El jueves pasado anduve ocupado en varios asuntos y no me pude conectar a internet. Pero ayer viernes que regresé a mi vida en línea, me encontré con un interesante asunto en Twitter. Algunos tweets hacían referencia a un TT denominado #Ectivismo. Me llamó la atención así que me puse a investigar un poco. Encontré lo siguiente.

Ectivismo. Con "e". Es como una arroba pero usan una E. ¿De Enrique, tal vez? ¿O pretenden darle un aire tecnológico, de redes sociales e internet?

El Ectivismo es un movimiento, supuestamente integrado por jóvenes mexicanos, que busca mejorar las cosas en el país mediante activismo político. Lo mejor que se les pudo ocurrir a estos jóvenes para arreglar a México es votar por Enrique Peña Nieto. Oh, si. Por supuesto que todo lo hacen con una actitud positiva, de buen rollito y con mucho entusiasmo (claro, hay gente que se entusiasma con una torta y un refresco).

Hasta aquí, todo bien. Es perfectamente legítimo y válido que el PRI, como partido político, organice a un grupo de ciudadanos para apoyar a sus candidatos. El problema no es ese, sino las tácticas cuestionables que este grupo está aplicando dentro de las redes sociales.

Durante el día de hoy en Twitter, los “Ectivistas” se han jactado de que lograron establecer a “#Ectivismo” como Trending Topic mundial durante un buen rato. Sin embargo, los internautas (que, a diferencia de lo que los politicos piensan, no son nada pendejos) de inmediato se dieron cuenta de que algo olía mal. Por ejemplo, vea estas pantallas que están circulando en varios tweets:

Tweets idénticos enviados por personas diferentes.

Otros más.

Así es. Personas diferentes “twiteando” frases idénticas, al mismo tiempo. ¿Cómo es eso posible? Solamente con bots.

Esto parece una estupidez. ¿Quién invertiría tiempo y recursos para posicionar, de forma artificial, un Trending Topic en Twitter, con el único fin de fomentar a una organización que apoya a un candidato? Pues los mismos que siempre han aplicado el acarreo para llenar mítines. Le dicen “mostrar el músculo”. Los políticos piensan que llenando un local con gente nos vamos a apantallar y nos convenceremos de que el tipejo “tiene apoyo”, “jala gente”, “es un líder”. En la realidad, hace muchos años que nos damos cuenta de que es acarreo y que, tristemente, hay muchas personas que están dispuestas a echarle porras a alguien que ni conocen, a cambio de una torta y un refresco.

Hasta eso, debo reconocer que el PRI está mostrando ingenio para llevar el tan conocido y deplorable mecanismo político del acarreo a las redes sociales. Es cierto, el Peje también lo hace y durante los “debates” del PAN se detectaron bots de Ernesto Cordero y de Vázquez Mota, pero el PRI lo está haciendo con estilo. ¿Que son muy obvios? Bueno, si continúan utilizando el acarreo a pesar de que hace años que quedó obsoleto, ¿qué podemos esperar? Si tuvieran más de 10 neuronas funcionales, a lo mejor nos lograrían engañar.

He aquí al nuevo PRI. Adaptando sus viejas mañas a los nuevos medios. Y lo van a demostrar gobernando.

Anuncios