Últimamente he estado tan ocupado que he dejado un poco abandonado al blog. Para que no muera, les dejo una pequeña reflexión sobre la muerte de Osama Bin Laden ocurrida en días pasados.

  • Poco después de los ataques a las Torres Gemelas del 11 de septiembre de 2001, los medios norteamericanos transmitieron escenas en donde se veían personas, habitantes de Medio Oriente, que supuestamente estaban celebrando el resultado del ataque terrorista. Esto causó revuelo e indignación en todo el mundo, pero a la vez suspicacia… en la supuesta celebración no se veían fotografías de Bin Laden, ni consignas anti-yankee, ni banderas norteamericanas pisoteadas… ni nada de lo que se esperaría observar en una celebración de ese tipo. Posteriormente, los medios reconocieron que las escenas correspondían a una celebración típica de esa región y que no tenía nada que ver con los ataques ni con Bin Laden. Si se trató de una broma, nadie la encontró graciosa.
  • Hace unas semanas, después de que el ejército norteamericano capturó a Osama Bin Laden desarmado y lo asesinó (a pesar de encontrarse indefenso), los medios mostraron escenas de las celebraciones en donde los ciudadanos norteamericanos festejaban la muerte de Bin Laden. La diferencia es que, en este caso, las celebraciones sí eran reales: los norteamericanos estaban felices de que Osama Bin Laden hubiera muerto. Estas escenas, por cierto, también causaron indignación en todo el mundo.

Ahora, unas preguntas incómodas. ¿Cuál de estas dos sociedades aparece, en este caso, como la más sanguinaria y vengativa? ¿Cuál sociedad parece pensar que la vida humana solamente tiene valor cuando se trata de sus propios miembros, y no cuando son personas de otra región, país o religión? ¿Cuál de estas sociedades parece mostrar más compasión, más respeto o más humanidad?

.

Anuncios