Category: Entretenimiento


Para animar un poco el blog y antes de que me lo prohiba la ley SOPA, les dejo aquí a una aficionada veraniega en pleno invierno (que al cabo ni frío está haciendo).

¿Frío? ¿Cúal frío?

Anuncios

6 Toros 6

La política mexicana no me deja de sorprender nunca. Estamos ya en el quinto año de gobierno y, como no hay quinto malo, se comienzan a ver las acciones de los políticos que quieren llevarse orejas y rabo.

En esta ocasión, el cornilargo dipuporro del PRI Cristian Vargas se lanzó al ruedo y se encaminó, desde la sede de su partido en Insurgentes hasta el Coso de Insurgentes, para apoyar la propuesta de que en el DF se prohiban las corridas de toros en la Plaza México y darle la puntilla a la fiesta brava en nuestro país. Sorprende el repentino amor por los animales del dipuhooligan (tal vez se siente identificado), porque en la Cámara se comporta como burel banderillado, constantemente partiendo plaza (y muebles) con su civilizado talante.

Pero el dipuporro no va solo. Lo acompaña por el paseíllo el diputado Norberto Ascencio Solís del Partido Verde. Sí, el mismo partido que hace un par de años mostraba buenos arranques por derecha con sus propuestas para establecer la pena de muerte a ciertos delincuentes. Por lo que se ve, el PVEM también va bien por izquierda, y pretende salir en hombros de los “progres” izquierdosos del DF que ayer marchaban para pedir la despenalización del aborto y hoy lo hacen por la prohibición de las corridas de toros, con lo que demuestran que, para ellos, vale más la vida de un toro que la de un ser humano en gestación. Pero la congruencia no importa; lo que el Partido Verde quiere es recuperarse un poco, ya que ha perdido mucho cartel en las últimas temporadas. Es evidente que con esos desplantes pretenden arrancar el aplauso fácil de los villamelones.

Ahora la propuesta se revisará en la Comisión de Administración Pública del DF. Vale la pena ver desde la barrera este encierro con la Comisión, para ver si deciden tomar al toro por los cuernos y prohibir esta arraigada tradición, o si solamente la capotean con un pase en redondo y la regresan tal cual a los toriles, aplicando un indulto a la tauromaquia.

Claro que el que no se iba a quedar en los callejones es el ínclito empresario de la monumental Plaza México, don Rafael Herrerías. El mafioso empresario salió con brío desde el burladero para entrarle al quite cual monosabio (más mono que sabio) y, con sus características florituras y chicuelinas verbales, ha dicho que tendrán que pasar sobre su cadáver para cancelar la fiesta brava. Mal hace el empresario, pues puede aparecer algún espontáneo de entre las filas de los más fanáticos ecoterroristas para aplicarle una estocada bien colocada, de esas que tocan pelo y obligan al burel a buscar de inmediato las tablas. Es obvio que el empresario va a salir a defender su modo de vida, pero por sus floridas expresiones e insultos puede ocurrir que su montera caiga con los picos hacia arriba.

Por mi parte, la fiesta brava me genera sentimientos encontrados. Todo el ritual que rodea a la tauromaquia me resulta intrigante y el ambiente de la plaza me gusta, aunque también reconozco que es una salvajada de espectáculo. Probablemente quedaré satisfecho con lo que ocurra sin importar la decisión de la ALDF, pero si deciden cancelar la fiesta brava, extrañaré mucho las corridas de los domingos por la tarde en la televisión, y tendremos que despedir a esta tradicional celebración como merece, entre palmas y con arrastre lento.

Lo que sí me parece oportunismo es la tajada política que buscan los legisladores. Si los defensores de los animales quieren eliminar las corridas de toros en México, basta con que dejen al Sr. Herrerías que siga con sus manejos de la Plaza México y la fiesta brava eventualmente no servirá ni para el arrastre. Los legisladores proponen reformas para que dejen de morir toros, pero no promueven las reformas a los esquemas de seguridad para que dejen de morir personas. ¡Olé!

Canelitas

Me uno a la opinión de muchos: el “Canelo” Álvarez es un fraude. O bueno, tal vez él no, pero sus peleas sí lo son. Y las transmisiones de box de Televisa, también.

En la pelea de este sábado, Televisa llegó al extremo de agregar soniditos de golpes cada vez que el “Canelo” lograba conectar a su adversario, y en varias ocasiones incluso cuando fallaba su golpe (o será que es tal la fuerza de sus golpes que hasta suena cuando le pega al aire). Una verdadera burla para los televidentes, usando una estrategia similar a la de las risas grabadas del “Chavo del 8”.

Por lo general, al “Canelo” le ponen puro tronco como contrincante. Este sábado el boxeador inglés no era realmente un bulto, sino más bien un adversario que aceptó participar en la burla. Se veía ágil y con ciertas cualidades, pero se dedicó a bailar sobre el cuadrilátero y a intentar esquivar los golpes del “Canelo”, pero nunca intentó aplicar una combinación agresiva sobre el pelirrojito preferido de Televisa. Aún así, los pocos golpes que logró conectar el inglés hicieron tambalear por momentos al “Canelo”.

Por su parte, el “Canelo” le aplicó tantos golpes a su oponente que, si tuvieran la fuerza esperada, hubieran noqueado al inglés desde el 5° round. La forma en que detuvieron la pelea en el último round me pareció exagerada, pero bueno, seguramente eso decía el “guión”, para que la gente comente que “¡fue una pelea super emocionante, ganó por K.O. en el último round!” Sí, claro.

No cabe duda que lo único bueno del “Canelo” Álvarez es su ex-novia, ¿o no?:

¿Qué tal una pelea a 24 rounds? Ah, y también anuncia colchones (los que usa para dormir, supongo).

El “Canelo” es un ídolo artificial, creado por Televisa para competir con las transmisiones de “Box Azteca” pero, sin ser particularmente buenas, las del Ajusco son infinitamente mejores a las vaciladas de la cadena de Azcárraga. Aquí parece adecuado revisar la tarjeta de don Lama, Lama, Lamiiiitaaaaa:

“¡Dieh’ puntoh’ para Box Ah’teca, cero puntoh’ para Televisa! ¡La tremenda golpiza infame que ehtá recibiendo la televisora sin oponer resistencia hace que todoh’ le pidamo’ al tercero sobre la lona que termine la pelea por piedá’ y misericordia!”

.

Presunta censura

No he visto la película “Presunto culpable“, y no me dan ganas de verla, ni siquiera por la polémica actual. No porque la considere mala, sino porque ese tipo de películas siempre me dejan enojado y/o deprimido. Además, la película dice algo que ya sabemos: que nuestro sistema de justicia es una mierda tiene áreas de oportunidad y mejora importantes. Por otra parte, me he encontrado comentarios en blogs y foros de discusión de personas que al parecer saben de leyes, y que opinan que la película es una farsa. No lo sé.

Ahora bien, el intento de retirar la película de su proyección pública (y digo intento porque el retiro fue revocado ayer por un tribunal) me deja confundido. Por un lado, es ridículo pensar en censura después de que se permitió filmar el caso en los juzgados y luego recibir los permisos correspondientes para su proyección en las salas de cine; pero por otro lado, la velocidad con la que se tomó la decisión de retirar la película de su proyección pública hace pensar en intereses fuertes para impedir su difusión. Lo único que lograron, sin embargo, fue darle más publicidad a la película, como sucedió hace algunos años con “El crímen del padre Amaro”, la cual recibió hordas de cinéfilos en el momento en que la Iglesia dijo que verla era pecado y quienes la vieran se iban a ir “al infieeeeeernoooooooooo…”

¿Y los medios? Con el profesionalismo y la ética que los caracteriza, se le fueron a la yugular al sistema judicial mexicano, afirmando de manera contundente que se trataba de descarada censura. Pero la verdadera razón del veto está en que uno de los testigos del caso pidió el retiro de la cinta, ya que supuestamente nunca autorizó que se proyectara su imagen en la pantalla. En cierta forma, comprendo al tipo, pues la película lo pone como un vulgar mentiroso al que no le importó acusar a alguien de asesinato sin que le constara. En el surrealismo de nuestro país, un individuo de pocos escrúpulos podría hasta recibir “regalías” por las ganancias de la película.

.

Vetado

La noticia irrelevante de la semana: me entero a través de Yahoo Noticias (el mejor sitio de noticias irrelevantes del mundo) que a Kalimba lo han vetado en Televisa.

¿Fue acaso por violador? ¿Por pederasta? ¿Por caliente? ¿Por andar haciéndole al “Maciel” sin ser sacerdote? No, ninguna de esas razones (si por eso Televisa vetara a sus artistas, habría muchísimos vetados).

Oficialmente, la televisora lo vetó porque prefirió dar una entrevista a su rival TV Azteca después de ser declarado inocente de los cargos de violación (pero después de la revolcada que le puso el fiscal periodista Loret de Mola al pobre Kalimba en cadena nacional, ¿qué esperaban los de Televisa?) Los rumores dicen, sin embargo, que el veto se debió a que la televisora pretendía invitar a Kalimba al programa de Niurka (fuerte aspirante a los “Golden Globe Awards“) para enfrentarlo con Deyanira Rubí Daiana, la niña que lo demandó por violación; sobra decir que, de ser cierto, el cantante seguramente se negó a que sigan pisoteando su dignidad para subirle el rating a la cubana.

Por lo pronto, Televisa ha prohibido a todos sus programas y conductores que inviten, entrevisten o siquiera mencionen a Kalimba (lo cual debe ser un alivio para el cantante), metiendo en serios aprietos a los “guionistas” de programas como “Hoy”, que la mitad del programa lo llenaban hablando del Caso Kalimba y la otra mitad haciendo bailar a los conductores.

Noticia irrelevante, es cierto, pero nos da un muy buen ejemplo del nivel moral de nuestras televisoras mexicanas.

.

Hace algunas semanas mandé al diablo a las facturas electrónicas por un rato y me fui al cine a ver “TRON: Legacy“. Aunque lleva ya varios días en cartelera, todavía alcancé a verla justo como quería: en megapantalla, sonido super-ultra-megasurround, en 3-D y, lo mejor de todo, subtitulada, es decir, con la pista de audio original (esto último es importante para mi porque quedé marcado de por vida al haber visto “La Guerra de las Galaxias” por primera vez, doblada al español… de España; es un trauma que todavía no se me quita).

Quienes leyeron mi anterior entrada se dieron cuenta de que soy fan incondicional de TRON, por lo que mi opinión sobre la película está completamente sesgada. La nueva película me gustó mucho; lo curioso es que a mi esposa también le agradó (a pesar de que aborrece a la original), por lo que algo bueno debe tener. Trataré de hacer una mini-reseña a continuación, cuidando de no contar mucho sobre la trama para aquellos que no la han visto.

Lo bueno

Evidentemente la apuesta de Disney es con los efectos especiales de la película, y realmente son bastante buenos. Llega un momento en el que uno ya no se fija en los efectos especiales para dejarse llevar por el ambiente de la historia. Queda a discusión si son mejores que los de “Avatar“, o si el 3-D quedó mejor; lo que resulta claro es que “TRON: Legacy” muestra lo mejor que se puede observar hoy en día en cuanto a efectos visuales.

En esta ocasión Disney no desaprovechó el potencial de TRON para las escenas de acción. Los aficionados que íbamos esperando una nueva escena de combate en moto-luz no quedamos decepcionados (por lo menos yo no). Al igual que la original, la acción disminuye a partir de la mitad de la película hacia el final; a diferencia de la original de 1982, “TRON: Legacy” se salva agregando una intensa escena de combate aéreo cerca del clímax de la película (aunque a mí no me gustó tanto… era difícil ver lo que ocurría en pantalla).

Ya mencioné en mi otra entrada sobre el agasajo visual a cargo de Olivia Wilde como Quorra. En la película Olivia Wilde luce muy linda, sí, pero en mi opinión está mucho más buena GEM (Beau Garret)… vea y juzgue usted.

GEM - otro programa que merece una buena escaneada (no vaya a traer un virus o spyware).

Una interfaz alterna del programa GEM.

(Por cierto, si aún desea más atractivo visual, puede revisar lo que hizo Playboy inspirado en “TRON: Legacy”. Advierto que la liga lleva al sitio de Playboy; o sea, no es para niños; o sea, sólo adultos; o sea, no intente entrar desde la PC de su oficina. ¿Queda claro?)

Sin embargo, la banda sonora es, en mi opinión, lo mejor de la película. Nunca me ha gustado Daft Punk, pero debo reconocer que han hecho un excelente trabajo de musicalización. Todas las melodías eran adecuadas para la trama de “TRON: Legacy”, magistralmente editadas de acuerdo a la acción en la pantalla. Prácticamente todos los críticos coinciden en alabar la banda sonora de la película. Aún así, sigo pensando que la música de la película original de 1982, compuesta por Wendy Carlos, tiene más personalidad que la de Daft Punk.

Lo no tan bueno

Aunque la mayoría de las críticas apuntan a que “TRON: Legacy” tiene un mal guión, la verdad es que no me pareció así (de hecho, hasta lo considero bueno). No olvidemos que se trata de una película de acción, de Disney, enfocada a un público jóven (incluso niños). Como película de acción tiene mucho mejor trama que cualquiera de las porquerías que filmaron Arnold o Stallone en sus buenos tiempos (esas películas de un tipo al que le lastiman a un amigo o familiar y se desquita matando a diez mil soldaditos de otra etnia). Por otra parte, el guión de la película original de 1982 tampoco era la gran cosa. Mi queja va más bien en el sentido de las oportunidades que dejaron ir en la trama. Algunos personajes pudieron ser mejor explotados, como GEM (que hubiera sido una muy buena villana) o ZUSE, o incluso Rinzler. La historia de los ISOs pudo haberse explotado más en pantalla y no sólo como un relato de Flynn; en este sentido, coincido con algunas opiniones regadas por la web, las cuales afirman que el trasfondo que se alcanza a percibir de la película resulta más interesante que la película misma. También me hubiera gustado ver más participación de los Reconocedores y de los Tanques (estos últimos sólo aparecen brevemente en un par de escenas).

La película tampoco se libra de algunos errores argumentales, aunque son menos que en la original de 1982. En particular, la forma en que se pretende mostrar a CLU como una amenaza para la humanidad resulta poco creíble; de hecho, su amenaza es inviable, considerando la explicación que se da en la película original sobre el funcionamiento del láser que digitaliza los objetos. Esto también invalida la última escena en donde participa Quorra (quienes ya vieron la película saben de lo que hablo). Y no se trata de aplicar “rigor científico”, lo cual sería ridículo en una película de fantasía; se trata, simplemente, de mantener la consistencia del propio argumento de la secuela.

Ahora bien, aunque CLU me parece un buen villano, sigue estando lejos del MCP en mi opinión. CLU llega a ser odioso en ciertos momentos, pero la forma en que intentan ponerlo como una “amenaza para la humanidad”, además de inconsistente con la trama (como mencioné antes), es también completamente innecesario. CLU es más bien un villano a nivel personal de Kevin Flynn, y hasta ahí hubiera quedado bien.

Pero lo que más me disgustó de la película fue su estilo visual. “TRON: Legacy” luce espectacular sin duda, pero algo tiene que no se ve como “TRON”. La original utilizaba muchos colores, en contraste con el blanco y rojo de “TRON: Legacy”, que en ocasiones llega a parecer monocromática. En “TRON”, todo el ambiente era minimalista, geométrico y con destellos “eléctricos” con lo que el piso y las paredes daban la impresión de estar hechos con circuitos integrados; si bien es cierto que la sencillez lineal se debía en gran parte a las limitantes técnicas de la época, el mundo de “TRON” lucía extraño, muy diferente al mundo real, generando una impresión casi perfecta de encontrarse “dentro” de una computadora. En “TRON: Legacy” esta ilusión se pierde debido al realismo de los escenarios: parecen ubicados en una ciudad del futuro, o en otro planeta, pero no dentro de una computadora. En ese sentido, creo que el juego de PC “TRON 2.0” hizo un mucho mejor trabajo en capturar la ambientación de TRON y, como ejemplo, basta revisar estas imágenes que me pirateé encontré en VisualWalktrhoughs.com, para darnos una idea de cómo pudo haber sido el estilo visual de “TRON: Legacy”.

Me imagino que Disney cambió el estilo visual para hacer la película un poco más digerible por el público en general, acercándola más a “Matrix” que a “TRON”. ¿Qué diablos tienen que hacer esas nubes, lluvia y relámpagos en “TRON”? “TRON” era surrealista, ¿por qué tanto realismo en los escenarios? Las explosiones también quedan fuera de lugar, y el efecto del “de-rezzed”, aunque espectacular, es muy diferente al efecto de la película original (hasta le quitaron su característico efecto sonoro).  Eso sí, un punto positivo: eliminaron cualquier indicio de romance en la película entre Sam Flynn y Quorra… por lo menos mientras se encontraban dentro de “la rejilla”; en el original de 1982, las escenas románticas resultaban muy, muy extrañas (y es que yo quiero mucho a mi sistema de facturas, pero así como para darle un beso, pues no).

Algunos guiños a la película original

Si usted no vio “TRON” de 1982, algunos detalles pudieron pasar desapercibidos:

  • El más obvio: el nombre del club “End of Line” (el congal de ZUSE) se deriva de la frase característica del MCP al terminar sus conversaciones.
  • En las escenas de la casa de Flynn en 1989, abundan las referencias a TRON (posters, figuritas, etc.)
  • La bienvenida de Sam Flynn a la rejilla utiliza otra de las frases icónicas: “Greetings, programs”. Esta vez la frase la dice una sexy voz femenina, en lugar de un patético lamebotas como SARK.
  • El traje de uno de los personajes clave de la película tiene el mismo patrón de luces (aunque muy sutil) que el de otro personaje clave de la película original, por razones que resultan evidentes hacia el final.
  • En una escena del clímax de la película, Rinzler pronuncia la misma frase que dice RAM en la película original, lo que le da sentido a todo lo que sucede en la secuencia siguiente.
  • En su “casa” Flynn tiene un par de figuritas geométricas decorativas, que son una clara referencia a BIT.
  • La motoluz blanca de Flynn es muy parecida a las motoluces de la película original.
  • CLU tiene una nave insignia que es extremadamente parecida a la nave de SARK.
  • La escena final, donde Sam y Quorra escapan, es considerablemente similar a la imagen del poster de la película “TRON” de 1982.
  • Aunque tal vez la mejor referencia de todas ocurre en la reunión de los ejecutivos de ENCOM, en donde presentan como el programador estrella nada menos que a Ed Dillinger Jr. Este evento, por sí solo, garantiza la secuela.

Detalles inconsistentes con la película original

  • El funcionamiento del láser digitalizador se explica en la película de 1982. Aunque la explicación no tiene mucho rigor científico que digamos, por lo menos respetaba las leyes de la conservación de la materia. La amenaza de CLU en “TRON: Legacy” de salir de la computadora e invadir el mundo real es imposible de llevar a cabo, incluso considerando las premisas propias de la película.
  • Sam Flynn aparece en la rejilla con su propia ropa, la que es cambiada inmediatamente después por GEM y sus “sirenas”. La escena es muy sexy sin duda, pero en la original Kevin Flynn aparece digitalizado ya con su traje de circuitos iluminados. Sin embargo, la escena de “TRON: Legacy” es más veraz, ya que el láser también debió de digitalizar la vestimenta de Kevin Flynn en la película de 1982.
  • Lo mencionado anteriormente: los efectos climáticos simplemente no deberían existir en la rejilla. Nada de lluvia, nubes ni relámpagos. Ah, ni las explosiones hollywoodenses tampoco.
  • En un combate, Sam Flynn resulta herido y sangra, lo que permite a su contrincante identificarlo como “usuario”. Pero en la original a Kevin Flynn nunca le pasa nada, por lo que no sabemos si lo de la sangre es válido, pero no parece serlo: después de todo, Sam Flynn está digitalizado en la rejilla, al igual que el resto de los programas.

La decepción

Nada de “TRON: Legacy” me decepcionó, pero sí lo hicieron los avances de la nueva película de los “Piratas del Caribe”, en supuesto 3-D, estelarizada por Johnny Depp (obvio) y Penélope Cruz en el rol femenino. Para empezar, sé que en gustos se rompen géneros, pero en mi opinión cambiar a Keira Knightley por Penélope Cruz es como cambiar una crepa de flor de calabaza por un burrito de frijoles. Los avances no llamaron mi atención en lo absoluto, y el 3-D estaba tan mal hecho, que hasta los libros 3-D de cartón de mis hijos se ven más reales. Esta saga continúa a la baja.

La sorpresa

¿Recuerdan las caricaturas de “The Avengers” (esas que tradujeron al español como “Superhéroes”)? Eran caricaturas ochenteras hechas con un estilo que simulaba a los cómics, presentando a Hulk, Iron Man, el Capitán América, etc. De todos esos héroes de Marvel, el “Rey Namor” lo veía para tomarme una siestecita, y Thor me caía como patada en las gónadas. Pero los avances de la película “Thor” que se va a estrenar próximamente me sorprendieron a tal punto que ya la tengo en mi lista de películas que debo ver en el cine.

.

Top Gear

Top Gear (2002 TV series)

Image via Wikipedia

En la mañana vi en el noticiero los comentarios que hicieron los conductores del programa “Top Gear” con respecto a los mexicanos, a raíz del análisis que hacían del automóvil deportivo “Mastretta MXT“, un vehículo diseñado y fabricado completamente en México. Los conductores decían que, si los autos tienen las características del país que los construye, el Mastretta debería ser un coche lento, flojo, panzón y pedorro. Después de ahí, pasaron a criticar a los propios mexicanos y se fueron hasta la comida, mencionando que todo “parece vomitada con queso encima”. Me sorprende el amplio conocimiento que tienen estos señores, no sólo de autos, sino también de la calidad de los desayunos escolares que reparte el DIF.

Como era de esperarse, vino de inmediato el rasgamiento de vestiduras y la indignación del “orgullo nacional” (lo que sea que eso signifique). ¡Terrible ofensa hacia la Patria! ¡Imperdonable burla hacia la prístina cultura mexicana y sus raíces! ¡Blasfemia contra la “raza de bronce”! ¡Nacayotzin y Cacamapichitli deben estar revolcándose en sus tumbas! ¡Méndigos ingleses masiosares!

Yo me uno a la indignación: tanto esfuerzo que hemos puesto los mexicanos para promover una imagen de narcos, violentos y corruptos, para que estos señores nos salgan con el obsoleto estereotipo del mexicano con sombrero y sarape, durmiendo la siesta debajo de un nopal.

Ya en serio, ubiquémonos. “Top Gear” es un programa inglés sobre automóviles que trasmite BBC por televisión. El programa es muy divertido, con un humor irreverente. Si los populares conductores de “Top Gear” se han burlado de franceses, norteamericanos, australianos e italianos, ¿qué nos hace pensar que no se podían burlar nunca de los mexicanos? Ni que fuéramos perfectos.

El problema es que los conductores de “Top Gear” tienen una imagen errónea del mexicano. Para cambiarla un poco, aquí les presento algunas fotografías de orgullosos mexicanos dinámicos, honestos, inteligentes y, sobre todo, muy chambeadores:

 

 

¿Ya ven, señores de “Top Gear”? ¡Su estereotipo está equivocado! ¿O en dónde ven los nopales, los sombreros y los sarapes? (Lo de la última foto no es un sarape ni un sombrero: es un traje regional típico llamado “cazavotos”).

En lo que sí discrepo es en el calificativo que le dan a la comida mexicana. Después de todo, ¿cuánta autoridad moral pueden tener los ingleses (creadores de suculentos manjares como el Marmite, el Kedgeree, el embutido de riñón, el Fruit Cake y el pay de anguilas) para criticar la gastronomía de otros países? Ahora bien, si el concepto que tienen estos señores de la comida mexicana lo obtuvieron de “Taco Bell“, entonces lo comprendo.

Deberíamos madurar como pueblo y tomar esta anécdota como lo que es: un conjunto de chistes simplones (de mal gusto quizás, pero chistes al fin) de un programa de televisión. Punto. Si seguimos igual, además de panzones y flojos, también nos van a identificar como niños llorones que nos indignamos por cualquier babosada.

.

Kalimbazo

La nota del día de ayer: las autoridades de Quintana Roo han liberado la orden de aprehensión contra Kalimba, por violación a una menor. Más tarde me entero que ya lo capturaron.

Esta nota sería irrelevante y quedaría solamente como uno de muchos escándalos de la farándula, de no ser por un detalle que me inquieta: la sorprendente rapidez de las autoridades de Quintana Roo para ejercer acción penal sobre el cantante. Situación que sorprende aún más si consideramos que los propios quintanarooenses (¿así se escribe?) le recriminan constantemente a sus autoridades la complacencia y hasta complicidad (recordemos a Greg Sánchez o al ex-gobernador Mario Villanueva) en que han dejado crecer en la entidad al narcotráfico, el tráfico de personas y la prostitución infantil.

Este último punto es el interesante respecto al caso.

Y es que se está manejando por muchos internautas una versión en donde se cree que las autoridades de Quintana Roo han actuado con velocidad en el caso Kalimba, con la intención de evitar que salga a la luz una red de prostitución infantil en donde están involucrados varios políticos de alto nivel. Quizás sea porque los mexicanos ya desconfiamos de nuestras autoridades a priori, pero la idea no me parece en absoluto descabellada.

El caso no parece estar definido como para haber girado y aplicado la orden de aprensión con tal rapidez. Me parece que las pruebas de la niña Deyanira Rubí Daiana son poco sólidas, amén de las declaraciones de otros testigos que parecen contradecirla. Bajo este escenario, la acción de las autoridades puede explicarse de dos formas: o tienen pruebas contundentes sobre la supuesta violación, o en efecto están tratando de tapar el asunto.

Pero si se trataba de encubrir, ¿por qué la menor demandó a Kalimba por violación? Una razón puede ser, por supuesto, que efectivamente la haya violado. Otro curso de acción podría haber sido el siguiente: la muchachita intenta extorsionar u obtener algo del artista; éste se niega y la niña, en un arranque de hormonas, lo denuncia por violación. Ante el hecho, las autoridades se ven obligadas a demostrar, a toda costa, que se trata de una violación, y encarcelan al cantante (pudiendo existir inclusive amenazas hacia el artista). Por supuesto, todo esto es mera especulación.

Las siguientes acciones de las autoridades de Quintana Roo nos demostrarán por dónde va el asunto. Queda el punto pendiente de averiguar si, en efecto, las dos escuinclas trabajaban de “edecanes” para alguna agencia. De ser así, lo siguiente sería investigar por qué una agencia contrata a menores de edad para un trabajo que evidentemente no es adecuado para niñas y, posteriormente, descubrir si dicha agencia ofrece servicios de “damas de compañía” (como lo hacen muchas agencias de edecanes y modelos). Si la investigación no se desplaza en ese sentido, la teoría del encubrimiento tomará más fuerza.

.

OV…¡4!

¿Qué piensa usted del caso de Kalimba?

En mi opinión, al pobre Kalimba le pusieron un tremendo cuatro de este tamaño:

Y no es que yo crea que Kalimba es una blanca paloma (o medio morenita en este caso). Pero realmente no me trago eso de la “niña inocente e indefensa” que fue brutalmente violada por el cantante. ¿O acaso a usted le parece adecuado llamar “niñas inocentes e indefensas” a unas jovencitas de 17 años, que trabajan de edecanes y que se fueron a meter a la habitación del hotel de Kalimba? ¿Nos van a salir con que las muchachitas se metieron a su cuarto con la idea de jugar a la matatena nada más?

Estoy seguro que para Kalimba era una noche como muchas otras: concierto, unos alcoholes, edecanes en el cuarto, sexo y lujuria. La diferencia esta vez fue que una de ellas es menor de edad y lo acusó de violación. Sería interesante analizar la situación jurídica de la agencia de edecanes que contrató a menores de edad para ese tipo de trabajo (no nos hagamos tontos, ni seamos hipócritas: muchas agencias de “edecanes” manejan también el negocio de “damas de compañía”, es decir, sílfides para gente de “caché”).

Lo de Loret de Mola, lamentable. Hay que recordarle que es periodista, no Ministerio Público. Su labor es realizar investigación periodística y no judicial. Fue una estupidez de Kalimba presentarse en la entrevista, pero Loret de Mola lo acorraló con preguntas como si fuera un fiscal, de esos que salen en películas gringas de abogados.

A partir de la entrevista, se puede inferir que Kalimba sí tuvo relaciones sexuales con la muchacha; falta demostrar que fue violación, pero de cualquier forma el cantante tiene problemas por ser ella menor de edad. Pienso que la muchacha no es tan ingenua: sabía a lo que iba o a lo que se arriesgaba. ¿Por qué decidió denunciar a Kalimba por violación? No lo sé. Tal vez sí la violó, pero lo dudo. Tal vez se trata de una venganza, o quizás la muchacha intentó obtener algo de Kalimba (dinero, por ejemplo) y, al no obtenerlo, lo denunció.

Moraleja: por más pisto que traigas encima, y por más calentura que andes, pide siempre una identificación oficial. Y si te presentan una credencial del IFE 03, ni le entres.

.

Bueno, la dichosa película ya se estrenó en Estados Unidos y en algunos países latinoamericanos (en particular en Chile). La película recaudó casi 44 millones de dólares y va a la cabeza de la lista, superando a “El Oso Yogui” y a las “Crónicas de Narnia 3″… bueno, sinceramente la tiene mucho más fácil que la original de 1982, que tuvo que competir en taquilla contra “E.T.: el Extraterrestre”.

De acuerdo a los comentarios iniciales, la trama es una basura gigantesca, pero los efectos especiales hacen ver a “Avatar” como un video musical de los 80’s. Parece que las actuaciones no son tan malas (o tal vez el argumento es peor y por eso no se nota tanto), destacando Jeff Bridges quien, según algunos críticos, salva la película con su papel. La musicalización también ha recibido criticas muy favorables y, aunque Daft Punk nunca ha sido de mi agrado, reconozco que su monótono y repetitivo ruido le va bien a Tron.

En resumen, los puntos positivos de la película son sus efectos especiales, sus escenas de acción y su banda sonora; en pocas palabras, una experiencia visual interesante. La iré a ver con la actitud con la que veo una película porno: mientras el aspecto visual sea agradable, ¿qué diablos importa la trama?

.

Marcelino, birote y chela

Hace unos días se anunció el próximo estreno de una versión, al parecer mexicana, de la película “Marcelino, pan y vino”, aquella joya del cine melodramático con la que nuestros padres nos traumaron y torturaron cuando éramos niños (junto con “Remy” y “Candy, Candy”). Muchos chiquillos dejaron de acercarse a los crucifijos, por temor a que de pronto el Cristo crucificado se volteara y comenzara a hablarles (algo que a mí, incluso ahora, me provocaría una diarrea de dos semanas).

Supuestamente, se trata de una versión actualizada de la película original, aunque parece ser que dicha actualización se limitará a las cuestiones técnicas, pues se ambientará en la época de la revolución mexicana. Menos mal; si se adaptara a estos días, las charlas de Marcelino con el crucifijo serían causadas por un exceso de mota y no por un milagro, y la película terminaría con el suicidio de Marcelino a los pies de la cruz, para no sufrir más abusos sexuales de “fray Papilla”.

.

Aficionada… ¿a TRON?

En mi búsqueda de imágenes e información para la entrada anterior me encontré con esta aficionada a TRON (¿”tronada”?) Por el control que trae en la mano, suponemos que también le gusta jugar al Xbox. De pronto hasta me dieron ganas de jugar “Halo” (y eso es mucho decir).

.

Tron Legacy

Actualización (4/Feb/2011): finalmente pude terminar de redactar mi reseña sobre “TRON: Legacy” con mi opinión acerca de la película. ¿Cumplió mis expectativas? Sí, en muy buena parte, aunque con sus defectitos.

———————————————————————————

En un par de semanas se estrena la película de Disney “Tron Legacy”. Ya amenacé a mi esposa: si no me acompaña, me voy solo al cine (parece que eso sucederá, pues no se le ve la menor intención de acompañarme). La veré en pantalla gigante en 3D para disfrutar del espectáculo. Luego la veré de forma normal para meterme más en la trama, y quizás también la vea en español, a ver qué tal la doblan. Posteriormente, me compraré la película cuando salga en Blu-Ray. Oh, por cierto, no tengo reproductor de Blu-Ray, así que tendré que comprarme uno… y también una TV de LED con 3D para verla como debe ser. Bueno, eso suponiendo que no resulte un churro, en cuyo caso solamente la veré dos veces en el cine y nada más me la compraré en DVD.

Tron Legacy es, como puede suponerse, la secuela a la película Tron de 1982. La original no la vi en el cine, porque aún era un mocoso de 10 años que solamente iba al cine si lo llevaba su mami, y la mami de este mocoso prefirió llevarlo a ver otras cosas. La primera vez que vi Tron (tendría unos 10 u 11 años) fue en la flamante videocasetera Beta de uno de mis tíos, muy de moda en esos tiempos (la videocasetera, no mi tío), en una copia pirata. La película estaba en inglés, por lo que no entendí ni madres; pero eso no me importó, con los efectos especiales tuve suficiente. Cada vez que íbamos a Celaya con la familia aprovechaba y veía Tron de nuevo, tantas veces, que mis tíos me echaban carrilla: “Ponla otra vez Paco, yo creo que ahora sí ganan los rojos”. Pero como dice el dicho que “a palabras necias, oidos sordos”, simplemente ignoré lo que me decían y volvía a insertar el videocassette.

Intellivision with the game AstroSmash

El artefacto que me robó mi infancia y preadolescencia (y no me arrepiento). Fuente: Wikipedia.

El siguiente paso lógico era jugar el videojuego, pues si la película trataba precisamente sobre videojuegos, seguramente existiría alguno inspirado en Tron, ¿o no? Pues sí. Por esas fechas yo tenía una consola de videojuegos: el mítico Intellivision de Mattel (el Atari era más popular, pero el Intellivision dominaba). Mattel obtuvo la licencia de Disney y publicó tres juegos sobre Tron:

  • Tron: Deadly Discs” simulaba (muy, muy simulado) el combate con discos de la película. De los tres juegos, era el mejorcito y, según muchos, uno de los mejores juegos del Intellivision, aunque a mí realmente no me gustaba tanto.
  • Tron: Maze-a-Tron”, un juego bastante malito con un laberinto dentro de una computadora (literalmente dentro de la computadora: el laberinto estaba formado por chips y microcircuitos). Sin embargo, el sonido era muy bueno, y tenía el atractivo de enfrentarse cara a cara contra el MCP.
  • Tron: Solar Sailer”, un juego del dispositivo Intellivoice, que le permitía al juego hablar con voces humanas grabadas (algo totalmente innovador en esos años). Juego muy difícil y tedioso, tenía la gracia de contar con buena música (aunque algo repetitiva) y buenas voces, además de reivindicar como villanos a los temibles Reconocedores de la película.

Sobra decir que los jugué todos hasta el cansancio, al igual que la maquinita del videojuego “oficial” de Tron (aunque por mis reflejos de caracol y mi pulso de endulzadonas nunca pasé del primer nivel).

Este aparatejo me despojó de mucho del dinero que mis papás me daban por portarme bien y por no andar de vago jugando a las maquinitas.

Años más tarde, volvieron a proyectar Tron en el cine. En esos tiempos, las funciones eran dobles, con una película estelar y una de relleno. Tron iba de relleno junto con el re-estreno de “La Cenicienta”. Fui con unos vecinos y, aunque fue interesante ver a La Cenicienta (yo no la había visto), en realidad todos íbamos a ver Tron. Fue la primera vez que la vi con subtítulos; nuevamente no entendí ni madres, pero algunos detalles me quedaron un poco más claros.

Pasaron otros añitos y volví a ver Tron, en un video VHS. Nos habíamos inscrito por primera vez a un videoclub (los famosos “Video-Centro”) y nos llevamos algunas películas para verlas, entre las que estaba, por supuesto, Tron. Mi madre me quería ahorcar, pero no me dijo nada. Ahora con más calma y con la posibilidad de detenerla y volverla a ver, le entendí un poco mejor. En ese tiempo yo ya empezaba a dar mis pininos en las computadoras y me sorprendió ver que el argumento de la película, a pesar de ser completamente fantasioso, contiene algunos elementos y conceptos técnicos bastante cercanos a la realidad. El que hizo el guión sabía de lo que estaba hablando.

En el 2002, salió un DVD de edición especial celebrando los 20 años de la película. Obviamente, lo compré y lo vi varias veces. Era una versión “remasterizada”, con escenas mejoradas (al estilo del relanzamiento de “La Guerra de las Galaxias”), pero lo mejor estaba en el material adicional: un documental de dos horas, al estilo de “cómo se filmó”, con mucha información interesante sobre el filme. También salió un juego para PC, “Tron 2.0”, que conseguí (en este caso pirata, en la pulga) y jugué hasta terminarlo. En esta ocasión el protagonista es Jet Bradley, hijo del programador Alan Bradley, quien era amigo de Kevin Flynn (el protagonista de la película original) y creador del programa Tron. El juego resultó bastante aceptable, con muy buenos gráficos, sonido y música, al grado de que realmente se sentía toda la atmósfera de la película.

Con este breve relato se puede ver que la película me gustó un poquitín. ¿Cuánto me gustó Tron? Bueno, puedo afirmar que decidí estudiar lo que estudié (sistemas computacionales) gracias a Tron (o por culpa de Tron, como se quiera ver). Se podría decir que soy un fanático de Tron (aunque no a tal grado como para hacer esto).

La película original fue la primera en utilizar de manera extensiva imágenes generadas por computadora, en muchos casos combinadas con actuaciones reales. Curiosamente, Tron fue nominada solamente para el Oscar en vestuario y sonido, pero no para efectos especiales: la Academia no la tomó en cuenta por considerar que “hicieron trampa” al utilizar computadoras para los efectos.

Tron fue un fracaso de taquilla. Aunque IBM había lanzado sus primeras PCs en 1980, las computadoras todavía resultaban ajenas y exóticas para mucha gente. El argumento de la película era un poco oscuro, lleno de jerga computacional, que al final resultó difícil de asimilar. Agreguemos el hecho de que tuvo que competir en taquilla con la película de Spielberg “E.T.: El Extraterrestre” y tenemos una fórmula para el fracaso. Sin embargo, Tron se convirtió en una película de culto, idolatrada por todos los nerds a los que les encantó (me incluyo). Por otra parte, a pesar del fracaso en taquilla, Disney consideró que la animación por computadora tenía futuro en la industria, por lo que decidió apoyar económicamente al equipo técnico que desarrolló la película. A partir de ahí, unos años después se creó una división de Disney dedicada a las animaciones por computadora y de la que probablemente hayan escuchado mencionar en alguna ocasión: Pixar.

Para calentar motores, voy a desempolvar mi DVD de aniversario para ver de nuevo la película y recordar algunos puntos de la trama que seguramente ya olvidé. A los que nunca vieron la película original y pretenden ir a ver Tron Legacy, les recomiendo ampliamente que primero consigan y vean Tron, o de lo contrario podrían no entender la mitad de lo que ahí aparece. Además es una buena película. Les dejo aquí una muestra: la escena de la competencia de moto-luz, probablemente la mejor secuencia de la película.

Antes de que alguien venga y me diga que los gráficos apestan, y que cualquier ñoño podría hacer una animación mejor en una PC de cibercafé, les recuerdo que la película se hizo en 1982. En esa época, esto era tecnología de punta.

¿Cómo lucen las cosas 28 años después? Comparen con esta escena. Es el primer trailer de Tron Legacy, que también incluye una competencia de moto-luz.

Este es el último trailer para promocionar la película (hay otros dos, pero este me parece el mejorcito).

A partir de los trailers, se pueden deducir varias cosas:

  • El actor que hace del hijo de Flynn es bastante teto. No le veo finta de héroe de la película, y su actuación seguramente se verá opacada por Jeff Bridges y hasta por Olivia Wilde (aunque no precisamente por sus habilidades histriónicas).
  • Al parecer, Kevin Flynn regresó al interior de la computadora, pero quedó atrapado ahí durante años, y ahora su hijo intentará rescatarlo. Tierna historia… pero bueno, no hay que olvidar que es una película de Disney.
  • El villano en esta ocasión es Clu, un programa de Flynn que es eliminado en la película original por el MCP. Debe tratarse de una versión nueva del programa que, de cierta forma, se ha revelado contra su creador. Por cierto, Clu está personificado por una simulación computarizada de Jeff Bridges más joven.
  • Habrá acción en buena cantidad: combate con discos, moto-luz y hasta vehículos aéreos… y todo en 3-D.

Queda la incógnita sobre la posible reaparición de TRON en la película. Es probable, ya que en el trailer aparece Bruce Boxleitner en su personaje original de Alan Bradley, quien también personificó a TRON en la película original.

Lo que parece ser un hecho es que no veremos al MCP como villano, lo cual para mí es una lástima, ya que considero al MCP como un magnífico antagonista (aclaro, MCP no es Microsoft Certified Professional, sino “Master Control Program”. Otro tipo de villano, pues). Su voz era mucho más cool que la de Darth Vader, y su aspecto era muy atemorizante, como se puede ver en estas escenas de la película.

Esta es la primer imagen que se nos presenta en la película del MCP: un holograma mediante el cual se comunicaba con su achichincle Sark.

En esta escena clásica vemos al MCP de lejos, justo antes del clímax de la película.

Cerca del final de la película, TRON se encuentra frente a frente con el MCP en persona.

El MCP no trascendió debido a que el antecedente de una inteligencia artificial malévola en el cine era nada menos que HAL-9000, por lo que la barra estaba muy alta. En su favor, podemos decir que lo más que HAL-9000 hubiera podido hacer era matar a unos cuantos astronautas y echar a perder una misión espacial, mientras que el MCP llegó a amenazar con meterse a los sistemas de seguridad militares y desatar una guerra nuclear… y se le ocurrió esa idea mucho antes que a Skynet (de Terminator); la diferencia es que Skynet sí lanzó los misiles y el MCP no pero, bueno, ¿qué esperaban de una película de Disney?

En cuanto al argumento de la película original, debo reconocer que la historia tiene bastantes inconsistencias y escenas sin sentido. En ocasiones parece que la escena fue insertada a la fuerza, sin justificación, solamente para mostrar alguna animación por computadora interesante. En otros casos, se trata más bien de cuestiones ilógicas en la trama; por ejemplo, Encom (la empresa en donde supuestamente trabajaba Flynn) tiene ingenieros capaces de desarrollar un laser que puede trasportar la materia hacia el interior de la computadora (que es la premisa principal de la película), ¿¡pero al que ponen de Director General es al que programó un videojuego!? Además, el final es muy decepcionante: después de ver trepidantes escenas de moto-luz y combate de discos, uno espera un emocionante enfrentamiento final, con más acción en la pelea de Tron contra Sark, y un duelo más bien mental entre Flynn y el MCP; afortunadamente, la secuencia posterior a la destrucción del MCP está tan bien hecha (imágenes y música) que se perdona un poco el blando clímax.

Ahí estaré, en primera fila, para ver Tron Legacy. Realmente no espero mucho por parte de la historia, con que sea una trama un poquito más consistente que la de la película original me conformo. En lo que Tron Legacy seguramente no decepcionará será en las escenas de acción y los efectos especiales. De acuerdo a lo que se ve en los trailers, todo apunta a que la película será un verdadero agasajo visual, incluyendo, por supuesto, a Olivia Wilde:

Esa es la actitud.

El programa Quorra. Ojalá así estuviera el programa de pedidos de mi changarro.

Ya les estaré comentando en un futuro si la película valió o no la pena. 28 años de espera es mucho tiempo.

.

Cri Crí

El sábado pasado me pude organizar para atender algunos pendientes del trabajo y librarme a la 1 de la tarde, para asistir a un evento infantil en el Teatro Doblado. Se trataba de un espectáculo de Cri-Crí, parte del Festival Internacional Cervantino, en uno de los pocos eventos que se organizan en el rancho.

Debo reconocer que el evento me dejó gratamente sorprendido. No me imaginaba de qué se trataría; al final resultó ser un espectáculo de danza, inspirado en algunas de las canciones del famoso compositor. La puesta en escena corría a cargo de la Compañía Nacional de Danza, así que no se podía esperar otra cosa en cuanto a calidad, con coreografías más cercanas al ballet que a un simple bailable. El vestuario muy moderno y creativo, y el manejo de luces bastante aceptable.

¿Algún punto negativo? Sí. Desde mi punto de vista, creo que la escenografía pudo ser mejor, más vistosa (recordemos que era un evento para niños). Aunque los arreglos musicales eran bastante buenos, el sonido no ayudaba mucho, cosa que empeoraba por la mala acústica del Doblado. Y para los muy quisquillosos, resulta fácil cuestionar la temática de algunas de las canciones de Cri-Crí, en particular las que hablan de morenazos (como el “Negrito Sandía” o el “Negrito Bailarín”). Espero que don Jesse Jackson nunca asista a este show.

¿Y lo mejor del evento? Bueno, podría ser la parte en donde aparece un dragón chino, sorprendiendo a todos los escuincles, en una canción que nunca había escuchado (y que desafortunadamente no parece ser una de las mejores de Cri-Crí); o tal vez “La Merienda”, sin duda la más divertida de las representaciones; o quizás “El Ratón Vaquero”, que resultó el baile más animado (aunque con el extraño vestuario, los vaqueros parecían más bien salidos de “Secreto en la Montaña”). Pero si nos preguntan a los padres de familia presentes, coincidimos con el punto de vista de mi hijo: lo mejor fue la “Negrita Cucurumbé”, que nos dejó sin aliento a todos los varones.

En fin que valió mucho la pena el espectáculo, además de que no estuvo caro. Y en comparación con la bazofia de obras previas como las presentaciones pirata de los Backyardigans o “Hi-5”, resultó muy superior e infinitamente mejor en el aspecto cultural.

.

Tiziano… ¿fierro?

Siguiendo los pasos de Ricky Martin tenemos a Tiziano Ferro, estrellita fugaz que se hizo más famoso por criticar a las mujeres mexicanas que por sus canciones y que esta semana, al igual que Ricky Martin, ha decidido salir del clóset (no sabemos si del mismo clóset.) Es decir, aceptó su homosexualidad ante los medios.

Recordemos que Tiziano Ferro logró dudosa fama al afirmar que las mujeres mexicanas eran “bigotonas”, con lo que de inmediato se ganó la antipatía de todos nosotros, acomplejados mexicanos. Pero ahora entendemos que en realidad se trataba de un piropo, pues nos damos cuenta que el italiano se siente atraído por los bigotes.

Ahora sí, mis bigotoncitas paisanas, ya tienen un buen pretexto para obtener revancha. Dense vuelo con “don Tizzi”.

.

A %d blogueros les gusta esto: