Category: Noticias


El día de ayer se generó bastante ruido en Twitter con respecto a un documento en el que Josefina Vázquez Mota, supuestamente, había “insultado” a la UNAM. Como me encanta la grilla y ya me había divertido mucho con los resbalones del “copetes” Peña y su teleprompter, de inmediato entré a ver de qué se trataba, esperando algo de información valiosa o, por lo menos, jocosa. Lo que encontré, desde mi punto de vista, no es nada gracioso; por eso, creo que vale la pena dedicarle una entrada.

Primero lo primero. ¿De qué se trata el chisme? Siguiendo las “fuentes” de información me encuentro con el sitio que difundió la nota: “La Primera Plana“. Si usted no había oído hablar de tal medio de noticias, no se preocupe: es normal. La nota completa la puede ver en el artículo en cuestión: “Josefina insulta a la UNAM; la califica de ‘monstruo’“.

Si desea leer el artículo completo, adelante; es muy breve. De cualquier forma, lo resumo aquí:

La nota hace referencia a la tesina que presentó JVM en 1998 para obtener su título de Licenciada en Economía de la Universidad Iberoamericana. En este documento, Josefina menciona a la UNAM, describiéndola como un “monstruo” de más de medio millón de alumnos. En el artículo se anexa una foto de la página del documento donde dice lo anterior marcado con amarillo; esta es la fotografía:

Esta es la página en donde supuestamente Josefina insulta a la UNAM. ¿Nota usted algo raro en la foto?

No hace falta ser un experto, ni muy observador, ni muy brillante, para darse cuenta de que la fotografía está alterada. Supuestamente, el último renglón aparece en la página siguiente del documento y por eso lo pegaron ahí para no colocar otra imagen; sin embargo, anoche que volví a revisar la nota para elaborar esta entrada, me di cuenta de que ya habían agregado las imágenes “originales”. Claro que lo hicieron sin aclaración, ni errata, ni nada. Esta es la imagen de la segunda página:

Esta es la imagen de la tesina de Josefina. Verso sin esfuerzo.

Observe con atención en la esquina superior derecha el número de página (45). Parece una alteración, aunque los “artefactos” (las pequeñas líneas sobre el número 45) podrían deberse simplemente a una mala calidad de compresión del archivo jpg.

La nota además critica a Josefina Vázquez Mota afirmando que “tardó 20 años en titularse”. Esto por supuesto es soplarle a la lumbre: Josefina estudió su carrera de 1978 a 1983, y presentó su tesina en 1998. En realidad, tardó 15 años y no 20 en conseguir su título. ¿Mucho tiempo? Sí. ¿Fue un fosil? No, y no aplican las comparaciones con los conocidos fósiles de la UNAM (el Peje y el “Mosh”): ella terminó su carrera en 5 años (lo que normalmente duran las carreras); que se haya tardado 15 años en obtener su título no significa que se pasó esos 15 años navegando entre materias reprobadas.

Bueno. Hasta aquí, todo parece puro aire caliente. Para mí, la nota carece de credibilidad, por los siguientes detalles:

  1. Aparece en un medio de noticias desconocido. Más aún, si revisa las noticias del sitio, encontrará muchos artículos en contra de JVM y de AMLOve, todos parciales y tendenciosos, pero ninguno atacando al “copetes” Peña Nieto. Todo parece indicar que este es un sitio falso de noticias establecido para apoyar a EPN, algo similar a lo del Ectivismo.
  2. La propia redacción de la nota es tendenciosa, tratando de encontrar insulto donde no lo hay. El hecho de que primero publiquen una fotografía alterada y después agreguen las demás sin ninguna aclaración ni errata reduce aún más la credibilidad del artículo.
  3. No le veo mucho sentido atacar a Josefina por algo que escribió hace 14 años en un trabajo universitario. De hecho, es probable que lo que el artículo muestra sea un borrador o, simplemente, una evidencia fabricada (no tenemos forma de comprobar que esas fotos son de la tesina sin revisar el documento original). Mi duda surge porque el lenguaje utilizado en la redacción del párrafo marcado en amarillo utiliza términos poco técnicos (“monstruo”) y emite una opinión sin sustentarla con datos o referencias bibliográficas; esto normalmente un buen tutor de tesis lo detecta y lo elimina.

Esto no dejaría de ser una simple calumnia hecha por un medio cuestionable (cuyo fin, al parecer, es precisamente calumniar). El problema es que esta información cayó en terreno fértil sobre los estudiantes de la UNAM. Basta con hacer una búsqueda en Twitter como “Josefina insulta a la UNAM” para ver la cantidad de twits que ya dejan el cotorreo para volverse verdaderos gritos de odio.

¿Exagero? Tal vez, pero hasta a mí me tocó (igual y por eso ando de chillón). Después de leer el artículo, escribí este inocente twit:

“Ese TT de “Josefina insulta a la UNAM” es puro aire caliente, sacado de una foto alterada que publicó un medio poco serio.”

Con eso bastó para recibir varias respuestas con muchas linduras. Me llama la atención en particular un twittero que respondió 4 veces a mi twit. Les muestro aquí sus respuestas y algunas reflexiones mías, aunque obviamente no lo voy a ventanear ni con su foto, ni con su usuario de Twitter (no soy tan hojaldra):

  • Su primer respuesta fue: “COMO ERES PERITO EN GRAFOSCOPIA Y DOCUMENTOSCOPIA NOS DAS TU OPINION EXPERTA VERDAD JOSEFINA INSULTO A LA UNAM”. La verdad, no soy perito en esas cosas, pero tampoco soy tan baboso como para no ver la evidente edición de la primera foto que publicaron en la nota (en ese momento todavía no publicaban las fotografías de cada página por separado). Sarcasmo, agresión y una tecla de Bloq. Mayús descompuesta.
  • Unos segundos después llegó su segunda respuesta a mi twit: “ALGUNA VEZ HAS ESTADO EN CIUDAD UNIVERSITARIA, SEGURAMENTE SIEMPRE TENIAS DINERO PARA COMER O PARA PRESENTAR TUS TRABAJOS”. Como el jovenazo no utiliza signos de puntuación, ignoro si me está preguntando o si lo afirma… por lo tanto no le contesté. En este punto se alcanza a percibir un cierto resentimiento clasista por la expresión “seguramente siempre tenias [sic] dinero para  comer”… pues afortunadamente sí. No entiendo mucho a qué viene al caso esa respuesta, ni tampoco creo que todos los estudiantes de la UNAM estén tan jodidos como para no poder comer… pero bueno. A comentario absurdo, respuesta nula de mi parte.
  • Su tercer twit es más interesante: “DONDE ESTUDIASTE NO ME DIGAS EN LA IBERO VERDAD?” En este momento, me doy cuenta de dos cosas: 1) el chavo estudia (o estudió) en la UNAM y 2) por su redacción veo que le tiene que echar más ganas al estudio. Ahora bien, ¿cómo llegó a la deducción de que yo estudié en la Ibero? (deducción errónea, yo soy “chico Tec”). Me imagino que este individuo no concibe que yo pueda defender a alguien que, desde su punto de vista, “insultó” a la UNAM (además, no defiendo lo que dijo, cuestiono la veracidad de la nota); por lo tanto, para él solamente hay una explicación: la defiendo porque también estudié en la Ibero, igual que JVM. Y, como todos sabemos, los de la Ibero odian a los de la UNAM, ¿verdad? Me queda claro que el muchacho no es un pejefan, ni un “copetista”, porque no me acusó de ser un “puñetero fascista yunqueto panucho” (algunos sí me dijeron eso). Para él, que sin duda debe seguir en la escuela, el mundo se reduce a un conflicto de cofradías escolares, en donde “los buenos, pobres pero inteligentes de la UNAM” están en constante y noble lucha contra los “riquillos corruptos y fresitas de la Ibero”. Y yo que pensaba que la educación clasista la daban en las escuelas particulares (porque el clasismo funciona hacia los dos lados, no nada más de ricos a pobres).
  • La cuarta respuesta no vale la pena mencionarla. En ese último twit, este joven me dirige un insulto algo fuerte (sin groserías, eso sí, pero no es necesario decir malas palabras para ofender a alguien). Aquí simplemente respondí que, por favor, no me insultara porque yo en ningún momento lo hice.

Claro, esto es anecdótico solamente. El problema es que a través de un medio de difusión irresponsable se azuza a una comunidad de estudiantes muy voluble a la indignación y, por lo que se ve, pronta para reaccionar con violencia. Lo entiendo perfectamente: si en estos momentos alguien llega conmigo e insulta al Tec, solamente me causará gracia y pena; pero si eso lo hacen cuando yo era estudiante, seguramente me caliento y le ando soltando sus cates. Ese es el riesgo que se corre al tratar de prender el polvorín: odio, divisionismo, “nosotros y ustedes”, “están conmigo o están contra mí”. Esas técnicas son típicas de los ultraizquierdistas y los pejefans, pero me sorprende que vengan de un medio “copetista” (o tal vez solamente quisieron calumniar a JVM y no le tantearon el agua a los camotes, como dicen en mi tierra).

Bueno y, a todo esto, ¿hubo insulto o no? Suponiendo que lo que sale en las fotos sea realmente de la tesina de Vázquez Mota, yo no veo “insulto”. Se puede notar que el término “monstruo” se refiere al tamaño de la Universidad, que llega a salirse de control en ocasiones por lo enorme que es. Desconozco si es real o no lo que se dice, pero dudo que no sea verdad. Por otro lado, hay que entender el contexto histórico: la tesina se escribió en 1998, justo antes de que el “Mosh” y su banda de rufianes conocida como el “CGH” secuestraran las instalaciones de rectoría de la UNAM; es decir, doña Chepina no estaba tan equivocada con lo que escribió en 1998.

Anuncios

Ethan Peña

Desde lo más recóndito de nuestra bizarra clase política, llega hasta nosotros el señor Ethan Peña, curiosa combinación entre Ethan Hunt y Enrique Peña Nieto.

De Ethan Hunt, el famoso protagonista de las películas de “Misión Imposible” caracterizado por Tom Cruise, nuestro amigo Ethan Peña toma el gusto por el peligro, la acción explosiva y las armas de fuego, tal como lo muestra en esta fotografía que él mismo publicó en su perfil de Facebook:

Esta es la foto que Ethan Peña tenía publicada en su Facebook (tenía: ya la quitó).

Este hombre comparte con Enrique Peña Nieto no sólo el apellido, sino otras dos características propias del candidato copetón: también está involucrado en la política (aunque Ethan pertenece al PRD y no al PRI) y comparte con Peña Nieto su afición por la literatura y el desarrollo intelectual y cultural. Su amplio acervo literario se puede apreciar en su distinguida y poética prosa que se demuestra en uno de sus comentarios de Facebook, en donde Ethan le explica con fina y natural prosapia a uno de sus amigos, qué tipo de arma porta en la fotografía, así como uno de los usos que le piensa dar:

“ira pinche mapache pelos de estopa es una usi de 35 calibre 9mm ok para ke sepas con esa te saco toda la caca ke tienes en el culo…”

Disfrute usted de la estructura del texto, su perfecta ortografía, su impecable gramática, una verdadera sinfonía literaria, miel para los ojos y oídos. Definitivamente, todo un literato al más fiel estilo de los Peña.

Este angelito es candidato a narcodiputado plurinominal por el PRD para el estado de Michoacán. Así es, plurinominal; lo que significa que ni usted ni yo tenemos forma alguna de evitar su llegada a la Cámara de diputados. ¿Es ésta la República Amorosa que propone el orate de Macuspana? No dudo que AMLOco aparezca pronto para afirmar que la metralleta de Ethan Peña es para disparar “balas de amor” y así terminar con la violencia y la delincuencia organizada.

Este hecho ya trascendió en las redes sociales. Incluso el periódico Milenio publicó una nota al respecto. Como consecuencia, el candidato a narcodiputado se dio a la tarea de eliminar primero la foto y luego su perfil completo de Facebook. En estos momentos corren algunos rumores (que no he podido confirmar) afirmando que el PRD ha expulsado a Ethan Peña del partido. Ok, eso lo dábamos por hecho; la pregunta es: ¿en qué momento lo meten al bote por andar portando armas de uso exclusivo del ejército? ¿Acaso piensa el PRD que con expulsarlo del partido nos quedamos todos muy contentos? Además me indigna el cinismo y la hipocresía del PRD. ¿Nos van a salir con que no sabían qué clase de fichita era don Ethan? ¿Pues qué no revisan la integridad de sus candidatos (ok, exageré; por supuesto que no lo hacen)? ¿Por qué tienen que tomar acciones hasta que las cosas llegan a la opinión pública? Quiero pensar que si nadie se hubiera dado cuenta, ¿tendríamos un narcodiputado más, como César Godoy?

Por último, y por si alguien trata de defender a este rufián diciendo que no podemos asegurar que sea un delincuente, planteo lo siguiente: ¿qué tipo de persona es capaz de publicar en su Facebook una fotografía suya portando un arma, a pesar del clima actual de inseguridad y violencia? Alguien, o muy idiota, o que se siente protegido. Yo pienso que es una combinación de ambas cosas.

Así son nuestros queridos partidos políticos. Primero postulan a verdaderas lacras sociales para puestos políticos y después se preguntan, indignados, por qué los ciudadanos tenemos tan mala imagen de ellos. ¿Por qué será?


Actualización (14/Mar/2012): Pues resulta que al candidato a dipunarcosicario Ethan Peña no sólo lo borraron de las listas de los plurinominales, sino que también lo expulsaron del partido y lo destituyeron de su puesto en el PRD.

¿Es suficiente? No. Para mí no. El tipo debe ser investigado y, si tiene nexos con la delincuencia organizada, pues al bote. Según eso, tanto el PAN como el PRD metieron denuncia en la PGR; del PAN lo creo, del PRD pienso que es puro choro mareador para “limpiar” su imagen.

Siciliadas

Me entero en las noticias de un incidente que ocurrió poco antes de la reunión entre Javier Sicilia y el Presidente, en el Castillo de Chapultepec. Resulta que, al llegar al lugar, la seguridad presidencial intentó hacer una revisión de rutina al Sr. Sicilia y a sus acompañantes. Esto fue suficiente para que don Javier se sintiera ofendido y amenazó con abandonar el lugar y dejar plantado al Presidente.

“Nos están haciendo una revisión protocolaria. Nosotros no aceptamos esa revisión porque hemos demostrado que somos un movimiento ético y digno. Yo represento a este movimiento y si tratan como sospechosos a la gente de mi movimiento, me están tratando como sospechoso a mí”, dijo.

Señor Sicilia, lamento muchísimo la muerte de su hijo y comparto muchas de las ideas de su movimiento; pero, con todo respeto, NO MAME. Usted está visitando al Presidente de la República, no a su compadre Chencho ni a su jefecito Andrés Manuel; usted, como cualquier ciudadano (porque usted es un ciudadano cualquiera, como yo) debe acatar y respetar las leyes y los protocolos. ¿Por qué tendrían que darle un trato preferencial? ¿Por su linda cara? Valiente ejemplo da con esas actitudes, demostrando que, para usted, es válido que algunas personas se brinquen las reglas sólo porque son “privilegiados” o “famosos” o, como usted dice, “éticos y dignos”.

Dijo usted también: “si el Señor Presidente llega a mi casa no lo voy a detener en la puerta porque sospecho de él, o el secretario José Francisco Blake Mora o el secretario Roberto Gil. Estamos pidiendo un trato de deferencia ciudadana”. Creo, señor Sicilia, que urgentemente necesita ubicarse. Usted es un poeta y escritor muy mediocre, que se hizo famoso por su triste tragedia personal. Ese hecho le da gran legitimidad a su movimiento, pero sus actitudes y su búsqueda de protagonismo, poco a poco, le están restando esa legitimidad a sus acciones. Usted es el primero que debería demostrar, con el ejemplo, que todos los ciudadanos debemos respetar las leyes y las reglas.

Le platico una historia, don Javier. Hace unos años, un gran grupo de personas comenzó a pensar que, al igual que usted, no era necesario hacer fila o cumplir con un trámite: bastaba con tener una amistad, una influencia, una palanca o una “mordidita” para conseguir lo que querían. Posteriormente, algunas de esas personas comenzaron a creer que tampoco deberían respetar un semáforo en alto, un letrero de “no estacionarse” o una obligación fiscal. No pasó mucho tiempo para que un grupo más reducido de esas personas decidieran dejar de pagar impuestos y, después, empezar a hacer negocios cuestionables o poco éticos. Algunos de ellos dieron el siguiente paso y comenzaron a dedicarse a actividades fuera de la ley: contrabando, robo, secuestro y narcotráfico. Ya en ese punto, unos cuantos se dieron cuenta que podían armarse con rifles y metralletas para matar primero a quienes les competían en el negocio, luego a las autoridades que trataban de imponer la ley y finalmente a cualquiera que los viera feo o de pronto les cayeran mal no más porque sí.

Y un trágico día, uno de esos tipos mató a su hijo, Don Javier.

Porque todo delincuente comienza su camino cuando deja de respetar pequeñas leyes y reglas, aunque parezcan absurdas o irrelevantes como, por ejemplo, la revisión de seguridad por la que debemos de pasar cuando nos vamos a reunir con el Presidente de la República.

Steve Jobs

Steve Jobs en el evento MacWorld 2005 (fuente: http://www.flickr.com/photos/mylerdude/3563553/ {cc-by-2.0})

Ayer me dio mucha tristeza enterarme de la muerte de Steve Jobs. Más aún como profesional de informática.

Steve Jobs nunca fue santo de mi religión (por cierto, Bill Gates tampoco). No me gustaba su filosofía de sistemas cerrados y elitistas, y siempre he considerado que los productos Apple son mucho más caros de lo que deberían ser. Sobre todo, me desagradaba la actitud de vendehumos de Jobs, aprovechándose de su fiel mas no siempre inteligente horda de seguidores incondicionales, para venderles cualquier cosa a precio exhorbitante.

Sin embargo, Jobs fue un visionario y un líder carismático que tenía el poder y la influencia suficiente para llevar a la tecnología al rumbo que él quisiera. Todos bailaban a su ritmo.

Un ejemplo de esto es el iPhone. El celular de Apple no era realmente tan innovador: las funciones de smartphone, navegación y música ya las incluían muchos teléfonos con anterioridad. Incluso la pantalla táctil tenía rato de existir en los teléfonos Treo de Palm. Además, como celular no era tan bueno: su recepción de señal era débil y carecía de varias funciones disponibles en otros teléfonos. Sin embargo, bastó con una muy buena pantalla, una excelente interfaz y un diseño apantallador para que el resto de la industria se moviera en esa dirección. Pronto comenzaron a aparecer los teléfonos de pantalla táctil de otras marcas, muchas de ellas superando con creces al iPhone y a un precio menor, a tal grado que al día de hoy cualquier teléfono que no tenga pantalla táctil luce primitivo y obsoleto. Si el iPhone sigue dominando un segmento del mercado, se debe a que su diseño sigue siendo vanguardista, al estatus “chic” que el aparato le otorga al que lo usa y a la indecisión de Nokia de reemplazar al Symbian con el Android.

Steve Jobs

Image by DonkeyHotey via Flickr

Para mí, los productos realmente innovadores de Apple han sido dos: la mítica Apple MacIntosh y el conocido iPod. La primera Mac, una pequeña computadora con pantalla blanco y negro de aspecto muy “amistoso”, integró innovaciones que en ese momento eran revolucionarias: una interfaz gráfica integrada desde el sistema operativo, la aplicación masiva del uso del ratón (un lujo en las PCs de la época) y el uso del en ese entonces novedoso diskette de 3.5 pulgadas; el aparato promovió la creación de las interfaces gráficas en las PCs y “obligó” a Microsoft a desarrollar su sistema Windows para conservar mercado. Lo demás es historia. Y por parte del iPod no hay mucho que decir: todos conocemos la manera en que el pequeño aparatito generó todo un cambio en la forma en que escuchamos, compramos y compartimos música.

Esto es lo más valioso que encuentro en la filosofía de Steve Jobs: el hombre lograba sacudir a la industria en los aspectos donde consideraba que los principales jugadores no estaban haciendo su chamba y, como resultado, se lograba una revolución en las áreas tecnológicas en las que Jobs metía las narices. Ese es su legado.

Admiro también la forma en que Jobs siempre trató de que sus productos tuvieran la mayor calidad posible, abarcando en este sentido desde sus computadoras Mac, sus teléfonos, sus iPods y sus películas de Pixar. La calidad y facilidad de uso de los productos electrónicos de Apple no se discuten; bien haría Microsoft en emular no sólo el aspecto visual de la interfaz de la Mac, sino también la calidad de su plataforma.

Hemos perdido a un visionario. Una persona que cumplió el ideal de trabajar para que el mundo hoy sea mejor. Descanse en paz Steve Jobs.

Juay de Grito?

En diferentes sitios he encontrado propuestas por parte de cibernautas mexicanos, llamando a no asistir a las ceremonias del grito de independencia hoy en la noche, como una medida de presión al gobierno. Se pretende hacer esta propuesta para decirle al gobierno “ya basta”, en relación con los hechos de violencia que todos los días suceden en diferentes partes del país.

Por mi parte, yo no tengo la costumbre de asistir a las ceremonias públicas del grito y normalmente celebro en mi casa con mi familia. Ahora bien, suponiendo que mi familia acostumbrara a salir al centro a celebrar el grito, yo lo pensaría dos veces este año, pero lo haría debido a un asunto de seguridad personal y no por pensar en “reclamarle al gobierno” con mi ausencia.

Bueno, en este país cada quien es libre de hacer lo que le plazca. Si mucha gente decide no ir a las ceremonias del grito como represalia contra el gobierno, adelante. En lo personal, creo que es una medida algo absurda y completamente inútil: el Zócalo se va a llenar a reventar como de costumbre. Y si no se llena, no creo que eso cambie en algo la situación.

Lo que yo sí critico es la postura de reclamar al gobierno sobre la violencia. Coincido en que se le debe exigir a los gobiernos de todos los niveles que garanticen el Estado de Derecho y la seguridad de los ciudadanos. Pero en este tipo de iniciativas se parte del falso supuesto de que el gobierno tiene la culpa de la violencia. Es lo mismo que me desagrada del movimiento de Javier Sicilia ™ y su “No más sangre” ®.

¿Por qué la gente quiere gritarle al gobierno “ya basta”? Fácil, porque si se lo gritamos a los delincuentes (que son los que generan la violencia), la respuesta que recibiremos será una violenta ráfaga de balas. Por eso la gente que busca sus minutos de fama (y tal vez un huesito, por qué no) se levanta y le reclama al gobierno, y hasta se siente como un ciudadano “valiente” (lo sería hace algunos años, cuando el no tan viejo PRI silenciaba a balazos a quienes criticaban al gobierno). Realmente serían valientes si le dirigieran el “ya basta” a los criminales, pero sabemos que los que lo han hecho a los pocos días amanecen como fiambre o pozole.

No sirve de nada dejar de ir al Zócalo y no celebrar. Yo mejor propongo estas otras acciones que, en mi opinión, sí pueden ayudar:

  • Reclámale a tu gobierno local y exígele seguridad. Pero de a de veras. Esto implica que todos los izquierdositos que aprovechan la coyuntura para reclamar por “la guerra de Calderón”® y que sólo lo hacen para atacar al que llaman “presidente espurio” se abstengan de sus tarugadas grilleras.
  • No fomentes la corrupción. No pagues mordida, no pidas mordida, no aceptes mordida, no bloquees trámites buscando mordida. Ah, y ya que en estas andamos, cumple las leyes; de esa forma no tendrás que pagar mordida para evitar la multa o el bote.
  • No compres droga. Así de simple. Nos encanta echarle la culpa a los grifos gringos, pero los números muestran que el consumo de droga sigue en considerable aumento en nuestro país. Mientras haya clientes, habrá proveedores, y narcomenudistas, y traficantes, y capos… y balas y muertitos. Si eres de los que en una fiesta te quejas de la violencia y de los muertos, y más entrada la noche le entras a tus pericazos, entonces además de ser un vicioso y cómplice, también eres un hipócrita.
  • ¿No eres drogadicto? Ok, entonces la tienes más fácil: no compres discos ni películas piratas en el tianguis. ¿Que no sabías que la piratería es una rama del crimen organizado? Pues ahora ya lo sabes. ¿Que me pagan las disqueras para decir esto? Ojalá; de hecho, a las disqueras las considero organizaciones muy ambiciosas y poco inteligentes, que pretenden conservar su muy lucrativo negocio aplicando leyes absurdas en lugar de adaptarse a las nuevas condiciones de su mercado. ¿Que soy un burguesito riquillo y yo sí me puedo comprar discos y películas originales? Pues sí, múerete de envidia; si se te hacen caros no los compres, y si no puedes prescindir de tu musiquita, pues a chambearle más duro para que te alcance.
  • Esta les va a doler a las ñoras con mucho billete y poco que hacer: no vayas a los casinos. Ah, ¿piensas que es un entretenimiento inofensivo que no lastima a nadie? Yo creo que no lo es; ahora, si no puedes evitar la tentación de tirar el dinero a la basura, mejor dónalo a una institución de beneficencia o a una escuela, y tal vez tu dinero sirva para convertir a un niño en un ciudadano de bien en lugar de un sicario. ¿Es mucho tu vicio y quieres seguir jugando? Entonces ve con tus diputados y exígeles que promulguen una ley decente que permita que los casinos existan y que disminuya la corrupción y la intervención del crimen organizado en los mismos. Ah, y si quieres vender quesos, no lo hagas en los casinos.

¿Se te hace difícil seguir estas sugerencias? Ah bueno, entonces te tengo una mucho más fácil: no hagas nada diferente. Sigue pagando mordidas, comprando pirata y apostando en los casinos. Sigue comprando droga y haciéndote de la vista gorda con los funcionarios corruptos. Deja que el gobierno federal y el ejército se partan la madre solitos para resolver la bronca (total, los que se mueren son ellos). Y si en algún momento tu irresponsabilidad y tus omisiones como ciudadano te llegan a afectar (te asaltan, te secuestran, te lastiman o te matan a algún familiar), siempre puedes echarle la culpa a “la guerra de Calderón”, hacer una marchita para gritar “ya basta”, “no más sangre” o, si eso te da flojera, simplemente puedes quedarte en tu casa y no ir a celebrar el grito en señal de protesta. Y que gire el mundo.

¡Titazo!

Actualización: en los medios ya trascendió la razón por la que corrieron no solamente a Tita, sino también al vicepresidente Francisco Gabriel de Anda y a Marquinho (a este último sin deberla ni tenerla). Todo fue porque “Tita” y “Paco Gabriel” se andaban partiendo el hocico en las mismísimas oficinas del club, y pues eso ya no lo permitió la directiva verde. Ni modo.

—————————————————————————-

El sábado pasado le celebramos su quinto cumpleaños a mi hijo. Lo llevamos a jugar con su primo, a una obra de teatro y, por la noche, a su primer partido de futbol. En estos días, mi hijo es un fiel aficionado al futbol como deporte; se la pasa jugando con un balón en los pies por toda la casa; no le va a ningún equipo pero no se quiere perder ningún partido de futbol en la tele, así sea uno de la “Concachampions” entre los “Tamaleros” de la Universidad Guajolotera Central de Haití contra los “Choyasprietas” del sindicato de recolectores de babas de El Salvador. Por eso pensamos que llevarlo al partido sería un buen regalo de cumpleaños para terminar el día.

El estadio se presentaba orgullosamente sin sus rejas emblemáticas entre las tribunas y la cancha. La directiva dice que lo hace por seguridad, y por confiar en la civilidad de la afición. Yo más bien pienso que lo hicieron para ahorrarse la reparación y reconstrucción de las rejas cada año, después de que los hinchas enfurecidos las rompen cuando los verdes pierden alguna final y se quedan, un año más, en la segunda división (no importa qué nombre le pongan cada año, para mí sigue siendo la segunda división).

Desafortunadamente, el partido fue horrible. Los míticos leones negros de la U. de G. no fueron ni la sombra de aquel equipo tradicional de uniforme a rayas rojas, negras y amarillas. Los visitantes hicieron todo lo posible para perder el partido: primero, un defensa se hace expulsar al primer minuto de juego de manera estúpida, cometiéndole falta a un delantero leonés que se colocó en posición franca de gol; luego, el árbitro se vio complaciente con los verdes y les marcó un penal a favor; ya en la segunda parte, otro defensivo visitante consigue la segunda tarjeta amarilla por hacer tiempo (así es, se hace expulsar haciendo tiempo a pesar de ir perdiendo…) dejando a su equipo con 9. A pesar de todo eso, los changas fueron incapaces de siquiera hacer una jugada de peligro en todo el partido. Para colmo, unos minutos antes de finalizar, los leones negros, con todo y 9 jugadores, aprovecharon un tiro libre y metieron un golazo que les dio el empate a 1 gol.

Yo hubiera preferido, por supuesto, que el primer partido de futbol de mi hijo lo ganaran los verdes o, por lo menos, que hubiera sido un buen juego, con más emociones. De cualquier forma, estoy seguro de que mi hijo disfrutó la experiencia; al final, ambos coincidimos que lo mejor del partido fue la Corona: él sonrió mucho con las botargas (les decía “botellotas con pies”) y yo sonreí mucho con las edecanes.

Por otra parte, en las tribunas los enfurecidos aficionados pedían la renuncia de “Tita” como director técnico. En donde yo estaba sentado se hizo una breve polémica entre los que querían quitar a “Tita” y los que no. Los primeros alegaban que el equipo juega feo, sin verticalidad y sin creatividad al frente; los segundos argumentaban con la condición invicta en casa, los triunfos de visitante y los puntos obtenidos por “Tita”. Ambos tienen razón: el equipo juega espantoso y es preocupante que no tenga capacidad de resolver un partido ante un rival prácticamente a modo; pero también es cierto que el equipo está a dos puntos del liderato y, de haber ganado el partido (“haiga sido como haiga sido”, Calderón dixit) serían los líderes del torneo.

Hoy, sin embargo, me encuentro con la noticia de que los directivos cesaron a Milton Queiroz “Tita” como director técnico de los changas.

En una entrada anterior ya había expresado yo mi temor de que el gran ídolo “Tita” se viera perjudicado por su desempeño como director técnico. Le atiné (ojalá hubiera pedido mejor sacarme la lotería). Lo que me da entre enojo y tristeza es que, en mi opinión, el cese es completamente precipitado. Los números de “Tita” no justifican el despido: superlíder en la temporada anterior, a dos puntos del liderato en esta… ¿Qué esperan entonces los directivos de un entrenador? ¿Que el equipo golee en todos los partidos? O más bien, ¿les conviene económicamente que el equipo se mantenga en la división de ascenso? Solamente así se explica el cese de Pintado (que iba muy bien) y el de “Tita”.

Cierto, el equipo jugaba feo. Cierto, fue muy frustrante ver el sábado que al equipo se le iba de las manos una victoria relativamente fácil. Aún así, los números hablan y dan cuenta de resultados bastante buenos durante la dirección técnica de “Tita”.

Es algo muy triste. Directivos van y vienen, pero no se percibe que apliquen muchas neuronas al momento de decidir. Mejor me voy haciendo a la idea de otros 10 años en la segunda división, y le hago igual que mi hijo: ir al partido únicamente a ver botargas y edecanes, o quedarme en mi casa viendo un partido de la tercera división francesa (que, por cierto, es más fácil encontrar un partido de esos en la televisión, que uno de la dichosa “división de ascenso” mexicana).

Orugas rosas

No, el título de esta entrada no es albur. Es solamente una de las geniales ideas que ha tenido la Dirección de Movilidad de este próspero rancho (es una pena que ninguna de esas geniales ideas funcione para resolver el problema del tráfico, pero bueno…)

La idea consiste en integrar al Sistema Integral de Transporte unos camiones articulados (orugas) como los que ya existen, pero en este caso pintadas de un folclórico color rosa, en lugar del tradicional verde “lión” que tienen actualmente.

¿Cuál es la razón del colorcito? ¿Es para que se vean bonitas? ¿O es acaso que a nuestras autoridades de pronto les entró la onda de la Pantera Rosa y quisieron pintar las orugas de ese color en lugar de azul?

No. Las orugas serán rosas porque se trata de transportes exclusivos para mujeres.

En efecto, nuestro vanguardista gobierno municipal ha decidido aplicar una política para separar a hombres y mujeres en el transporte público. Me parece que es una política popular y de muy buenos resultados que ya se ha aplicado en los Estados Unidos… por allá por 1915. Les voy a sugerir otra política interesante sudafricana: se llama “Apartheid”.

¿Qué sigue? A ese paso, seguramente vendrán orugas multicolores (exclusivas para gays). Y aquí casi no viven personas de color, de lo contrario también habría orugas sólo para negros. O tal vez la idea vaya en otro sentido, y pronto nos obliguen a caminar en la Plaza Principal las mujeres hacia un lado y los hombres hacia el otro. ¡Ah, esas lindas tradiciones que se están perdiendo!

Entiendo que la medida es para evitar los “manoseos” y los “arrimones” que los gañanes aplican a las inocentes (y a veces no tan inocentes) damitas. Resulta lógico entonces aplicar la solución más fácil: separar a las damas en lugar de mejorar la seguridad o aplicar esfuerzos para educar a la población. Lo malo es que las acciones de “protección” son un buen pretexto para las políticas de segregación: ponemos camioncitos exclusivos de gays “para que los ciudadanos desconsiderados no los agredan con insultos, con golpes o con feas miradas… y hasta les ponemos música de Village People para que bailen.”

En fin. No cabe duda que, como sociedad, caminamos hacia atrás. Y lo peor es que los dichosos camioncitos rosas nos cuestan a los que pagamos impuestos.

.

Quienes tienen mi edad deben recordar la frase que sirve de título a esta entrada. Durante la guerra del Golfo (la primera) entre George Bush padre y Saddam Hussein, Jacobo Zabludovsky dirigía la barra de noticieros de Televisa. En Medio Oriente tenía como corresponsal a la reportera Erika Vexler, cubriendo todos los detalles del conflicto. Pues bien, el día que iniciaron las hostilidades, todos veíamos atónitos por televisión las escenas de los bombardeos sobre Bagdad, cortesía de los sofisticados misiles Patriot, cuya peculiaridad tecnológica consistía en ser autodirigidos y poseer una precisión escalofriante para volar objetivos determinados. La respuesta de Hussein no se hizo esperar, y lanzó un bombardeo sobre Tel-Aviv (¿por qué a Tel-Aviv? Buena pregunta pero, usted sabe, en cualquier pedo en Medio Oriente seguramente Israel tendría algo que ver), en donde se encontraba la pobre Erika Vexler. De alguna manera, Zabludovsky consiguió establecer comunicación con Erika Vexler. La conversación que tuvieron vive en nuestro recuerdo:

– Erika, dime, ¿qué está pasando?

– Nos están bombardeando, Jacobo. Es un ataque nuclear.

– ¿Cómo dices? Repite eso, Erika.

– ¡Es un ataque nuclear, Jacobo! Repito: nuclear.

Fue la última vez que escuchamos a Erika Vexler. Y no porque algún misil nuclear la haya convertido en vapor, sino porque la sacaron del aire y no volvieron a establecer comunicación con ella en mucho tiempo. Hace unos años la volví a ver en un reportaje, de nuevo desde Tel-Aviv, pero con una temática más cercana a un programa de espectáculos que a un noticiero. En otras palabras, la congelaron por un buen rato.

Hay quien defiende a Erika Vexler diciendo que en realidad ella comentaba que la respuesta de Israel podría ser un contra-ataque nuclear. Sea eso, o que la pobre mujer estaba muerta de miedo, la realidad es que no puedes afirmar al aire y en cadena nacional que se está desatando una guerra nuclear.

¿A qué viene este hecho pasado? A que en estas últimas semanas he estado escuchando a nuestros preparadísimos corresponsales en Japón escupiendo babosadas como si fuera concurso, con respecto al tema de la central nuclear de Fukushima. He llegado a escuchar joyas como la de aquel periodista que afirma que en Tokio “la gente utiliza cubrebocas para protegerse de la radiación”… ¿Qué está diciendo? ¿Desconectó su cerebro para poder conectar el micrófono? Desde que yo me acuerdo, las escenas de japoneses caminando en la calle muestran a muchos de ellos utilizando cubrebocas. Tal vez lo usen para evitar contagios de enfermedades respiratorias, o para protegerse de la contaminación, y lo han hecho desde hace mucho tiempo. Hasta mi hijo de 4 años sabe, además, que un cubrebocas no sirve para nada contra la radiación, pero al parecer los cultos periodistas de nuestras televisoras no lo saben. En su gigantesca ignorancia, deben pensar que la radiación es algo que se respira, como si fuera un gas. Espero que nunca los manden a un reportaje al reactor de Laguna Verde, o son capaces de entrar con lentes de seguridad, casco y un pañuelo cubriéndoles la boca.

Otros más reportaban desde el aeropuerto de Tokio que “los japoneses están huyendo del país desesperadamente”, para luego mostrar escenas de un aeropuerto tranquilo, con filas muy largas, sí, pero no más que las filas normales que uno puede ver en el aeropuerto de la Ciudad de México en cualquier día de la semana. Si consideramos que Tokio es una de las ciudades más pobladas del mundo, el aeropuerto sería un pandemonio si en realidad los japoneses estuvieran huyendo por sus vidas. Pero además, los ineptos reporteros se curan en salud: “lo que nos sorprende es la calma y el orden de los japoneses que, a pesar de estar a horas de sufrir una muerte horrible por la radiación, hacen fila con toda calma y sin amontonarse”. Sorprendente, o los japoneses son un ejemplo de orden y tranquilidad, o simplemente no están huyendo despavoridos.

Aclaro: lo que sucedió en Japón es terrible. Un gigantesco terremoto seguido por un destructor tsunami que dejó miles de muertos ha resultado en una gran tragedia. Eso no se discute, como tampoco el riesgo existente de que ocurra un escape de radiación de la central de Fukushima. Lo que me saca de quicio es que los reporteros cubren el evento de Fukushima, con el enfoque de que “puede ocurrir una catástrofe”. Les tengo noticias, señores reporteros: la catástrofe ya ocurrió. Si voltean a un lado, verán a una buena parte del país destruido por un terremoto y un tsunami, con miles de muertos. Pero claro, como la catástrofe nuclear asusta más, el amarillismo de los medios prefiere hacer escándalo con esa nota, en lugar de reportar lo que ya sucedió con el terremoto.

En la guerra del Golfo, a Erika Vexler la vetaron por hablar con poca mesura sobre un ataque nuclear. En la crisis de Fukushima, los “reporteros” pueden decir babosada y media con una cámara y un micrófono, y hasta los llaman “corresponsales”. Tal parece que las clases de ética y profesionalismo a nuestros periodistas de televisión se las imparten en el mismo salón en donde les enseñan inglés… “¿Juayderito, míster Jopkins?”

.

Presunta censura

No he visto la película “Presunto culpable“, y no me dan ganas de verla, ni siquiera por la polémica actual. No porque la considere mala, sino porque ese tipo de películas siempre me dejan enojado y/o deprimido. Además, la película dice algo que ya sabemos: que nuestro sistema de justicia es una mierda tiene áreas de oportunidad y mejora importantes. Por otra parte, me he encontrado comentarios en blogs y foros de discusión de personas que al parecer saben de leyes, y que opinan que la película es una farsa. No lo sé.

Ahora bien, el intento de retirar la película de su proyección pública (y digo intento porque el retiro fue revocado ayer por un tribunal) me deja confundido. Por un lado, es ridículo pensar en censura después de que se permitió filmar el caso en los juzgados y luego recibir los permisos correspondientes para su proyección en las salas de cine; pero por otro lado, la velocidad con la que se tomó la decisión de retirar la película de su proyección pública hace pensar en intereses fuertes para impedir su difusión. Lo único que lograron, sin embargo, fue darle más publicidad a la película, como sucedió hace algunos años con “El crímen del padre Amaro”, la cual recibió hordas de cinéfilos en el momento en que la Iglesia dijo que verla era pecado y quienes la vieran se iban a ir “al infieeeeeernoooooooooo…”

¿Y los medios? Con el profesionalismo y la ética que los caracteriza, se le fueron a la yugular al sistema judicial mexicano, afirmando de manera contundente que se trataba de descarada censura. Pero la verdadera razón del veto está en que uno de los testigos del caso pidió el retiro de la cinta, ya que supuestamente nunca autorizó que se proyectara su imagen en la pantalla. En cierta forma, comprendo al tipo, pues la película lo pone como un vulgar mentiroso al que no le importó acusar a alguien de asesinato sin que le constara. En el surrealismo de nuestro país, un individuo de pocos escrúpulos podría hasta recibir “regalías” por las ganancias de la película.

.

Kalimbazo

La nota del día de ayer: las autoridades de Quintana Roo han liberado la orden de aprehensión contra Kalimba, por violación a una menor. Más tarde me entero que ya lo capturaron.

Esta nota sería irrelevante y quedaría solamente como uno de muchos escándalos de la farándula, de no ser por un detalle que me inquieta: la sorprendente rapidez de las autoridades de Quintana Roo para ejercer acción penal sobre el cantante. Situación que sorprende aún más si consideramos que los propios quintanarooenses (¿así se escribe?) le recriminan constantemente a sus autoridades la complacencia y hasta complicidad (recordemos a Greg Sánchez o al ex-gobernador Mario Villanueva) en que han dejado crecer en la entidad al narcotráfico, el tráfico de personas y la prostitución infantil.

Este último punto es el interesante respecto al caso.

Y es que se está manejando por muchos internautas una versión en donde se cree que las autoridades de Quintana Roo han actuado con velocidad en el caso Kalimba, con la intención de evitar que salga a la luz una red de prostitución infantil en donde están involucrados varios políticos de alto nivel. Quizás sea porque los mexicanos ya desconfiamos de nuestras autoridades a priori, pero la idea no me parece en absoluto descabellada.

El caso no parece estar definido como para haber girado y aplicado la orden de aprensión con tal rapidez. Me parece que las pruebas de la niña Deyanira Rubí Daiana son poco sólidas, amén de las declaraciones de otros testigos que parecen contradecirla. Bajo este escenario, la acción de las autoridades puede explicarse de dos formas: o tienen pruebas contundentes sobre la supuesta violación, o en efecto están tratando de tapar el asunto.

Pero si se trataba de encubrir, ¿por qué la menor demandó a Kalimba por violación? Una razón puede ser, por supuesto, que efectivamente la haya violado. Otro curso de acción podría haber sido el siguiente: la muchachita intenta extorsionar u obtener algo del artista; éste se niega y la niña, en un arranque de hormonas, lo denuncia por violación. Ante el hecho, las autoridades se ven obligadas a demostrar, a toda costa, que se trata de una violación, y encarcelan al cantante (pudiendo existir inclusive amenazas hacia el artista). Por supuesto, todo esto es mera especulación.

Las siguientes acciones de las autoridades de Quintana Roo nos demostrarán por dónde va el asunto. Queda el punto pendiente de averiguar si, en efecto, las dos escuinclas trabajaban de “edecanes” para alguna agencia. De ser así, lo siguiente sería investigar por qué una agencia contrata a menores de edad para un trabajo que evidentemente no es adecuado para niñas y, posteriormente, descubrir si dicha agencia ofrece servicios de “damas de compañía” (como lo hacen muchas agencias de edecanes y modelos). Si la investigación no se desplaza en ese sentido, la teoría del encubrimiento tomará más fuerza.

.

OV…¡4!

¿Qué piensa usted del caso de Kalimba?

En mi opinión, al pobre Kalimba le pusieron un tremendo cuatro de este tamaño:

Y no es que yo crea que Kalimba es una blanca paloma (o medio morenita en este caso). Pero realmente no me trago eso de la “niña inocente e indefensa” que fue brutalmente violada por el cantante. ¿O acaso a usted le parece adecuado llamar “niñas inocentes e indefensas” a unas jovencitas de 17 años, que trabajan de edecanes y que se fueron a meter a la habitación del hotel de Kalimba? ¿Nos van a salir con que las muchachitas se metieron a su cuarto con la idea de jugar a la matatena nada más?

Estoy seguro que para Kalimba era una noche como muchas otras: concierto, unos alcoholes, edecanes en el cuarto, sexo y lujuria. La diferencia esta vez fue que una de ellas es menor de edad y lo acusó de violación. Sería interesante analizar la situación jurídica de la agencia de edecanes que contrató a menores de edad para ese tipo de trabajo (no nos hagamos tontos, ni seamos hipócritas: muchas agencias de “edecanes” manejan también el negocio de “damas de compañía”, es decir, sílfides para gente de “caché”).

Lo de Loret de Mola, lamentable. Hay que recordarle que es periodista, no Ministerio Público. Su labor es realizar investigación periodística y no judicial. Fue una estupidez de Kalimba presentarse en la entrevista, pero Loret de Mola lo acorraló con preguntas como si fuera un fiscal, de esos que salen en películas gringas de abogados.

A partir de la entrevista, se puede inferir que Kalimba sí tuvo relaciones sexuales con la muchacha; falta demostrar que fue violación, pero de cualquier forma el cantante tiene problemas por ser ella menor de edad. Pienso que la muchacha no es tan ingenua: sabía a lo que iba o a lo que se arriesgaba. ¿Por qué decidió denunciar a Kalimba por violación? No lo sé. Tal vez sí la violó, pero lo dudo. Tal vez se trata de una venganza, o quizás la muchacha intentó obtener algo de Kalimba (dinero, por ejemplo) y, al no obtenerlo, lo denunció.

Moraleja: por más pisto que traigas encima, y por más calentura que andes, pide siempre una identificación oficial. Y si te presentan una credencial del IFE 03, ni le entres.

.

Cardenal secuestrador

David Romo Guillén es el “cardenal” de la Iglesia de la Santa Muerte, aunque parece que también lo es de la Iglesia del Santo Secuestro Mártir y de la Santa Extorsión Virgen. Las autoridades lo presentaron ayer como el presunto líder de una banda de secuestradores, capturada en días pasados.

Durante su presentación ante las cámaras de televisión, el cardenal Romo hizo gala de su don de lenguas (es decir, es bien “lengua”) y denunció ante los medios los indescriptibles actos de tortura (“hasta toques en los huevos” según sus propias palabras) que recibieron él y los integrantes de su banda de tiernos adoradores de “la flaquita”. Supongo que él y sus secuaces siempre trataron a sus víctimas con ternura y suavidad, y por eso se quejan de los malos tratos, porque por más que reviso las fotos no encuentro huellas de tortura en los rostros de los angelitos (aunque la cara de perro enojado del cardenal Romo tal vez se debe a la medición de Ohms de sus tompiates que, según él, le aplicaron).

Curiosamente, el individuo había insistido en diversas ocasiones que su culto no estaba relacionado con delincuentes ni con el narco. Tal vez su culto no, pero él sí. O tal vez los mandamientos de la Iglesia de la Santa Muerte no incluye el precepto “no mentirás” (el de “no matarás” me queda claro que no lo tiene).

.

Las últimas semanas han sido algo estresantes por culpa de las méndigas facturas electrónicas… pero durante el fin de semana de celebración navideña pude darme un pequeño respiro y conseguí algo de divertida información para sonreír, reír y carcajearse.

Todo surgió a partir de un video que le enviaron por e-mail a mi esposa, sobre una supuesta investigación que descubría el plan maquiavélico detrás de las mortíferas vacunas contra la influenza A/H1N1, realizada por una tal Jane Burgermeister. El video hablaba sobre el plan de las empresas farmacéuticas (que, de entrada, todas son malévolas, usted sabe) para distribuir una vacuna con el objetivo de matar a todos los que la reciban y, de esa forma, reducir la población mundial.

Bueno, si lo anterior no le causó risa, le sigo. Cuando quise ver el video, ya lo habían descolgado de YouTube. Resulta interesante que en el mensaje original pedían a los receptores del correo que “se dieran prisa en ver el video, antes de que lo censuren”. YouTube dice que el video fue retirado porque el dueño de la cuenta que lo publicó ha recibido reiteradas denuncias sobre violación a derechos de autor, y la cuenta fue cancelada (he aquí el vínculo para que juzgue usted). Por supuesto, los conspiranoicos dirán que en realidad el video fue censurado por presión de las “poderosas y malignas empresas farmacéuticas”.

Como ya no pude ver el video, busqué información en internet sobre la investigadora austriaca Jane Burgermeister con San Google. Ahí encontré varias cosas interesantes:

  • Doña Juanita Hamburguesera no es científica, ni investigadora médica, ni nada por el estilo, sino periodista (en algunos lugares le llaman “periodista científica”). Nada de malo hay en ello, excepto porque todo el alboroto se basa en sus propias investigaciones y conclusiones, en lugar de tratarse de un reportaje sobre investigaciones de científicos de a de veras. En este sentido, una investigación científica realizada por una periodista tiene tanta validez como un reportaje de política realizado por un centro delantero, aunque se trate del centro delantero del Barcelona.
  • Todas las referencias que encontré de doña Burgermeister, absolutamente todas, venían de blogs y sitios de temática más o menos conspiranoica: sitios en donde se da por hecho la existencia de los Illuminati, los morgellons y otros alucines mentales de los que ya he hablado en entradas previas. No encontré ninguna referencia a algún sitio informativo serio. Esto no deja de ser curioso… e ilustrativo.
  • Al parecer, la valiente Jane ha demandado a la OMS, a la ONU, a Barack Obama, al Canciller de Austria, a la farmacéutica Baxter, a varios banqueros y hasta a Bill Gates. Los acusa de haber tejido una conspiración para matar a miles de personas a través de las vacunas para la influenza A/H1N1, desatando una pandemia como pretexto para aplicar masivamente la mortal vacuna. No he verificado fuentes, pero creo que también demandó al Canciller Palpatine, al chupacabras, al hijo del monstruo del lago Ness y hasta a Joseph Blatter por ojete y por haber dejado a Austria fuera del Mundial.

Bien, con esas tres características (todas las referencias vienen de sitios de temática conspiranoica, se habla sobre el ya trillado argumento de las vacunas mortales de los “Illuminati” y el “Nuevo Orden Mundial” y se menciona una demanda contra una cantidad de personas y entidades que no tienen nada en común, excepto su notable influencia mundial) basta y sobra para desechar la anécdota como simple y llana mentira, pero fui más allá y encontré este fantástico documento (uso la palabra ‘fantástico’ en su acepción de ‘fantasioso’). Es un resumen del caso, traducido al español del original en francés (buena traducción, por cierto, aunque con muchas faltas de ortografía). Si tiene tiempo y quiere reír hasta que le duela el estómago, le recomiendo que le de una revisada. Este es el documento central de donde se desprende todo el fenómeno Burgermeister, y en los blogs y sitios que la mencionan se encuentran fragmentos copiados de este documento (con todo y sus faltas de ortografía, por supuesto). Una advertencia previa: si usted es fan de las teorías de la conspiración y cree en los Illuminati, en los reportajes de Maussán, en el hongo michoacano o en el fraude del 2006 y la mafia que nos robó la presidencia, le recomiendo que no lo lea porque puede asustarse. Si, por el contrario, usted posee un I.Q. mayor a 30, proceda con tranquilidad: se divertirá mucho.

Este documento es quizás el más completo que se puede encontrar. Los cientos de sitios y blogs que tocan el tema (basta buscar “Jane Burgermeister” en Google) mencionan un documento de 69 páginas con las supuestas pruebas de las acusaciones de doña Burger. Además de que no se puede encontrar el dichoso documento por ninguna parte, 69 páginas se me hacen pocas, considerando que esta mujer hace acusaciones interesantes, sintetizadas en las páginas 7-10 del resumen que puse en el vínculo del párrafo anterior. Entre otras cosas, ese misterioso documento supuestamente incluye:

  • Las pruebas científicas de que el virus de la «gripe porcina» es un virus artificial (genético). – ¿En serio? ¿En 69 páginas? Quisiera verlo.
  • La prueba de la difusión deliberada de la «gripe porcina» en México. – ¡Ej un complóoooo!
  • La prueba de la participación del Presidente Obama, cuyo viaje a México coincidió con la propagación reciente del foco de «gripe porcina» y con la muerte de varios funcionarios que le acompañaron en el viaje. Se afirmó que el Presidente no había sido afectado por la «gripe porcina» porque había sido vacunado previamente. – Es decir, el presidente Obama recibió una vacuna que en ese momento no existía… ¿y cuáles de sus funcionarios murieron? Habría sido un enorme escándalo, ¿o no?
  • La prueba de que Baxter forma parte de una red clandestina de utilización de armas biológicas. – Acusación muy, muy grave. Por cierto, también acusa a Novartis, a la OMS y a la FDA de lo mismo. ¿En serio las pruebas caben en 69 paginitas?
  • La prueba de la manipulación realizada por la OMS respecto a los datos sobre la enfermedad con el fin de justificar la declaración de «Nivel 6» de pandemia con el objetivo de tener el control de Estados Unidos. – Reto a usted a que lea este punto sin soltar la risa.
  • La prueba de la existencia de los «Illuminati». – ¡De la burguer! Doña Burgermeister ha demostrado la existencia de los Illuminati. ¡Santo Señor! Dan Brown debe estar orgulloso.

Para darnos cuenta de los profundos conocimientos médicos de doña Hamburguesera, tomemos este extracto de la página 4:

Presenta igualmente una acusación según la cual la pandemia de «gripe porcina», en su conjunto, se basa en enormes mentiras; no hay ningún virus natural que pueda constituir una amenaza para la población.

Hay que entender que el término “virus natural” se refiere a un virus que no fue creado en laboratorio. Doña Whopper debe pensar entonces que los virus de la hepatitis, la viruela, el tétanos, la poliomielitis, la difteria y la tosferina (todos ellos existentes desde hace muchos años) no pasan de ser una simple gripita.

Las últimas noticias sobre Jane Burgermeister dicen que se encuentra “injustamente encarcelada”, aunque apuesto que lo está por andar acusando a tantas organizaciones de cosas muy graves, seguramente sin pruebas. Desde la cárcel, doña Burger pide unas cuantas cositas a sus seguidores:

  • Difundir su mensaje y sus videos a través de internet, correo electrónico (spam), blogs, sitios web, etc. (pero no el documento dichoso con las pruebas, ese nadie lo tiene y eso que es el importante).
  • Hacer campañas públicas de desprestigio contra las organizaciones citadas (parece que no quiere ser la única en el bote).
  • Hablar con sus familiares y amigos para evitar que vayan a vacunarse (total, los que se van a enfermar son ellos).
  • Y, por supuesto, un insignificante detallito adicional: que depositen donaciones para su causa en una cuenta bancaria creada para ese fin.

Salió el peine. Esto no es más que una estafa engañabobos. Si me preguntan a mí, opino lo siguiente:

  • Doña Burgermeister nunca levantó acusaciones reales (no creo que sea tan estúpida) contra todos los organismos mencionados. El dichoso documento con las “pruebas” no existe.
  • Dudo mucho que la señora se encuentre encarcelada.
  • Hasta eso, no es tan tonta. Logró armar un escandalito de buen tamaño que muchos babosos se tragaron, y seguramente está recibiendo una buena cantidad de dinero en su cuenta bancaria para luchar por “su causa”.

Esto no pasaría de ser una estafa similar a una pirámide o a una pomada para bajar la lonja… el problema es que mucha gente lo está creyendo y, lo que es peor, se corre la idea de evitar vacunarse, no solamente contra la influenza A/H1N1. Esto si es un riesgo que hay que evitar.

Pero no me crea a mí. Lea el resumen, páseselo a un amigo o familiar que sea médico y escuche sus opiniones (o sus mentadas de madre). Después, si lo desea, agregue un comentario a esta entrada para discutir sobre el tema de manera objetiva. Y no se quede sin vacunar, por favor.

——-

Actualización (6/ene/2011): Navegando un poco más sobre el tema de doña Burgermeister encontré algo de información adicional.

Primero, una fe de erratas: en la entrada escribí que la periodista era austriaca; en realidad, nació en Suiza, pero su padre es austriaco y ella radica en Austria.

Parece ser que la periodista nunca pisó la cárcel, ya que supuestamente se le retiraron los cargos desde septiembre de 2010. Sin embargo, la mayoría de los sitios conspiranoicos siguen reclamando a gritos la libertad de doña Burgermeister (y seguramente también siguen depositando dinero en su cuenta de “apoyo”), lo que demuestra que en esos sitios ni validan, ni investigan a fondo, ni actualizan su información.

Además, doña Hamburguesitas ahora se ha lanzado sobre otra supuesta conspiración maligna de “los poderosos, los de arriba, los privilegiados” (mmm, ¿a quién me recuerda?) Según la periodista, el trágico mega-derrame de petróleo de British Petroleum en el Golfo de México de hace algunos meses no fue accidental, sino que forma también parte del plan que busca matar a miles de personas por razones poco claras. No he tenido tiempo de revisar este nuevo alucine, pero en cuanto lo analice publicaré la entrada correspondiente con mis opiniones.

.

Marisol Escobedo

A estas alturas, seguramente usted ya sabe quién es (era) Marisol Escobedo.

Marisol Escobedo fue una valiente mujer que decidió hacer lo que las ineptas autoridades de justicia de nuestro país no pudieron: buscar al asesino de su hija Rubí Marisol (quien tenía 16 años) y entregarlo a estas mismas ineptas autoridades para que lo encarcelaran por su crimen. El asesino resultó ser un animal llamado Sergio Rafael Barraza, novio de Rubí (bueno, en los medios le llaman “pareja sentimental”).

Pero si las ineptas autoridades chihuahuenses no fueron capaces de encontrar al criminal, tampoco pudieron encerrarlo. El asesino confesó su crimen, lo describió y hasta indicó el paradero en donde escondió los restos del cuerpo de Rubí. A pesar de eso, los “jueces” (así se hacen llamar) decidieron dejar libre al asesino, por considerar que las pruebas eran insuficientes. Supongo que para estos jueces, una prueba suficiente sería que el asesino matara a su víctima frente a sus propios ojos y con muchos testigos… y quién sabe. Posteriormente, en una segunda instancia, otro juez solicitó que se aplicara sentencia inmediata al asesino. Demasiado tarde: Sergio Rafael decidió que lo mejor no era esperar sentadito en su casita a que las autoridades cambiaran de opinión, y se peló.

Al igual que Isabel Miranda de Wallace, Marisol decidió buscar por sus propios medios al asesino de su hija y entregarlo a las autoridades. A diferencia de Isabel Miranda, quien recibió un reconocimiento público hace poco de manos del Presidente Calderón, Marisol solamente recibió balas por parte de un cobarde y vulgar matón. La asesinaron frente al Palacio de Gobierno de Chihuahua, en donde ella se manifestaba para que se aplicara justicia.

Y como aquí en México se toman acciones hasta que hay varios muertitos, el imbécil gobernador de Chihuahua, César Duarte, ordenó suspender a los jueces que dejaron en libertad en su momento a Barraza. No tuvo los huevos para tomar acciones cuando Marisol le reclamaba justicia frente al Palacio de Gobierno y, ahora que la mataron frente a sus propias oficinas, realiza un desplante de machito ordenando la destitución de los jueces (y lo hizo no porque de pronto haya recuperado sus gónadas, sino porque no le queda de otra ante la presión de los medios y la opinión pública). Desplante que además resulta sumamente estúpido: Duarte, como cabeza del Poder Ejecutivo del Estado, no puede dar órdenes a otro poder (el Judicial) así nomás porque sí. Por otro lado, la destitución de un juez debe seguir un proceso legal y administrativo bien definido; esos jueces pueden ser tan hijos de daifa como se quiera, pero el cese de sus funciones se aplicó de forma arbitraria y violando sus derechos; los jueces podrían denunciar el hecho legalmente, cosa que seguramente harán, con la posibilidad de que no sólo se les restituya en el cargo, sino que además podrían recibir indemnización. Pero eso no importa: con su acción, el baboso del góber obtuvo el aplauso y los reflectores de los igualmente babosos ciudadanos que se dejan apantallar por estas acciones espectaculares pero ineficaces. Afortunadamente, la mayoría de los ciudadanos chihuahuenses (y de otras partes) no son tan tontos y en lugar de dar aplausos muestran indignación y exigen acciones.

Para completar este circo de lo absurdo, el cártel de Sinaloa se ofrece para aplicar “justicia” y matar a los asesinos de Marisol y de Rubí (podrían ser personas distintas, por supuesto). El mundo al revés en nuestro surrealista país.

El suceso no sólo es indignante, sino que también resulta una afrenta directa y una burla hacia los ciudadanos que exigen justicia y las autoridades responsables de aplicarla. No se puede creer que alguien pueda matar a una persona frente al Palacio de Gobierno con tal facilidad, más aún cuando la víctima tiene a la atención pública puesta en ella. ¿Hasta dónde llega la impunidad en Chihuahua? No es de extrañar entonces que ese estado se encuentre completamente en manos de los hampones. Por menos que eso, en países civilizados los gobernantes renuncian a su cargo, y en países incivilizados los cuelgan de una rama y les prenden fuego. Aquí no va a pasar nada, y no dude usted que el “señor gobernador” César Duarte se proponga en un futuro como dirigente del PRI, como Senador o hasta como precandidato a la Presidencia de la República.

.

MexiLeaks

Sorprendentes e impactantes revelaciones sobre México en los cables de WikiLeaks:

  • Los gringos opinan que el ejército mexicano no cuenta con el marco legal que le permita dar mejores resultados en la lucha contra el narco. También piensan que son lentos.
  • Hillary Clinton sospecha que el Presidente Calderón anda estresado por lo de la guerra contra el narco y los problemas económicos del país.
  • El gobierno mexicano cree que Hugo Chavez aportó (y aporta) dinero para la candidatura de López Obrador.

Caray. Jamás me lo hubiera imaginado. Seguramente también piensan que Carstens estaba muy panzón, o que la “maistra” Gordillo sale a pedir Halloween sin máscara. He quedado anonadado.

Una de dos: o lo del WikiLeaks es un fraude, o el servicio de inteligencia gringo ya no es lo que era. Más que trabajo de inteligencia, parecen las opiniones de Dulce María (la chikimami ex-RBD) sobre la política mexicana. Espero que pronto salga algo verdaderamente relevante; por ejemplo, la confirmación de los nexos del dipunarco Godoy con “La Familia”, o algo más conspiranoico como la participación de Greenpeace para evitar el uso de transgénicos en México, para que no bajen las importaciones de productos agrícolas de los Estados Unidos. Pero hasta ahora el asunto no ha pasado de chismes de periodiquito de izquierda.

.

A %d blogueros les gusta esto: