Top Gear (2002 TV series)

Image via Wikipedia

En la mañana vi en el noticiero los comentarios que hicieron los conductores del programa “Top Gear” con respecto a los mexicanos, a raíz del análisis que hacían del automóvil deportivo “Mastretta MXT“, un vehículo diseñado y fabricado completamente en México. Los conductores decían que, si los autos tienen las características del país que los construye, el Mastretta debería ser un coche lento, flojo, panzón y pedorro. Después de ahí, pasaron a criticar a los propios mexicanos y se fueron hasta la comida, mencionando que todo “parece vomitada con queso encima”. Me sorprende el amplio conocimiento que tienen estos señores, no sólo de autos, sino también de la calidad de los desayunos escolares que reparte el DIF.

Como era de esperarse, vino de inmediato el rasgamiento de vestiduras y la indignación del “orgullo nacional” (lo que sea que eso signifique). ¡Terrible ofensa hacia la Patria! ¡Imperdonable burla hacia la prístina cultura mexicana y sus raíces! ¡Blasfemia contra la “raza de bronce”! ¡Nacayotzin y Cacamapichitli deben estar revolcándose en sus tumbas! ¡Méndigos ingleses masiosares!

Yo me uno a la indignación: tanto esfuerzo que hemos puesto los mexicanos para promover una imagen de narcos, violentos y corruptos, para que estos señores nos salgan con el obsoleto estereotipo del mexicano con sombrero y sarape, durmiendo la siesta debajo de un nopal.

Ya en serio, ubiquémonos. “Top Gear” es un programa inglés sobre automóviles que trasmite BBC por televisión. El programa es muy divertido, con un humor irreverente. Si los populares conductores de “Top Gear” se han burlado de franceses, norteamericanos, australianos e italianos, ¿qué nos hace pensar que no se podían burlar nunca de los mexicanos? Ni que fuéramos perfectos.

El problema es que los conductores de “Top Gear” tienen una imagen errónea del mexicano. Para cambiarla un poco, aquí les presento algunas fotografías de orgullosos mexicanos dinámicos, honestos, inteligentes y, sobre todo, muy chambeadores:

 

 

¿Ya ven, señores de “Top Gear”? ¡Su estereotipo está equivocado! ¿O en dónde ven los nopales, los sombreros y los sarapes? (Lo de la última foto no es un sarape ni un sombrero: es un traje regional típico llamado “cazavotos”).

En lo que sí discrepo es en el calificativo que le dan a la comida mexicana. Después de todo, ¿cuánta autoridad moral pueden tener los ingleses (creadores de suculentos manjares como el Marmite, el Kedgeree, el embutido de riñón, el Fruit Cake y el pay de anguilas) para criticar la gastronomía de otros países? Ahora bien, si el concepto que tienen estos señores de la comida mexicana lo obtuvieron de “Taco Bell“, entonces lo comprendo.

Deberíamos madurar como pueblo y tomar esta anécdota como lo que es: un conjunto de chistes simplones (de mal gusto quizás, pero chistes al fin) de un programa de televisión. Punto. Si seguimos igual, además de panzones y flojos, también nos van a identificar como niños llorones que nos indignamos por cualquier babosada.

.

Anuncios