había sido vacunado previamente. – Es decir, el presidente Obama recibió una vacuna que en ese momento no existía… ¿y cuáles de sus funcionarios murieron? Habría sido un enorme escándalo, ¿o no?
  • La prueba de que Baxter forma parte de una red clandestina de utilización de armas biológicas. – Acusación muy, muy grave. Por cierto, también acusa a Novartis, a la OMS y a la FDA de lo mismo. ¿En serio las pruebas caben en 69 paginitas?
  • La prueba de la manipulación realizada por la OMS respecto a los datos sobre la enfermedad con el fin de justificar la declaración de «Nivel 6» de pandemia con el objetivo de tener el control de Estados Unidos. – Reto a usted a que lea este punto sin soltar la risa.
  • La prueba de la existencia de los «Illuminati». – ¡De la burguer! Doña Burgermeister ha demostrado la existencia de los Illuminati. ¡Santo Señor! Dan Brown debe estar orgulloso.

Para darnos cuenta de los profundos conocimientos médicos de doña Hamburguesera, tomemos este extracto de la página 4:

Presenta igualmente una acusación según la cual la pandemia de «gripe porcina», en su conjunto, se basa en enormes mentiras; no hay ningún virus natural que pueda constituir una amenaza para la población.

Hay que entender que el término “virus natural” se refiere a un virus que no fue creado en laboratorio. Doña Whopper debe pensar entonces que los virus de la hepatitis, la viruela, el tétanos, la poliomielitis, la difteria y la tosferina (todos ellos existentes desde hace muchos años) no pasan de ser una simple gripita.

Las últimas noticias sobre Jane Burgermeister dicen que se encuentra “injustamente encarcelada”, aunque apuesto que lo está por andar acusando a tantas organizaciones de cosas muy graves, seguramente sin pruebas. Desde la cárcel, doña Burger pide unas cuantas cositas a sus seguidores:

  • Difundir su mensaje y sus videos a través de internet, correo electrónico (spam), blogs, sitios web, etc. (pero no el documento dichoso con las pruebas, ese nadie lo tiene y eso que es el importante).
  • Hacer campañas públicas de desprestigio contra las organizaciones citadas (parece que no quiere ser la única en el bote).
  • Hablar con sus familiares y amigos para evitar que vayan a vacunarse (total, los que se van a enfermar son ellos).
  • Y, por supuesto, un insignificante detallito adicional: que depositen donaciones para su causa en una cuenta bancaria creada para ese fin.

Salió el peine. Esto no es más que una estafa engañabobos. Si me preguntan a mí, opino lo siguiente:

  • Doña Burgermeister nunca levantó acusaciones reales (no creo que sea tan estúpida) contra todos los organismos mencionados. El dichoso documento con las “pruebas” no existe.
  • Dudo mucho que la señora se encuentre encarcelada.
  • Hasta eso, no es tan tonta. Logró armar un escandalito de buen tamaño que muchos babosos se tragaron, y seguramente está recibiendo una buena cantidad de dinero en su cuenta bancaria para luchar por “su causa”.

Esto no pasaría de ser una estafa similar a una pirámide o a una pomada para bajar la lonja… el problema es que mucha gente lo está creyendo y, lo que es peor, se corre la idea de evitar vacunarse, no solamente contra la influenza A/H1N1. Esto si es un riesgo que hay que evitar.

Pero no me crea a mí. Lea el resumen, páseselo a un amigo o familiar que sea médico y escuche sus opiniones (o sus mentadas de madre). Después, si lo desea, agregue un comentario a esta entrada para discutir sobre el tema de manera objetiva. Y no se quede sin vacunar, por favor.

——-

Actualización (6/ene/2011): Navegando un poco más sobre el tema de doña Burgermeister encontré algo de información adicional.

Primero, una fe de erratas: en la entrada escribí que la periodista era austriaca; en realidad, nació en Suiza, pero su padre es austriaco y ella radica en Austria.

Parece ser que la periodista nunca pisó la cárcel, ya que supuestamente se le retiraron los cargos desde septiembre de 2010. Sin embargo, la mayoría de los sitios conspiranoicos siguen reclamando a gritos la libertad de doña Burgermeister (y seguramente también siguen depositando dinero en su cuenta de “apoyo”), lo que demuestra que en esos sitios ni validan, ni investigan a fondo, ni actualizan su información.

Además, doña Hamburguesitas ahora se ha lanzado sobre otra supuesta conspiración maligna de “los poderosos, los de arriba, los privilegiados” (mmm, ¿a quién me recuerda?) Según la periodista, el trágico mega-derrame de petróleo de British Petroleum en el Golfo de México de hace algunos meses no fue accidental, sino que forma también parte del plan que busca matar a miles de personas por razones poco claras. No he tenido tiempo de revisar este nuevo alucine, pero en cuanto lo analice publicaré la entrada correspondiente con mis opiniones.

.

Anuncios