Archive for diciembre, 2011


MasterCard

  • Los tres libros más significativos en tu vida: $500.00 con MasterCard.
  • Kilo de tortillas: entre $8.00 y $12.00.
  • Boleto del metro: $3.00.
  • Gel para el cabello: $40.00.
  • Presidente del partido: $33,867 millones de pesos.
  • Que tu hija te madree la campaña con un solo twit: No tiene precio.

Hay cosas que el dinero no puede comprar. Para todo lo demás, existe la partida del IFE.

Anuncios

(Es)-Copetazos

¿Alguien vio por televisión el registro de Enrique “el copetes” Peña Nieto como precandidato a la Presidencia por el PRI?

A mí me dio pavor lo que vi.

Enrique Peña Nieto

Image by Gavenmx via Flickr

Desde el aplauso automático de los cientos de burócratas vestidos con trajes idénticos y rostros neutrales (verdaderos autómatas políticos) hasta el discurso del propio copetón con las frases y posturas de antaño (juro que me acordé de los discursos de López Portillo o de Miguel de la Madrid), pasando por la presencia de raterazos de marca como Arturo “la rata” Montiel y dinosaurios como el millonariazo líder sindical (valga la redundancia) don Joaquín Gamboa Pascoe (quien, por cierto, podría aumentar su fortuna cotizándose en la bolsa: si las momias de Guanajuato, que son más jóvenes que él, cotizan en la bolsa, ¿por qué don Joaquín no?). Hasta las imágenes televisivas parecían sacadas de un video tape de mediados de los ochenta; tal vez fue una broma cruel de las televisoras.

A todo eso, mis estimados lectores nacidos después de 1990, se le llamaba “la cargada”. Ocurría cuando al “ungido” seleccionado por el Presidente en funciones se le consideraba de manera práctica como el próximo Presidente de la República. En aquellos tiempos del priato así era: pensar que el PRI perdiera la elección por la Presidencia era, sencillamente, una fantasía calenturienta.

Para todos los que teníamos una pequeña esperanza de que el PRI se adaptara a los tiempos y mostrara un rostro renovado, con una postura democrática y con nuevas ideas políticas acorde a la época, esto fue una enorme decepción. En este sentido, las posiciones ideológicas del senador Beltrones están, literalmente, décadas adelante de lo que el PRI está mostrando. El “nuevo PRI” es solamente un engaño publicitario, no hay tal.

Con respecto al resbalón de Peña Nieto en la feria del libro, yo la considero una anécdota sin importancia. Peor estaba Fox con su “José Luis Borgues”. Ahora resulta que, de pronto, todos somos bibliófilos intelectuales (¿de cuándo acá?) y hasta nos indignamos porque nos dicen “prole”. Si el “copetes” es inculto y no acostumbra leer, no me preocupa mucho: hace muchos años tuvimos presidentes bastante leídos y nos fue como en feria.

Lo que sí debe preocupar a Peña Nieto es que su equipo de apoyo no le haya preparado respuestas a las preguntas que seguramente le harían en una feria del libro. ¿En qué estaban pensando sus asesores? Yo que el copetón corría a varios de su equipo de campaña por ineptos. Esto solamente refleja que el PRI se siente con la elección ganada; vale la pena recordarles que, desde hace siglos, un señor llamado Esopo nos describió, a través de una liebre y una tortuga, que lo peor que le puede pasar a un competidor es sentirse ganador antes de realmente ganar. Y si no se quieren ir tan atrás en el tiempo, basta con voltear a la elección pasada y tomar el ejemplo de un señor que se llama Andrés Manuel.

Chop suey, made with garlic chicken and peapod...

Image via Wikipedia

La comida china me gusta mucho (bueno, me gusta todo tipo de comida, soy tragón). Cuando me veo en la necesidad de consumir comida rápida, la china se encuentra entre mis primeras opciones: antes por supuesto que las hamburguesas y a veces hasta por encima de los tacos. El sabor me gusta mucho y por eso sigo comiendo en los localitos de comida china, pero estas diez cosas realmente demeritan la experiencia “culinaria”.

10 -Meseras y meseros (como diría Fox) chinos (o “viles chinos” como también diría Fox): No hay nada malo en esto, hasta le dan al local un toque de “restaurant exótico”. Lo malo es que la mayoría no saben hablar español, y yo definitivamente no sé hablar chino. Ya es difícil pedir un platillo cuyo nombre debe escucharse ridículo con pronunciación mexica; por favor no lo compliquen con una persona que no me puede entender si quiero arroz blanco o aros de cebolla.

9 – Tenedores de plástico “Made in China”: ok, tal vez es demasiado pedir que nos den palitos chinos en un local de comida rápida. También entiendo que se trata de bajar costos para poder ofrecer comida barata. Pero por lo menos regalen un tenedor que no se doble o se rompa cuando uno trata de clavarlo en un champiñón, por favor.

8 – “Ligas a la cantonesa”: en una tabla para cortar coloque un bistec. Con un cuchillo muy afilado, corte y quite toda la carne comible, dejando solamente los nervios, algunos huesos y la grasa. Use la carne para usted y los restos áselos con mucha salsa de soya, mézclelo con lo que sobró de las verduras y ofrézcalo como platillo. La verdad, estaría mucho mejor que vendieran solamente la verdura.

7 – El agridulce que no lo es: o sabe a pollo crudo y masa en almíbar, o sabe muy picante. Mención especial si además, en el cerdo agridulce, la mitad de las bolitas de masa están vacías por dentro y la otra mitad están llenas de grasa y huesos de, suponemos, cerdo.

6 – Pedacera de pollo: el pollo almendrado es muy sabroso. La pedacera almendrada, hecha pedazos de carne, huesos, cartílago y vísceras, no lo es. Esto solamente deja claro que el cocinero nada más partió al pollo entero y lo puso todo a cocinar (sólo espero que nadie se atragante nunca con un pedacito de hueso de pollo).

5 – La “ensalada” de cebolla y pimiento morrón, que a veces incluye pedacitos de brócoli y (con mucha suerte) un poco de carne, y que además se atreven a llamarle “Chop Suey”.

4 – El “especial de camarón”: consiste en una ensalada como la del punto anterior, pero incluye un camarón estratégicamente colocado encima (para que uno se vaya con la finta) y mucho saborizante artificial en polvo. Me imagino que a la chinita que sirve los platos le aplican calzón chino si algún día se equivoca y le sirve a alguien el camarón.

3 – La salsa “Sriracha” diluida con agua: es cierto que en muchos locales ni siquiera ofrecen la famosa salsa del “gallito”, pero en algunos lugares diluyen la salsa con agua, dejándola demasiado aguada, sin consistencia y con su sabor muy rebajado. Doble tache para los locales en donde llenan las características botellas con una mezcla de salsa “Maga” y agua.

2 – ¿Sin rollito primavera?: En algunos locales no dan rollito primavera; en otros, lo venden aparte. Pero bueno, sin salsa Sriracha, ¿para qué diablos quiere uno un rollito primavera?

1 – La comida co-china: tal vez sea mala suerte mía, pero en todas, absolutamente todas las ocasiones que me he encontrado un bicho en mi comida (desde moscas hasta cucarachitas) han sido en locales de comida china… incluso en restaurantes más grandes. ¿Qué les cuesta darle una limpiadita a la cocina?

A %d blogueros les gusta esto: