De los mismos productores de “Como Thalía no me peló, me casé con la ‘Chupitos'”, llega hasta ustedes la nueva comedia “Juani es el bueno”.

En efecto, ayer el PRI decidió lanzar a Juan Ignacio Torres Landa como candidato a la gubernatura por el estado de Mojigato Guanajuato. Así es, se trata del mismo Torres Landa que perdió estrepitósamente contra Juan Carlos Romero Hicks en el 2000; el mismo Juani Torres Landa que, en el último debate previo a la elección, sacó sus chanclas con las que según él recorrió todo el estado a pie y las colocó sobre el podium, obteniendo el aplauso de todos los acarreados presentes y la mirada atónita de los que creemos que la política debería ser algo serio.

Lo que sí debo reconocer es que Torres Landa es uno de los pocos priístas de la vieja guardia que mantiene una buena reputación. El problema es que es de la vieja guardia. El PRI perdió la oportunidad de mostrar un rostro rejuvenecido con alguno de los otros precandidatos: Francisco Arroyo o incluso Miguel Ángel Chico. Más aún considerando lo cerca que estuvo el PRI de lanzar al Dr. Córdova Villalobos (aunque él diga que nunca hubo acuerdos), pero dentro del mismo PRI evitaron que eso sucediera.

Con esta acción el PRI afianza su segundo lugar en la elección. Y en el PAN todos respiran tranquilos (en particular Juan Manuel Oliva).

Anuncios