Archive for enero, 2011


Kalimbazo

La nota del día de ayer: las autoridades de Quintana Roo han liberado la orden de aprehensión contra Kalimba, por violación a una menor. Más tarde me entero que ya lo capturaron.

Esta nota sería irrelevante y quedaría solamente como uno de muchos escándalos de la farándula, de no ser por un detalle que me inquieta: la sorprendente rapidez de las autoridades de Quintana Roo para ejercer acción penal sobre el cantante. Situación que sorprende aún más si consideramos que los propios quintanarooenses (¿así se escribe?) le recriminan constantemente a sus autoridades la complacencia y hasta complicidad (recordemos a Greg Sánchez o al ex-gobernador Mario Villanueva) en que han dejado crecer en la entidad al narcotráfico, el tráfico de personas y la prostitución infantil.

Este último punto es el interesante respecto al caso.

Y es que se está manejando por muchos internautas una versión en donde se cree que las autoridades de Quintana Roo han actuado con velocidad en el caso Kalimba, con la intención de evitar que salga a la luz una red de prostitución infantil en donde están involucrados varios políticos de alto nivel. Quizás sea porque los mexicanos ya desconfiamos de nuestras autoridades a priori, pero la idea no me parece en absoluto descabellada.

El caso no parece estar definido como para haber girado y aplicado la orden de aprensión con tal rapidez. Me parece que las pruebas de la niña Deyanira Rubí Daiana son poco sólidas, amén de las declaraciones de otros testigos que parecen contradecirla. Bajo este escenario, la acción de las autoridades puede explicarse de dos formas: o tienen pruebas contundentes sobre la supuesta violación, o en efecto están tratando de tapar el asunto.

Pero si se trataba de encubrir, ¿por qué la menor demandó a Kalimba por violación? Una razón puede ser, por supuesto, que efectivamente la haya violado. Otro curso de acción podría haber sido el siguiente: la muchachita intenta extorsionar u obtener algo del artista; éste se niega y la niña, en un arranque de hormonas, lo denuncia por violación. Ante el hecho, las autoridades se ven obligadas a demostrar, a toda costa, que se trata de una violación, y encarcelan al cantante (pudiendo existir inclusive amenazas hacia el artista). Por supuesto, todo esto es mera especulación.

Las siguientes acciones de las autoridades de Quintana Roo nos demostrarán por dónde va el asunto. Queda el punto pendiente de averiguar si, en efecto, las dos escuinclas trabajaban de “edecanes” para alguna agencia. De ser así, lo siguiente sería investigar por qué una agencia contrata a menores de edad para un trabajo que evidentemente no es adecuado para niñas y, posteriormente, descubrir si dicha agencia ofrece servicios de “damas de compañía” (como lo hacen muchas agencias de edecanes y modelos). Si la investigación no se desplaza en ese sentido, la teoría del encubrimiento tomará más fuerza.

.

Anuncios

Primer triunfo

Primera victoria de los verdes bajo el mando de “Tita”. Qué bueno, porque después del insípido empate de la semana pasada con el Neza (sí, el Neza…) mis dudas se mantenían. Esta vez, los changas se traen los tres puntos de la cancha de La Piedad, jugando bien. Ojalá y se mantenga el buen juego y que “Tita” consiga una merecida trayectoria exitosa como técnico.

.

OV…¡4!

¿Qué piensa usted del caso de Kalimba?

En mi opinión, al pobre Kalimba le pusieron un tremendo cuatro de este tamaño:

Y no es que yo crea que Kalimba es una blanca paloma (o medio morenita en este caso). Pero realmente no me trago eso de la “niña inocente e indefensa” que fue brutalmente violada por el cantante. ¿O acaso a usted le parece adecuado llamar “niñas inocentes e indefensas” a unas jovencitas de 17 años, que trabajan de edecanes y que se fueron a meter a la habitación del hotel de Kalimba? ¿Nos van a salir con que las muchachitas se metieron a su cuarto con la idea de jugar a la matatena nada más?

Estoy seguro que para Kalimba era una noche como muchas otras: concierto, unos alcoholes, edecanes en el cuarto, sexo y lujuria. La diferencia esta vez fue que una de ellas es menor de edad y lo acusó de violación. Sería interesante analizar la situación jurídica de la agencia de edecanes que contrató a menores de edad para ese tipo de trabajo (no nos hagamos tontos, ni seamos hipócritas: muchas agencias de “edecanes” manejan también el negocio de “damas de compañía”, es decir, sílfides para gente de “caché”).

Lo de Loret de Mola, lamentable. Hay que recordarle que es periodista, no Ministerio Público. Su labor es realizar investigación periodística y no judicial. Fue una estupidez de Kalimba presentarse en la entrevista, pero Loret de Mola lo acorraló con preguntas como si fuera un fiscal, de esos que salen en películas gringas de abogados.

A partir de la entrevista, se puede inferir que Kalimba sí tuvo relaciones sexuales con la muchacha; falta demostrar que fue violación, pero de cualquier forma el cantante tiene problemas por ser ella menor de edad. Pienso que la muchacha no es tan ingenua: sabía a lo que iba o a lo que se arriesgaba. ¿Por qué decidió denunciar a Kalimba por violación? No lo sé. Tal vez sí la violó, pero lo dudo. Tal vez se trata de una venganza, o quizás la muchacha intentó obtener algo de Kalimba (dinero, por ejemplo) y, al no obtenerlo, lo denunció.

Moraleja: por más pisto que traigas encima, y por más calentura que andes, pide siempre una identificación oficial. Y si te presentan una credencial del IFE 03, ni le entres.

.

Cardenal secuestrador

David Romo Guillén es el “cardenal” de la Iglesia de la Santa Muerte, aunque parece que también lo es de la Iglesia del Santo Secuestro Mártir y de la Santa Extorsión Virgen. Las autoridades lo presentaron ayer como el presunto líder de una banda de secuestradores, capturada en días pasados.

Durante su presentación ante las cámaras de televisión, el cardenal Romo hizo gala de su don de lenguas (es decir, es bien “lengua”) y denunció ante los medios los indescriptibles actos de tortura (“hasta toques en los huevos” según sus propias palabras) que recibieron él y los integrantes de su banda de tiernos adoradores de “la flaquita”. Supongo que él y sus secuaces siempre trataron a sus víctimas con ternura y suavidad, y por eso se quejan de los malos tratos, porque por más que reviso las fotos no encuentro huellas de tortura en los rostros de los angelitos (aunque la cara de perro enojado del cardenal Romo tal vez se debe a la medición de Ohms de sus tompiates que, según él, le aplicaron).

Curiosamente, el individuo había insistido en diversas ocasiones que su culto no estaba relacionado con delincuentes ni con el narco. Tal vez su culto no, pero él sí. O tal vez los mandamientos de la Iglesia de la Santa Muerte no incluye el precepto “no mentirás” (el de “no matarás” me queda claro que no lo tiene).

.

Titazo

Ayer los panzas verdes jugaron un partido de presentación en su casa. Desafortunadamente no pude ir al estadio, por culpa de la facturación electrónica. Los changas ganaron 1 a 0 sobre el Pachuca de primera división. El resultado realmente es lo de menos: aunque parece bueno que le ganen a un equipo fuerte de la primera división, no hay que olvidar que son los dueños del equipo, y que sería una mala estrategia de “marketing” venir a ganarle al León en su propia casa. Por esta razón, el resultado debe verse con reservas y con mesura.

Lo que se puede rescatar es la manera en que fue recibido Milton Queiroz “Tita” por la afición: un estadio lleno y una ovación tan intensa (según los periódicos) como cuando anotaba sus conocidos goles en la temporada 91-92 en la que fue campeón con los verdes. Ahí se nota el peso que tiene como el gran ídolo de la afición leonesa, probablemente el más grande de su historia. Como era de esperarse, al primer tiro de castigo a favor de los esmeraldas la gente elevó de nuevo el grito de “¡Tita, Tita!”, quizás esperando que, de pronto, el ahora entrenador se quitara el saco y entrara a la cancha a cobrar el tiro directo.

Los periódicos mencionan también que los jugadores aplaudían con cierto desgano ante la ovación de la gente. Posiblemente nunca vieron jugar a “Tita”. Yo espero que alguno de ellos entienda que una ovación así solamente se consigue dejando el alma en la cancha. Ojalá alguno de los jugadores entienda lo que ayer sucedió en el estadio, y que deje también el alma en cada partido, aunque sea solamente para recibir, en algunos años, una ovación similar a la que tuvo “Tita” cuando pisen de nuevo la cancha de los verdes.

.

A %d blogueros les gusta esto: