Nunca el “Puente de Vigas” hizo mejor referencia a su nombre: durante la mal llamada y tristemente célebre “Mesa de la Verdad”, solamente se escucharon vigas de un bando hacia el otro. Nuestra política es un circo, y uno no muy gracioso además. Para mesa de la verdad, la del “téibol”; ahí sí se ve la verdad: operadas o naturales.

Me parece bien que el PAN le ventanee al “copetes” Peña Nieto sus supuestos compromisos cumplidos. Muchos de ellos se pueden clasificar como:

  • Obras que ya estaban hechas desde antes y que nomás les pusieron un letrerito “¡Compromiso cumplido!”
  • Obras que tuvo que hacer o completar el gobierno Federal.
  • Obras que no se pudieron terminar dizque por la “no participación de alcaldías municipales de otros partidos” (ajá, sí).
  • Obras que, sencillamente, no se terminaron, pero que se promueven como “compromiso cumplido”.

Ya sabemos que en la política mexicana la forma es fondo y las apariencias y la simulación se utilizan con singular descaro. Esto no es exclusivo del PRI, ni hace falta voltear muy lejos: aquí mismo en el rancho, don Richard “Chifil” prometió “internet en todas las plazas públicas”; para lograrlo, se instaló un módem más o menos galletoso cerca del Palacio Municipal. En un evento con medios de comunicación y paleros varios, Chifil encendió una laptop, se conectó y mandó un correo (previo bloqueo de cualquier otro equipo que quisiera conectarse y utilizar el ancho de banda que temporalmente se asignó para ese fin). Listo, ¡compromiso cumplido! Palomita y adiós. ¿Y los ciudadanos que realmente quieren usar el internet en plazas públicas? ¡Pues que se compren su BAM, ni que fueran prole!

Así se las gastan los políticos de todos los partidos y de todos los lugares. Raro es que lleven a cabo obras realmente benéficas, a menos de que sean urgentes, o muy visibles (votos son votos). Por eso me parece bien lo que hace el PAN exhibiendo los cuentos chinos de Peña Nieto. Lo que es lamentable es que conviertan una denuncia válida en un mero espectáculo de vecindad: un pleito de lavanderas.

Porque además seguirá habiendo tela para cortar: según parece, Peña Nieto anda haciendo compromisos de campaña ofreciendo propuestas que ya están en el Congreso, pero que no han sido aprobadas por el PRI… ¿será cierto? Voy a investigar, pero no lo dudo ni tantito.

Anuncios