Category: Opinión


Hoy por la tarde el Papa Benedicto XVI llegó al rancho de visita. Seguramente esto será un pandemonium, por lo que ya me estoy preparando con víveres y harta cheve para encerrarme en casa (todavía me falta decidir si voy a recurrir a los jueguitos de Armor Games o a mis películas pirata de Sasha Grey para pasar el rato).

Como era de esperarse, la visita del Pontífice siempre despierta polémica. Por un lado, los fieles llegan de pronto a extremos poco saludables de fanatismo y hacen todo lo posible por estar cerca del Papa (como si eso les limpiara los pecados en automático); por otro lado, tenemos a los “progres” que aprovechan estas oportunidades para sacar sus frustraciones, sus fobias y sus odios en contra de la Iglesia. Hace un par de días, por ejemplo, en Twitter se estableció como TT la frase “Visita del Papa”; usted puede probar y hacer una búsqueda de esas palabras, y se dará cuenta de lo radicales (y poco brillantes) que pueden llegar a ser algunos comentarios… de ambos bandos.

¿Piensa usted que la visita del Papa es realmente una tarugada? ¿Cree usted que es un gasto innecesario y que se viola el estado laico? Yo no estoy de acuerdo, y utilizaré mi blog (después de todo, es MI blog y puedo hacer y decir lo que yo quiera – mientras no viole los términos del contrato con WordPress 😛 ) para discutir algunos de estos puntos. A ver si tengo éxito.

Revisemos primero los argumentos más simplones y más fáciles de refutar:

“La visita del Papa es para ayudar a Josefina Vázquez Mota. ¡Es una estrategia del FECAL y sus secuaces yunquetos de la derecha! Además esos panuchos siempre han estado del lado de la Iglesia… ¡mochos!”

Este argumento asume varias cosas. Primero, que el Papa está siempre disponible para que cualquier gobierno conservador y mocho lo invite en el momento en que se les ocurra y que venga de inmediato. Segundo, que los ciudadanos somos robots sin cerebro tales que, con la visita del Papa, automáticamente iremos a votar ciegamente por el PAN. Tercero, se asume también que el PAN es el único partido que saca provecho de las cuestiones religiosas (ni se les ocurra pensar en la relación que hay entre MORENA y la virgencita de Guadalupe, por favor).

Benedicto es Papa desde el 2005; pasaron 7 años para que se dignara a darse una vueltita y, considerando que México es el país que más católicos tiene después de Brasil, pues la verdad ya se estaba tardando.

Ahora bien, ¿son los gobiernos del PAN los que aprovechan las visitas del Papa? No parece ser así. Juan Pablo II visitó México en 1979 (el presidente era José López Portillo), en 1990 y 1993 (ambas visitas en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari), en 1999 (con Ernesto Zedillo) y en 2002 (durante el gobierno de Vicente Fox). Cuatro visitas papales durante gobiernos priístas y solamente una durante los gobiernos del PAN. Esta será la segunda, y ocurrirá casi terminando el sexenio de Felipe Calderón.

¿Por qué trajeron los priístas al Papa? ¿No que muy laicos? Lo hicieron por una razón muy simple, y lo planteo como pregunta: si usted fuera presidente de un país en donde el 80% de la población practica una religión en particular, ¿no cree que sería buena idea traer de visita a su líder religioso de vez en cuando? Por supuesto, es una magnífica idea. Pero además es un buen negocio, y eso nos lleva al siguiente punto:

“Se está gastando un dineral en traer al Papa. ¡Mejor que usen ese dinero para los tarahumaras o para los pobres! Es un gasto inútil, igual que el de la Estela de Luz. ¡Puros gastos superfluos! ¡Maldito FECAL!”

De acuerdo a algunas fuentes, la visita del Papa costará alrededor de 130 millones de pesos. Una buena lana, es cierto. Pero la derrama económica se estima en poco más de 1,000 millones de pesos (según estos cuates). Si estos datos son correctos, estamos hablando de una inversión que deja un 700% de utilidad… negociazo. Es cierto que la mayoría de los beneficios los recibirán los sectores de turismo, comercio y servicios, pero a fin de cuentas es un beneficio para un sector de la ciudadanía. Por supuesto, esto representa impuestos para el gobierno (tampoco iban a ayudar a los ciudadanos de a gratis, ya los conocemos).

Ahora, solamente para poner las cosas en su dimensión (y para respetar mi naturaleza anti-PRI, ¡cómo no!): si tomamos los 33 mil millones de pesos que “se le extraviaron” a Humberto Moreira, alcanza para pagar más de 250 visitas del Papa (y más de 30 estelas de luz, por si acaso). Digo, por si le quieren reclamar a alguien.

“No es posible que FECAL reciba al Papa. ¡Esta violando el estado laico! ¿Y arrodillarse ante un extranjero? ¡¿Dónde queda nuestra soberanía?!”

Quienes piden que Felipe Calderón no reciba a Benedicto XVI olvidan (o quieren olvidar) que el Papa es un jefe de estado. Si el Presidente se niega a recibir a un jefe de estado, está rompiendo las reglas básicas de la cortesía más elemental; ya ni mencionar las reglas diplomáticas.

Curioso que los que se indignan porque FCH acepta recibir al Papa, son los mismos que se indignaron cuando Fox mandó a un dictador a su casa (“comes y te vas, Fidel”).

“Es increíble que cierren las calles de León para que pase Benedicto XVI. ¡Se está violando el derecho de tránsito! ¡Metan a Ratzi a la cárcel!”

Realmente agradezco a los twitteros que escribieron esto. Me proporcionaron valiosos minutos de carcajadas ininterrumpidas. Si el Papa cierra algunas calles por unas horas durante tres días, entonces “¡está violando el derecho de tránsito!”. Ah, pero si el Pejeloco cierra Reforma durante meses, “ay, que delicados, ni que estorbara tanto. Además, ¡es por la democracia!” Típica postura izquierdosa: si lo hago yo, soy un demócrata, el fin justifica los medios; si lo haces tú, eres un asqueroso burgués apoyado por “los poderosos”.

Aunque no lo crean, muchos twitteros se atrevieron a escribir ese tipo de babosadas.

“La visita del Papa viola el estado laico. Están aprovechando su visita como cortina de humo para enjaretarnos las modificaciones al artículo 24. ¡Quieren regresarnos a la época medieval! ¡Malditos yunquistas del PAN!”

Este sí vale la pena discutirlo: es uno de los argumentos más interesantes que se esgrimen en contra de la visita del Papa. Claro, lo más probable es que los twitteros gritones ni siquiera han leído las modificaciones propuestas al artículo 24, e ignoran que la propuesta de modificación la hizo el PRI y no el PAN.

Veamos primero lo que dice, en su redacción actual, el artículo 24:

Artículo 24 – Todo hombre es libre para profesar la creencia religiosa que más le agrade y para practicar las ceremonias, devociones o actos del culto respectivo, siempre que no constituyan un delito o falta penados por la ley. El congreso no puede dictar leyes que establezcan o prohíban religión alguna. Los actos religiosos de culto público se celebrarán ordinariamente en los templos. Los que extraordinariamente se celebren fuera de éstos se sujetarán a la ley reglamentaria.

Esta es la propuesta de modificación presentada por el diputado José Ricardo López Pescador (del PRI):

Artículo 24 – Todo individuo tiene derecho a la libertad de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de tener o adoptar, o no tener ni adoptar, la religión o las creencias de su elección, así como la libertad de manifestar su religión o creencias, individual o colectivamente, tanto en público como en privado, mediante el culto, la celebración de ritos, las prácticas, la difusión y la enseñanza; siempre que no constituyan un delito o una falta sancionado por la ley. […] [Se deroga] Sin contravenir lo prescrito en el artículo 3o. de esta Constitución, el Estado respetará la libertad de los padres y, en su caso, de los tutores legales para garantizar que los hijos reciban la educación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.

Este párrafo da mucho para discutir, pero no tiene caso porque hubo cambios importantes. Esta es la propuesta definitiva que generó el Congreso para la modificación al artículo 24:

Artículo 24 – Toda persona tiene derecho a la libertad de convicciones éticas, de conciencia y de religión, y a tener o adoptar, en su caso, la de agrado. Esta libertad incluye el derecho a participar individual y colectivamente, tanto en público como en privado, en las ceremonias, devociones o actos de culto respectivo, siempre que no constituyan un delito o faltas penados por la ley. Nadie podrá utilizar los actos públicos de expresión de esta libertad con fines políticos de proselitismo y propaganda política. El Congreso no puede dictar leyes que establezcan o prohíban religión alguna. Los actos religiosos de culto público se celebrarán ordinariamente en los templos. Los que extraordinariamente se celebren fuera de éstos se sujetarán a la ley reglamentaria.

Bien, eso es lo que dice la propuesta de modificación al artículo 24, por la que muchos “progres” se están rasgando las vestiduras. ¿Qué diferencias hay entre esta propuesta y el artículo original?

  1. Primera diferencia, en lugar de decir “todo hombre es libre…”, ahora la ley dice “toda persona tiene derecho…”. Este es un cambio de forma políticamente correcto con el único fin de evitar que las feminazis se encabriten.
  2. Se amplía el término “creencia religiosa” a “convicciones éticas, de conciencia y de religión”. Esto supongo que es para incluir doctrinas no establecidas como religión “oficial” y también para posturas como el ateísmo o el agnosticismo. En otras palabras, si alguien quiere creer en el “Maradonismo” o en “la fuerza” de Star Wars, lo puede hacer y la Constitución le protege ese derecho. Por otra parte, se elimina el término “creencia” que, desde cierto enfoque, podría dársele una interpretación despectiva.
  3. Se agrega un estatuto que prohibe el uso de los actos públicos religiosos para hacer proselitismo político. Es decir, si nuestro estimadísimo obispo Onésimo Zepeda usa el sermón del domingo para pedirnos que votemos por el PAN o que le pintemos violines a AMLOve, se lo puede cargar el payaso.

El resto del artículo modificado conserva lo que se establece en el atrículo 24 vigente, cambiando unas cuantas palabras sin alterar el significado de la frase.

Un aspecto muy interesante a revisar es que, en la redacción aprobada, se eliminó lo que tenía que ver con lo relacionado al derecho que tendrían los padres sobre la educación religiosa y moral de sus hijos. El hecho de que este párrafo se haya eliminado es importante, ya que su existencia permitiría que se aprovechara una fisura legal para modificar los planes de estudio, de forma que se ajusten a “sus propias convicciones”. Esto ya sucede en los Estados Unidos, en donde los cristianos fundamentalistas han logrado meter al Creacionismo en las escuelas, a tal grado que en muchas ya ni siquiera se imparten los temas relacionados con la evolución de las especies.

Ahora le pido, estimado lector, que revise la redacción del artículo 24 vigente y de la modificación propuesta por el Congreso. ¿Ve usted, de manera objetiva, alguna amenaza al estado laico? ¿Considera usted que esta ley es un “madruguete” del yunque y de los conservadores panuchos para meternos al catolicismo por las escuelas? Yo, la verdad, no lo veo así; pero tal vez estoy cegado por mi fanatismo religioso, y no descarto encontrarme en el error. Si usted ve algo que yo no percibo, por favor coménteme.

En mi opinión, esta modificación a la ley es positiva. Por un lado, se amplían los derechos al reconocer la libertad de culto a otros esquemas de pensamiento, aunque no sean religiones “oficialmente reconocidas”. Además, se plasma en la Constitución la prohibición de utilizar los actos religiosos con fines políticos, algo muy positivo (y necesario en nuestro entorno político). Y el hecho de eliminar el párrafo propuesto sobre los derechos de los padres para decidir sobre la educación de sus hijos es muy bueno.

Entonces, ¿por qué reclaman los “progres”? ¿En dónde se está violando el estado laico? Bueno, eso depende de lo que se entienda por “laico”. He ahí el problema: muchos izquierdosos interpretan el término “laico” como “antirreligioso” (o, más precisamente, como “anticatólico”). Esto es un error: al decir “estado laico” estamos hablando de una separación completa entre el Estado y alguna iglesia (la que sea). Pero separación no significa “pleito”; simplemente, se trata de que un gobierno no debe favorecer a una religión o creencia en particular. El estado laico propone, de manera implícita, la libertad del ciudadano para practicar la religión que desee, o ninguna, con la confianza de que el gobierno no se lo impedirá ni tomará represalia de ningún tipo.

Queda claro entonces que los “progres” y los ateos fundamentalistas solamente estarán contentos si el artículo 24 se modifica para que cualquier manifestación religiosa esté prohibida (los primeros, por ir en contra de “FECAL” y su “gobierno yunquista”; los segundos, por su agenda personal). Eso, obviamente, nunca va a suceder. Primero, porque la libertad de culto es un derecho democrático universal que no se puede limitar; segundo, porque nuestros diputados son tontos, pero no tanto como para echarse encima al 90% de la población (porque no sólo hablamos de los católicos: estoy seguro de que la poderosísima comunidad judía de México no estará nada contenta si se aprueba una ley que prohíba el Bar-Mitzvah).

Por cierto, me encontré este artículo en internet. Es una carta escrita por el “Foro Cívico México Laico” (organización seguramente apoyada por ya-sabemos-quienes), en donde advierten que las modificaciones al artículo 24 llevarían a “un Estado Confesional” (lo que sea que eso signifique). Según la carta, el nuevo artículo 24 permitiría que el Gobierno defina cuáles “convicciones éticas” serían aceptables o no. Yo no sé bajo influencia de qué mezcal sacaron esa conclusión, cuando la ley propuesta define explícitamente lo contrario: que cada mexicano puede escoger la convicción ética, de conciencia o de religión que le venga en gana. También hacen mención de que quedarían prohibidas las “convicciones no éticas”, lo cual es un burdísimo y absurdo juego de palabras del que ni vale la pena discutir. De todos modos lea el artículo y fórmese su opinión.

“Ratzinger es un vil encubridor de pederastas. ¡Padres guanajuatenses, cuiden a sus niños, no sea que se los lleven estos pica-monaguillos!”

Bueno, aquí la verdad no tengo nada que discutir. Soy de los convencidos de que la Iglesia ha sido muy tibia y, en ciertos casos, hasta cómplice de los sacerdotes pederastas. También creo que esto puede ser resuelto desde el lado del gobierno: simplemente aplicando la ley de forma imparcial y sin proteger a los sacerdotes. Si se encuentra alguno culpable de este delito, que pague su crimen, junto con los altos jerarcas eclesiásticos que los protegan, por encubrimiento o complicidad.

Anuncios

Megacrapload

A estas alturas ya es de todos conocido el caso de los arrestos del FBI contra el creador del sitio Megaupload y otros tantos empleados del mismo servicio de almacenamiento de música y películas pirata archivos electrónicos.

Hoy pude ver en las noticias las fotos de la residencia que el creador de Megaupload tiene en Nueva Zelanda. Bonita, por cierto.

Al parecer, el FBI publicó las fotografías para intentar convencernos sin mucho éxito de manera contundente sobre lo lacra que era el dueño de Megaupload. Definitivamente, nadie podría tener una casa como esa trabajando honradamente (ni artistas, ni políticos, ni grandes empresarios).

Para que el efecto sea todavía más grande, yo le sugiero al FBI que, a un costado de las fotos de la mencionada residencia, coloque también fotos de las humildes casitas de interés social de los dueños de las grandes empresas del entretenimiento (estudios cinematográficos, casas disqueras, estudios televisivos), o hasta de los magnates de la industria del software (como Bill Gates o el recientemente fallecido Steve Jobs) que, como todos sabemos, viven modestamente con el poco dinero que les deja su nada lucrativa actividad. Con eso nos quedará muy claro lo injusto que resulta que un pirata gandalla como el dueño de Megaupload les afecte en sus ganancias a todos esos empresarios que, sin afán de lucro y motivados únicamente por la difusión de la cultura y las artes, realizan con mucho esfuerzo sus actividades en la industria del entretenimiento.

Ahora que, si ya andaban en esas, hubieran aprovechado para meter al bote a los de “De’poop’sitfiles”, probablemente el peor sitio de almacenamiento masivo de archivos en el mundo. Esos sí merecen la cárcel por su servicio tan malo.

Monster High

Monster High dolls from 2010

Monitas Monster High (via Wikipedia).

Hoy me encontré con una noticia en Yahoo! que se sale de la norma y realmente era interesante.

La nota comenta sobre los cientos (o miles) de niñas que se despertaron hoy esperando encontrar, a un lado de sus tiernos zapatitos, una no tan tierna muñequita Monster High (de esas que están de moda), y que se llevaron una gran tristeza al encontrar puro platillo típico poblano en su lugar. ¿La razón? Las dichosas monitas están agotadas en las tiendas de juguetes.

Hasta aquí, la nota podría considerarse típica de la basura que normalmente publica Yahoo! Noticias, pero también nos informa que las muñequitas sí se podían conseguir en los tianguis y el comercio informal, ese que florece como ratas en cañería gracias al apoyo del Carnal Marcelo y demás gobernantes izquierdositos (bueno, votos son votos). El inconveniente no es que no den factura, sino que las monas alcanzaron precios de hasta $2,000.00 pesos, cuando en las tiendas caras apenas llegan a $400.00. Un abuso.

El Lic. Marcelo Ebrard en conferencia diaria c...

Monito Monster de la "high" (Image via Wikipedia)

Curioso que todos los “progres” izquierdositos se la pasan criticando al “capitalismo caníbal” y a los abusos de las fuerzas del mercado… pero apoyan por completo a los comerciantes “informales” (término políticamente correcto y bonito para nombrar a un grupo de delincuentes que cometen el delito de no pagar impuestos por lo que venden). Esos mismos comerciantes informales que no tienen empacho de aprovecharse de la ley de oferta y demanda y que se sirven con la cuchara grande, olvidándose de los conceptos cristianos y amorosos que promueve su líder mesiánico. Confirmo lo que siempre he pensado: aquí en México, los “izquierdistas” son en realidad ultraderechistas que nacieron jodidos.

Esta es una probadita de lo que tendríamos con la “República Amorosa™“: acaparamiento, comercio informal y precios elevados… y no sólo con los juguetes.

 

Chop suey, made with garlic chicken and peapod...

Image via Wikipedia

La comida china me gusta mucho (bueno, me gusta todo tipo de comida, soy tragón). Cuando me veo en la necesidad de consumir comida rápida, la china se encuentra entre mis primeras opciones: antes por supuesto que las hamburguesas y a veces hasta por encima de los tacos. El sabor me gusta mucho y por eso sigo comiendo en los localitos de comida china, pero estas diez cosas realmente demeritan la experiencia “culinaria”.

10 -Meseras y meseros (como diría Fox) chinos (o “viles chinos” como también diría Fox): No hay nada malo en esto, hasta le dan al local un toque de “restaurant exótico”. Lo malo es que la mayoría no saben hablar español, y yo definitivamente no sé hablar chino. Ya es difícil pedir un platillo cuyo nombre debe escucharse ridículo con pronunciación mexica; por favor no lo compliquen con una persona que no me puede entender si quiero arroz blanco o aros de cebolla.

9 – Tenedores de plástico “Made in China”: ok, tal vez es demasiado pedir que nos den palitos chinos en un local de comida rápida. También entiendo que se trata de bajar costos para poder ofrecer comida barata. Pero por lo menos regalen un tenedor que no se doble o se rompa cuando uno trata de clavarlo en un champiñón, por favor.

8 – “Ligas a la cantonesa”: en una tabla para cortar coloque un bistec. Con un cuchillo muy afilado, corte y quite toda la carne comible, dejando solamente los nervios, algunos huesos y la grasa. Use la carne para usted y los restos áselos con mucha salsa de soya, mézclelo con lo que sobró de las verduras y ofrézcalo como platillo. La verdad, estaría mucho mejor que vendieran solamente la verdura.

7 – El agridulce que no lo es: o sabe a pollo crudo y masa en almíbar, o sabe muy picante. Mención especial si además, en el cerdo agridulce, la mitad de las bolitas de masa están vacías por dentro y la otra mitad están llenas de grasa y huesos de, suponemos, cerdo.

6 – Pedacera de pollo: el pollo almendrado es muy sabroso. La pedacera almendrada, hecha pedazos de carne, huesos, cartílago y vísceras, no lo es. Esto solamente deja claro que el cocinero nada más partió al pollo entero y lo puso todo a cocinar (sólo espero que nadie se atragante nunca con un pedacito de hueso de pollo).

5 – La “ensalada” de cebolla y pimiento morrón, que a veces incluye pedacitos de brócoli y (con mucha suerte) un poco de carne, y que además se atreven a llamarle “Chop Suey”.

4 – El “especial de camarón”: consiste en una ensalada como la del punto anterior, pero incluye un camarón estratégicamente colocado encima (para que uno se vaya con la finta) y mucho saborizante artificial en polvo. Me imagino que a la chinita que sirve los platos le aplican calzón chino si algún día se equivoca y le sirve a alguien el camarón.

3 – La salsa “Sriracha” diluida con agua: es cierto que en muchos locales ni siquiera ofrecen la famosa salsa del “gallito”, pero en algunos lugares diluyen la salsa con agua, dejándola demasiado aguada, sin consistencia y con su sabor muy rebajado. Doble tache para los locales en donde llenan las características botellas con una mezcla de salsa “Maga” y agua.

2 – ¿Sin rollito primavera?: En algunos locales no dan rollito primavera; en otros, lo venden aparte. Pero bueno, sin salsa Sriracha, ¿para qué diablos quiere uno un rollito primavera?

1 – La comida co-china: tal vez sea mala suerte mía, pero en todas, absolutamente todas las ocasiones que me he encontrado un bicho en mi comida (desde moscas hasta cucarachitas) han sido en locales de comida china… incluso en restaurantes más grandes. ¿Qué les cuesta darle una limpiadita a la cocina?

Siciliadas

Me entero en las noticias de un incidente que ocurrió poco antes de la reunión entre Javier Sicilia y el Presidente, en el Castillo de Chapultepec. Resulta que, al llegar al lugar, la seguridad presidencial intentó hacer una revisión de rutina al Sr. Sicilia y a sus acompañantes. Esto fue suficiente para que don Javier se sintiera ofendido y amenazó con abandonar el lugar y dejar plantado al Presidente.

“Nos están haciendo una revisión protocolaria. Nosotros no aceptamos esa revisión porque hemos demostrado que somos un movimiento ético y digno. Yo represento a este movimiento y si tratan como sospechosos a la gente de mi movimiento, me están tratando como sospechoso a mí”, dijo.

Señor Sicilia, lamento muchísimo la muerte de su hijo y comparto muchas de las ideas de su movimiento; pero, con todo respeto, NO MAME. Usted está visitando al Presidente de la República, no a su compadre Chencho ni a su jefecito Andrés Manuel; usted, como cualquier ciudadano (porque usted es un ciudadano cualquiera, como yo) debe acatar y respetar las leyes y los protocolos. ¿Por qué tendrían que darle un trato preferencial? ¿Por su linda cara? Valiente ejemplo da con esas actitudes, demostrando que, para usted, es válido que algunas personas se brinquen las reglas sólo porque son “privilegiados” o “famosos” o, como usted dice, “éticos y dignos”.

Dijo usted también: “si el Señor Presidente llega a mi casa no lo voy a detener en la puerta porque sospecho de él, o el secretario José Francisco Blake Mora o el secretario Roberto Gil. Estamos pidiendo un trato de deferencia ciudadana”. Creo, señor Sicilia, que urgentemente necesita ubicarse. Usted es un poeta y escritor muy mediocre, que se hizo famoso por su triste tragedia personal. Ese hecho le da gran legitimidad a su movimiento, pero sus actitudes y su búsqueda de protagonismo, poco a poco, le están restando esa legitimidad a sus acciones. Usted es el primero que debería demostrar, con el ejemplo, que todos los ciudadanos debemos respetar las leyes y las reglas.

Le platico una historia, don Javier. Hace unos años, un gran grupo de personas comenzó a pensar que, al igual que usted, no era necesario hacer fila o cumplir con un trámite: bastaba con tener una amistad, una influencia, una palanca o una “mordidita” para conseguir lo que querían. Posteriormente, algunas de esas personas comenzaron a creer que tampoco deberían respetar un semáforo en alto, un letrero de “no estacionarse” o una obligación fiscal. No pasó mucho tiempo para que un grupo más reducido de esas personas decidieran dejar de pagar impuestos y, después, empezar a hacer negocios cuestionables o poco éticos. Algunos de ellos dieron el siguiente paso y comenzaron a dedicarse a actividades fuera de la ley: contrabando, robo, secuestro y narcotráfico. Ya en ese punto, unos cuantos se dieron cuenta que podían armarse con rifles y metralletas para matar primero a quienes les competían en el negocio, luego a las autoridades que trataban de imponer la ley y finalmente a cualquiera que los viera feo o de pronto les cayeran mal no más porque sí.

Y un trágico día, uno de esos tipos mató a su hijo, Don Javier.

Porque todo delincuente comienza su camino cuando deja de respetar pequeñas leyes y reglas, aunque parezcan absurdas o irrelevantes como, por ejemplo, la revisión de seguridad por la que debemos de pasar cuando nos vamos a reunir con el Presidente de la República.

Diputerías

En contra de lo que normalmente hago en este blog, en esta ocasión voy a defender un poco (poquito nada más) a la diputada del PRD Dina Herrera.

La historia ya la conocemos. Se estaba decidiendo en la Cámara sobre una modificación a la ley que permitiría, de aprobarse, la reelección ciudadana de legisladores y presidentes municipales. El asunto estaba candente y la votación se mantenía empatada 14 a favor y 14 en contra. Justo cuando se iba a repetir la votación, la diputada del PRD Dina Herrera (que había votado inicialmente a favor de la iniciativa) decidió abstenerse de votar; esto dejó los números en 14 votos contra 13 y se rechazó la iniciativa.

Personalmente, no sé si la iniciativa de reelección sea tan buena como lo dicen los medios. La propuesta tiene pros y contras, pero definitivamente es una buena señal el hecho de que se le otorguen facultades a los ciudadanos para evaluar y premiar a un buen funcionario y cambiar al que no dé resultados. En ese sentido, por lo menos vale la pena probar ese cambio. Ahora bien, las razones de los partidos para rechazar tal iniciativa son claras: por un lado, le restan poder al ciudadano; por otro, los partidos perderían un poco la posibilidad de utilizar en su beneficio las designaciones de candidaturas para diputados y senadores para sus sucios y ya conocidos contubernios y manejo de intereses oscuros.

Bien, ahora me entero que el PRD está “indignadísimo” con lo que consideran una “alta traición” por parte de la diputada que cambió su voto, y pretenden quitarle su curul y expulsarla del partido. Curiosa decisión de un partido que se hace de la vista gorda con el Peje-ndejo, a pesar de que sigue haciendo campaña por otros partidos (y ya ni hablar del caso Brugada y el famoso “Juanito”). ¿O eso no es traición al partido?

Ya conocemos la hipocresía del PRD, pero por lo menos deberían disimularle. Reaccionan porque en los medios criticaron duramente a los legisladores por votar en contra de la reforma, y por eso quieren cobrarle el pato a la diputada Herrera, pero ¿acaso ella tiene toda la culpa de que se haya rechazado la iniciativa? ¿Qué acaso los 14 legisladores que votaron en contra no tienen más culpa que la diputada, que lo único que hizo fue abstenerse de su voto (ni siquiera cambiarlo y votar en contra)?

Por otra parte, ¿acaso debe considerarse una traición que un legislador cambie de opinión y modifique su voto? ¿No cuenta con esa libertad? Si damos por hecho que nadie debe cambiar su voto (porque se consideraría traición), entonces ¿para qué repetir la votación? La podrían repetir 1000 veces, pero si ningún legislador cambia su postura, ¿cuál creen que sería el resultado? Claro, un empate 14 a 14. La repetición de la votación se realiza esperando que algunos legisladores cambien su postura y el resultado sea distinto. Pero para los perredistas, cambiar de opinión es traición.

Lo más chistoso es que los políticos se enojan, se indignan y se extrañan de que los ciudadanos los tengamos en tan baja estima. Pero si se comportan como rufianes de poco seso, ¿cómo pretenden que los consideremos estadistas?

Juay de Grito?

En diferentes sitios he encontrado propuestas por parte de cibernautas mexicanos, llamando a no asistir a las ceremonias del grito de independencia hoy en la noche, como una medida de presión al gobierno. Se pretende hacer esta propuesta para decirle al gobierno “ya basta”, en relación con los hechos de violencia que todos los días suceden en diferentes partes del país.

Por mi parte, yo no tengo la costumbre de asistir a las ceremonias públicas del grito y normalmente celebro en mi casa con mi familia. Ahora bien, suponiendo que mi familia acostumbrara a salir al centro a celebrar el grito, yo lo pensaría dos veces este año, pero lo haría debido a un asunto de seguridad personal y no por pensar en “reclamarle al gobierno” con mi ausencia.

Bueno, en este país cada quien es libre de hacer lo que le plazca. Si mucha gente decide no ir a las ceremonias del grito como represalia contra el gobierno, adelante. En lo personal, creo que es una medida algo absurda y completamente inútil: el Zócalo se va a llenar a reventar como de costumbre. Y si no se llena, no creo que eso cambie en algo la situación.

Lo que yo sí critico es la postura de reclamar al gobierno sobre la violencia. Coincido en que se le debe exigir a los gobiernos de todos los niveles que garanticen el Estado de Derecho y la seguridad de los ciudadanos. Pero en este tipo de iniciativas se parte del falso supuesto de que el gobierno tiene la culpa de la violencia. Es lo mismo que me desagrada del movimiento de Javier Sicilia ™ y su “No más sangre” ®.

¿Por qué la gente quiere gritarle al gobierno “ya basta”? Fácil, porque si se lo gritamos a los delincuentes (que son los que generan la violencia), la respuesta que recibiremos será una violenta ráfaga de balas. Por eso la gente que busca sus minutos de fama (y tal vez un huesito, por qué no) se levanta y le reclama al gobierno, y hasta se siente como un ciudadano “valiente” (lo sería hace algunos años, cuando el no tan viejo PRI silenciaba a balazos a quienes criticaban al gobierno). Realmente serían valientes si le dirigieran el “ya basta” a los criminales, pero sabemos que los que lo han hecho a los pocos días amanecen como fiambre o pozole.

No sirve de nada dejar de ir al Zócalo y no celebrar. Yo mejor propongo estas otras acciones que, en mi opinión, sí pueden ayudar:

  • Reclámale a tu gobierno local y exígele seguridad. Pero de a de veras. Esto implica que todos los izquierdositos que aprovechan la coyuntura para reclamar por “la guerra de Calderón”® y que sólo lo hacen para atacar al que llaman “presidente espurio” se abstengan de sus tarugadas grilleras.
  • No fomentes la corrupción. No pagues mordida, no pidas mordida, no aceptes mordida, no bloquees trámites buscando mordida. Ah, y ya que en estas andamos, cumple las leyes; de esa forma no tendrás que pagar mordida para evitar la multa o el bote.
  • No compres droga. Así de simple. Nos encanta echarle la culpa a los grifos gringos, pero los números muestran que el consumo de droga sigue en considerable aumento en nuestro país. Mientras haya clientes, habrá proveedores, y narcomenudistas, y traficantes, y capos… y balas y muertitos. Si eres de los que en una fiesta te quejas de la violencia y de los muertos, y más entrada la noche le entras a tus pericazos, entonces además de ser un vicioso y cómplice, también eres un hipócrita.
  • ¿No eres drogadicto? Ok, entonces la tienes más fácil: no compres discos ni películas piratas en el tianguis. ¿Que no sabías que la piratería es una rama del crimen organizado? Pues ahora ya lo sabes. ¿Que me pagan las disqueras para decir esto? Ojalá; de hecho, a las disqueras las considero organizaciones muy ambiciosas y poco inteligentes, que pretenden conservar su muy lucrativo negocio aplicando leyes absurdas en lugar de adaptarse a las nuevas condiciones de su mercado. ¿Que soy un burguesito riquillo y yo sí me puedo comprar discos y películas originales? Pues sí, múerete de envidia; si se te hacen caros no los compres, y si no puedes prescindir de tu musiquita, pues a chambearle más duro para que te alcance.
  • Esta les va a doler a las ñoras con mucho billete y poco que hacer: no vayas a los casinos. Ah, ¿piensas que es un entretenimiento inofensivo que no lastima a nadie? Yo creo que no lo es; ahora, si no puedes evitar la tentación de tirar el dinero a la basura, mejor dónalo a una institución de beneficencia o a una escuela, y tal vez tu dinero sirva para convertir a un niño en un ciudadano de bien en lugar de un sicario. ¿Es mucho tu vicio y quieres seguir jugando? Entonces ve con tus diputados y exígeles que promulguen una ley decente que permita que los casinos existan y que disminuya la corrupción y la intervención del crimen organizado en los mismos. Ah, y si quieres vender quesos, no lo hagas en los casinos.

¿Se te hace difícil seguir estas sugerencias? Ah bueno, entonces te tengo una mucho más fácil: no hagas nada diferente. Sigue pagando mordidas, comprando pirata y apostando en los casinos. Sigue comprando droga y haciéndote de la vista gorda con los funcionarios corruptos. Deja que el gobierno federal y el ejército se partan la madre solitos para resolver la bronca (total, los que se mueren son ellos). Y si en algún momento tu irresponsabilidad y tus omisiones como ciudadano te llegan a afectar (te asaltan, te secuestran, te lastiman o te matan a algún familiar), siempre puedes echarle la culpa a “la guerra de Calderón”, hacer una marchita para gritar “ya basta”, “no más sangre” o, si eso te da flojera, simplemente puedes quedarte en tu casa y no ir a celebrar el grito en señal de protesta. Y que gire el mundo.

¡Titazo!

Actualización: en los medios ya trascendió la razón por la que corrieron no solamente a Tita, sino también al vicepresidente Francisco Gabriel de Anda y a Marquinho (a este último sin deberla ni tenerla). Todo fue porque “Tita” y “Paco Gabriel” se andaban partiendo el hocico en las mismísimas oficinas del club, y pues eso ya no lo permitió la directiva verde. Ni modo.

—————————————————————————-

El sábado pasado le celebramos su quinto cumpleaños a mi hijo. Lo llevamos a jugar con su primo, a una obra de teatro y, por la noche, a su primer partido de futbol. En estos días, mi hijo es un fiel aficionado al futbol como deporte; se la pasa jugando con un balón en los pies por toda la casa; no le va a ningún equipo pero no se quiere perder ningún partido de futbol en la tele, así sea uno de la “Concachampions” entre los “Tamaleros” de la Universidad Guajolotera Central de Haití contra los “Choyasprietas” del sindicato de recolectores de babas de El Salvador. Por eso pensamos que llevarlo al partido sería un buen regalo de cumpleaños para terminar el día.

El estadio se presentaba orgullosamente sin sus rejas emblemáticas entre las tribunas y la cancha. La directiva dice que lo hace por seguridad, y por confiar en la civilidad de la afición. Yo más bien pienso que lo hicieron para ahorrarse la reparación y reconstrucción de las rejas cada año, después de que los hinchas enfurecidos las rompen cuando los verdes pierden alguna final y se quedan, un año más, en la segunda división (no importa qué nombre le pongan cada año, para mí sigue siendo la segunda división).

Desafortunadamente, el partido fue horrible. Los míticos leones negros de la U. de G. no fueron ni la sombra de aquel equipo tradicional de uniforme a rayas rojas, negras y amarillas. Los visitantes hicieron todo lo posible para perder el partido: primero, un defensa se hace expulsar al primer minuto de juego de manera estúpida, cometiéndole falta a un delantero leonés que se colocó en posición franca de gol; luego, el árbitro se vio complaciente con los verdes y les marcó un penal a favor; ya en la segunda parte, otro defensivo visitante consigue la segunda tarjeta amarilla por hacer tiempo (así es, se hace expulsar haciendo tiempo a pesar de ir perdiendo…) dejando a su equipo con 9. A pesar de todo eso, los changas fueron incapaces de siquiera hacer una jugada de peligro en todo el partido. Para colmo, unos minutos antes de finalizar, los leones negros, con todo y 9 jugadores, aprovecharon un tiro libre y metieron un golazo que les dio el empate a 1 gol.

Yo hubiera preferido, por supuesto, que el primer partido de futbol de mi hijo lo ganaran los verdes o, por lo menos, que hubiera sido un buen juego, con más emociones. De cualquier forma, estoy seguro de que mi hijo disfrutó la experiencia; al final, ambos coincidimos que lo mejor del partido fue la Corona: él sonrió mucho con las botargas (les decía “botellotas con pies”) y yo sonreí mucho con las edecanes.

Por otra parte, en las tribunas los enfurecidos aficionados pedían la renuncia de “Tita” como director técnico. En donde yo estaba sentado se hizo una breve polémica entre los que querían quitar a “Tita” y los que no. Los primeros alegaban que el equipo juega feo, sin verticalidad y sin creatividad al frente; los segundos argumentaban con la condición invicta en casa, los triunfos de visitante y los puntos obtenidos por “Tita”. Ambos tienen razón: el equipo juega espantoso y es preocupante que no tenga capacidad de resolver un partido ante un rival prácticamente a modo; pero también es cierto que el equipo está a dos puntos del liderato y, de haber ganado el partido (“haiga sido como haiga sido”, Calderón dixit) serían los líderes del torneo.

Hoy, sin embargo, me encuentro con la noticia de que los directivos cesaron a Milton Queiroz “Tita” como director técnico de los changas.

En una entrada anterior ya había expresado yo mi temor de que el gran ídolo “Tita” se viera perjudicado por su desempeño como director técnico. Le atiné (ojalá hubiera pedido mejor sacarme la lotería). Lo que me da entre enojo y tristeza es que, en mi opinión, el cese es completamente precipitado. Los números de “Tita” no justifican el despido: superlíder en la temporada anterior, a dos puntos del liderato en esta… ¿Qué esperan entonces los directivos de un entrenador? ¿Que el equipo golee en todos los partidos? O más bien, ¿les conviene económicamente que el equipo se mantenga en la división de ascenso? Solamente así se explica el cese de Pintado (que iba muy bien) y el de “Tita”.

Cierto, el equipo jugaba feo. Cierto, fue muy frustrante ver el sábado que al equipo se le iba de las manos una victoria relativamente fácil. Aún así, los números hablan y dan cuenta de resultados bastante buenos durante la dirección técnica de “Tita”.

Es algo muy triste. Directivos van y vienen, pero no se percibe que apliquen muchas neuronas al momento de decidir. Mejor me voy haciendo a la idea de otros 10 años en la segunda división, y le hago igual que mi hijo: ir al partido únicamente a ver botargas y edecanes, o quedarme en mi casa viendo un partido de la tercera división francesa (que, por cierto, es más fácil encontrar un partido de esos en la televisión, que uno de la dichosa “división de ascenso” mexicana).

Canelitas

Me uno a la opinión de muchos: el “Canelo” Álvarez es un fraude. O bueno, tal vez él no, pero sus peleas sí lo son. Y las transmisiones de box de Televisa, también.

En la pelea de este sábado, Televisa llegó al extremo de agregar soniditos de golpes cada vez que el “Canelo” lograba conectar a su adversario, y en varias ocasiones incluso cuando fallaba su golpe (o será que es tal la fuerza de sus golpes que hasta suena cuando le pega al aire). Una verdadera burla para los televidentes, usando una estrategia similar a la de las risas grabadas del “Chavo del 8”.

Por lo general, al “Canelo” le ponen puro tronco como contrincante. Este sábado el boxeador inglés no era realmente un bulto, sino más bien un adversario que aceptó participar en la burla. Se veía ágil y con ciertas cualidades, pero se dedicó a bailar sobre el cuadrilátero y a intentar esquivar los golpes del “Canelo”, pero nunca intentó aplicar una combinación agresiva sobre el pelirrojito preferido de Televisa. Aún así, los pocos golpes que logró conectar el inglés hicieron tambalear por momentos al “Canelo”.

Por su parte, el “Canelo” le aplicó tantos golpes a su oponente que, si tuvieran la fuerza esperada, hubieran noqueado al inglés desde el 5° round. La forma en que detuvieron la pelea en el último round me pareció exagerada, pero bueno, seguramente eso decía el “guión”, para que la gente comente que “¡fue una pelea super emocionante, ganó por K.O. en el último round!” Sí, claro.

No cabe duda que lo único bueno del “Canelo” Álvarez es su ex-novia, ¿o no?:

¿Qué tal una pelea a 24 rounds? Ah, y también anuncia colchones (los que usa para dormir, supongo).

El “Canelo” es un ídolo artificial, creado por Televisa para competir con las transmisiones de “Box Azteca” pero, sin ser particularmente buenas, las del Ajusco son infinitamente mejores a las vaciladas de la cadena de Azcárraga. Aquí parece adecuado revisar la tarjeta de don Lama, Lama, Lamiiiitaaaaa:

“¡Dieh’ puntoh’ para Box Ah’teca, cero puntoh’ para Televisa! ¡La tremenda golpiza infame que ehtá recibiendo la televisora sin oponer resistencia hace que todoh’ le pidamo’ al tercero sobre la lona que termine la pelea por piedá’ y misericordia!”

.

Revisando algunos archivos viejos en mi PC, me encontré con un documento de texto que alguna vez guardé para elaborar un “sesudo” comentario al respecto, pero lo dejé en el olvido. Aquí recupero un fragmento para traer un poco de sana controversia al blog.

El archivo incluía una serie de silogismos que intentan demostrar, por medio de la deducción lógica, que Dios no existe. No veo caso en incluir todos los silogismos del documento en esta entrada, pues muchos son irrelevantes o incluso meramente absurdos, pero rescato dos de los más interesantes para analizarlos desde el punto de vista de la lógica y el razonamiento. Quien desee revisar todos los silogismos, puede buscar en Google los términos “demostración inexistencia dios” y seguramente los encontrará.

Si alguien desconoce lo que es un “silogismo“, puede consultar esta entrada de otro de mis blogs (perdón por la barata y descarada autopromoción); si no, resumo aquí lo que es un silogismo: es una proposición compuesta de dos o más premisas (hechos que se dan por verdaderos) y que, a partir de esas premisas, utilizando deducciones lógicas, se llega a una conclusión. Si las premisas son verdaderas y el proceso de deducción es correcto, la conclusión entonces debe ser verdadera. Los silogismos en cuestión intentan demostrar la inexistencia de Dios a través de la reducción al absurdo: llegar a una conclusión que es a todas luces falsa o que contradice a las premisas.

Aclaro que mi intención no es convencer a nadie sobre su creencia o no creencia en nada. Cada quien es libre de creer en lo que quiera. Mi intención es plantear un ejercicio de lógica y pensamiento analítico, y ver qué tan válidos son los argumentos de estos silogismos. Si algún ateo fundamentalista quiere venir a decir que todos los creyentes somos unos idiotas, o si algún fanático religioso me quiere insultar y decirme que me voy a ir al infierno con todo y chanclas, adelante; nada más no se me vayan a poner nenas si me pitorreo de sus comentarios: el que se lleva se aguanta.

Dios perfecto, creador del universo

Este silogismo dice lo siguiente:

  1. Dios es perfecto
  2. Dios creó el universo
  3. Si un ser es perfecto, sus creaciones deben ser también perfectas
  4. Si Dios creó al universo y Dios es perfecto, entonces el universo debe ser perfecto
  5. Pero el universo es imperfecto
  6. Si Dios es perfecto, entonces no pudo crear un universo imperfecto
  7. Si Dios creó un universo imperfecto, entonces Él no puede ser perfecto
  8. Luego, Dios no existe.

Las primeras dos sentencias son las premisas de este silogismo: entendemos que Dios es perfecto y que también es creador del universo, dos características que normalmente se le atribuyen a Dios. Si Dios no cumple alguna de las características mencionadas, entonces no es Dios o, por lo menos, no el Dios que conocemos los cristianos.

El silogismo, aunque a primera vista parece impecable (irrefutable dirían los ateos fundamentalistas), en realidad tiene huecos interesantes. Empezamos con la sentencia 3: “Si un ser es perfecto, sus creaciones deben ser también perfectas”. Recordemos que un silogismo se compone de premisas y de conclusiones obtenidas a partir de esas premisas; la sentencia 3 debería ser una deducción obtenida de las premisas 1 y 2, pero al analizar tales premisas vemos que no hay forma de obtener la sentencia 3 a partir de los enunciados 1 y 2. Esto nos hace ver que la sentencia 3 no es una deducción, sino una nueva premisa. Quien propone el silogismo, entonces, se ve obligado a convencer a la audiencia sobre la veracidad de la nueva premisa. Para ahorrar letras, aceptemos la premisa 3; después de todo, el enunciado parece lógico y tiene sentido, aunque puede ser cuestionado.

Sigamos. La proposición 4 es una deducción a partir de las premisas 1, 2 y 3. Revisando la proposición, no se detecta ningún error lógico en la deducción, por lo que podemos decir que la conclusión del enunciado 4 es correcta.

En el enunciado 5 nos encontramos otro detalle interesante. Definitivamente no se trata de una conclusión, ya que la conclusión se obtuvo en el punto 4 y tal conclusión nos dice que el universo es perfecto. El punto 5, sin embargo, afirma categóricamente que el universo no es perfecto; se trata entonces no de una conclusión, sino de una nueva premisa. Además, esta premisa contradice directamente a la conclusión del punto 4. De nuevo, primero tendríamos que aceptar a la premisa 5 como tal, es decir, como una afirmación verdadera.

Continuemos. La sentencia 6 es una conclusión de las premisas 1 y 3, mientras que el enunciado 7 es una conclusión de las premisas 2, 3 y 5. Ambas conclusiones son válidas, pero resultan innecesarias, pues la contradicción la tenemos en la conclusión 4, obtenida de las premisas 1, 2 y 3, pero que contradice a la premisa 5. Los enunciados 6 y 7 simplemente aclaran o profundizan el razonamiento seguido.

El enunciado 8 es la conclusión final. La pregunta es, ¿esta conclusión se sostiene a partir del silogismo?

La respuesta es no. El silogismo, en efecto, llega a una contradicción en sus premisas, en particular en la conclusión 4. Si un silogismo llega a una conclusión falsa o contradictoria, puede deberse a que el proceso deductivo en algún punto es erróneo, o que alguna(s) de las premisas sea(n) falsa(s). No se puede decir que el razonamiento seguido en este silogismo sea erróneo (por lo menos, yo no le encuentro falla lógica); por lo tanto, se puede concluir que una de las premisas debe ser falsa. De hecho, la conclusión 8 parte de esta situación, pero asume que una de las dos premisas iniciales es falsa (o ambas) y, por lo tanto, Dios no existe. La realidad es que el silogismo, al llegar a una contradicción, lo que nos muestra es que una de las premisas es falsa, pero tenemos CUATRO premisas, no dos. En otras palabras, se está concluyendo que:

  • O Dios no es perfecto,
  • o Dios no creó el universo,
  • o las creaciones de un ser perfecto no necesariamente tienen que ser perfectas,
  • o el universo no es imperfecto.

Esto es lo único que se puede obtener como conclusión del silogismo. La conclusión 8, Dios no existe, es una frivolidad, pues no hay nada en el silogismo que implique que la premisa o premisas falsas sean la 1 y la 2, en lugar de la 3 y la 5.

Ahora bien, si lo que queremos es demostrar, a toda costa, que Dios no existe, la tarea se reduce a demostrar que las premisas 3 y 5 son ambas verdaderas. ¿Sencillo? No tanto. En ambas premisas, si queremos aceptarlas como verdaderas, tendremos que hacer forzosamente una pregunta inicial: ¿qué se entiende por “perfecto”? A partir de una definición del término, podremos afirmar o negar si el universo es imperfecto, o si la creación de un ser perfecto tiene que ser también perfecta o no. Al respecto, menciono a continuación una anécdota:

En aquella ocasión en la que encontré estos silogismos, di con un blog en donde el autor retaba a cualquiera a que refutara tales silogismos (perdí la liga, desafortunadamente, y no he podido encontrar de nuevo la página). En este silogismo en particular, una persona aceptó el reto e intentó de refutar el silogismo. La discusión empezó a tornarse bizantina, perdiéndose en conclusiones y conceptos filosóficos que no estaban llegando a nada, hasta que el autor del blog decidió establecer una definición para el término “perfección” y partir de ahí. Obviando el hecho de que se podría acusar al autor de cometer una “falacia de blanco móvil” por definir una regla del juego ya comenzado el debate y no desde el principio, la medida se agradeció por todos los que seguíamos la discusión. El autor entonces decidió tomar como referencia la definición de “perfecto”, según el Diccionario de la Real Academia Española (buena fuente, por cierto, ya que es una referencia neutral y comunmente aceptada):

  1. adj. Que tiene el mayor grado posible de bondad o excelencia en su línea.
  2. adj. Que posee el grado máximo de una determinada cualidad o defecto.
  3. adj. Der. De plena eficacia jurídica.

Evidentemente la tercera definición no nos aplica para el silogismo en cuestión, así que tomemos las otras dos. Curiosamente, al establecer una base de donde partir, el autor del mencionado blog también puso las herramientas para refutar al silogismo.

Iniciemos con la premisa 5: “El universo es imperfecto”. Si observamos la definición 2 de “perfecto”, podríamos argumentar que el universo es perfecto en una determinada cualidad: su extensión física (dando por hecho que, al ser el universo material, no existe nada más grande que él en cuanto a tamaño). En otras palabras, el universo es “perfectamente grande”. Con esto, la premisa 5 se derrumba: el universo no es imperfecto, o por lo menos no lo es tomando como referencia las definiciones de la RAE. Si alguien opina que el universo es imperfecto, pues es solamente eso, una opinión que no se sostiene a partir de la definición de “perfecto” que estamos tomando como base. Si alguien busca en otra parte una definición de “perfecto” que lleve a otro resultado, estará entonces cometiendo una falacia “ad-hoc”, que no es otra cosa más que construir una definición a la medida, para que nuestro argumento sea válido.

La premisa 3 es más interesante. No podemos refutarla o calificarla como falsa de forma directa, pero tampoco podemos identificarla como verdadera, ya que la definición de “perfecto” de la RAE menciona las características de un objeto o ser perfecto, pero nada dice sobre las creaciones de ese hipotético ente perfecto. En otras palabras, la conclusión “un ser perfecto solamente puede crear algo perfecto” no se sostiene a partir de la definición del concepto “perfecto”.

Ahora bien, realmente es innecesario demostrar o refutar la premisa 3. Ya vimos que la premisa 5 es falsa, por lo que el silogismo llega a una contradicción. ¿Esto significa que Dios sí existe? No, de ninguna manera. Lo único que significa es que no se puede concluir que no existe, ya que no podemos asegurar que, además de la premisa 5, alguna de las premisas 1 y 2 sea también falsa.

Concluyendo, el silogismo falla no porque tenga algún error argumental o de lógica, sino porque posee 4 premisas y pueden ser falsas cualesquiera de ellas. La conclusión 8 no se sostiene, porque asume que las premisas 3 y 5 son verdaderas sin ninguna evidencia de soporte, e indirectamente afirma que alguna de las premisas 1 y 2 es falsa. Debo agregar además que el silogismo original estaba redactado de tal forma que las premisas 3 y 5 se mostraban como deducciones sin serlo (no se pueden deducir a partir de las premisas 1 y 2), por lo que se podría hasta acusar de una redacción engañosa, convirtiendo al silogismo en un sofisma.

Un ejercicio de reflexión interesante, a pesar de que el silogismo, a simple vista, parece muy simple. En la segunda parte de esta entrada hablaré de un silogismo mucho más fuerte y complicado: el “problema del mal” de Epicuro.

.

¡Osama… tado Obama!

Últimamente he estado tan ocupado que he dejado un poco abandonado al blog. Para que no muera, les dejo una pequeña reflexión sobre la muerte de Osama Bin Laden ocurrida en días pasados.

  • Poco después de los ataques a las Torres Gemelas del 11 de septiembre de 2001, los medios norteamericanos transmitieron escenas en donde se veían personas, habitantes de Medio Oriente, que supuestamente estaban celebrando el resultado del ataque terrorista. Esto causó revuelo e indignación en todo el mundo, pero a la vez suspicacia… en la supuesta celebración no se veían fotografías de Bin Laden, ni consignas anti-yankee, ni banderas norteamericanas pisoteadas… ni nada de lo que se esperaría observar en una celebración de ese tipo. Posteriormente, los medios reconocieron que las escenas correspondían a una celebración típica de esa región y que no tenía nada que ver con los ataques ni con Bin Laden. Si se trató de una broma, nadie la encontró graciosa.
  • Hace unas semanas, después de que el ejército norteamericano capturó a Osama Bin Laden desarmado y lo asesinó (a pesar de encontrarse indefenso), los medios mostraron escenas de las celebraciones en donde los ciudadanos norteamericanos festejaban la muerte de Bin Laden. La diferencia es que, en este caso, las celebraciones sí eran reales: los norteamericanos estaban felices de que Osama Bin Laden hubiera muerto. Estas escenas, por cierto, también causaron indignación en todo el mundo.

Ahora, unas preguntas incómodas. ¿Cuál de estas dos sociedades aparece, en este caso, como la más sanguinaria y vengativa? ¿Cuál sociedad parece pensar que la vida humana solamente tiene valor cuando se trata de sus propios miembros, y no cuando son personas de otra región, país o religión? ¿Cuál de estas sociedades parece mostrar más compasión, más respeto o más humanidad?

.

Orugas rosas

No, el título de esta entrada no es albur. Es solamente una de las geniales ideas que ha tenido la Dirección de Movilidad de este próspero rancho (es una pena que ninguna de esas geniales ideas funcione para resolver el problema del tráfico, pero bueno…)

La idea consiste en integrar al Sistema Integral de Transporte unos camiones articulados (orugas) como los que ya existen, pero en este caso pintadas de un folclórico color rosa, en lugar del tradicional verde “lión” que tienen actualmente.

¿Cuál es la razón del colorcito? ¿Es para que se vean bonitas? ¿O es acaso que a nuestras autoridades de pronto les entró la onda de la Pantera Rosa y quisieron pintar las orugas de ese color en lugar de azul?

No. Las orugas serán rosas porque se trata de transportes exclusivos para mujeres.

En efecto, nuestro vanguardista gobierno municipal ha decidido aplicar una política para separar a hombres y mujeres en el transporte público. Me parece que es una política popular y de muy buenos resultados que ya se ha aplicado en los Estados Unidos… por allá por 1915. Les voy a sugerir otra política interesante sudafricana: se llama “Apartheid”.

¿Qué sigue? A ese paso, seguramente vendrán orugas multicolores (exclusivas para gays). Y aquí casi no viven personas de color, de lo contrario también habría orugas sólo para negros. O tal vez la idea vaya en otro sentido, y pronto nos obliguen a caminar en la Plaza Principal las mujeres hacia un lado y los hombres hacia el otro. ¡Ah, esas lindas tradiciones que se están perdiendo!

Entiendo que la medida es para evitar los “manoseos” y los “arrimones” que los gañanes aplican a las inocentes (y a veces no tan inocentes) damitas. Resulta lógico entonces aplicar la solución más fácil: separar a las damas en lugar de mejorar la seguridad o aplicar esfuerzos para educar a la población. Lo malo es que las acciones de “protección” son un buen pretexto para las políticas de segregación: ponemos camioncitos exclusivos de gays “para que los ciudadanos desconsiderados no los agredan con insultos, con golpes o con feas miradas… y hasta les ponemos música de Village People para que bailen.”

En fin. No cabe duda que, como sociedad, caminamos hacia atrás. Y lo peor es que los dichosos camioncitos rosas nos cuestan a los que pagamos impuestos.

.

Quienes tienen mi edad deben recordar la frase que sirve de título a esta entrada. Durante la guerra del Golfo (la primera) entre George Bush padre y Saddam Hussein, Jacobo Zabludovsky dirigía la barra de noticieros de Televisa. En Medio Oriente tenía como corresponsal a la reportera Erika Vexler, cubriendo todos los detalles del conflicto. Pues bien, el día que iniciaron las hostilidades, todos veíamos atónitos por televisión las escenas de los bombardeos sobre Bagdad, cortesía de los sofisticados misiles Patriot, cuya peculiaridad tecnológica consistía en ser autodirigidos y poseer una precisión escalofriante para volar objetivos determinados. La respuesta de Hussein no se hizo esperar, y lanzó un bombardeo sobre Tel-Aviv (¿por qué a Tel-Aviv? Buena pregunta pero, usted sabe, en cualquier pedo en Medio Oriente seguramente Israel tendría algo que ver), en donde se encontraba la pobre Erika Vexler. De alguna manera, Zabludovsky consiguió establecer comunicación con Erika Vexler. La conversación que tuvieron vive en nuestro recuerdo:

– Erika, dime, ¿qué está pasando?

– Nos están bombardeando, Jacobo. Es un ataque nuclear.

– ¿Cómo dices? Repite eso, Erika.

– ¡Es un ataque nuclear, Jacobo! Repito: nuclear.

Fue la última vez que escuchamos a Erika Vexler. Y no porque algún misil nuclear la haya convertido en vapor, sino porque la sacaron del aire y no volvieron a establecer comunicación con ella en mucho tiempo. Hace unos años la volví a ver en un reportaje, de nuevo desde Tel-Aviv, pero con una temática más cercana a un programa de espectáculos que a un noticiero. En otras palabras, la congelaron por un buen rato.

Hay quien defiende a Erika Vexler diciendo que en realidad ella comentaba que la respuesta de Israel podría ser un contra-ataque nuclear. Sea eso, o que la pobre mujer estaba muerta de miedo, la realidad es que no puedes afirmar al aire y en cadena nacional que se está desatando una guerra nuclear.

¿A qué viene este hecho pasado? A que en estas últimas semanas he estado escuchando a nuestros preparadísimos corresponsales en Japón escupiendo babosadas como si fuera concurso, con respecto al tema de la central nuclear de Fukushima. He llegado a escuchar joyas como la de aquel periodista que afirma que en Tokio “la gente utiliza cubrebocas para protegerse de la radiación”… ¿Qué está diciendo? ¿Desconectó su cerebro para poder conectar el micrófono? Desde que yo me acuerdo, las escenas de japoneses caminando en la calle muestran a muchos de ellos utilizando cubrebocas. Tal vez lo usen para evitar contagios de enfermedades respiratorias, o para protegerse de la contaminación, y lo han hecho desde hace mucho tiempo. Hasta mi hijo de 4 años sabe, además, que un cubrebocas no sirve para nada contra la radiación, pero al parecer los cultos periodistas de nuestras televisoras no lo saben. En su gigantesca ignorancia, deben pensar que la radiación es algo que se respira, como si fuera un gas. Espero que nunca los manden a un reportaje al reactor de Laguna Verde, o son capaces de entrar con lentes de seguridad, casco y un pañuelo cubriéndoles la boca.

Otros más reportaban desde el aeropuerto de Tokio que “los japoneses están huyendo del país desesperadamente”, para luego mostrar escenas de un aeropuerto tranquilo, con filas muy largas, sí, pero no más que las filas normales que uno puede ver en el aeropuerto de la Ciudad de México en cualquier día de la semana. Si consideramos que Tokio es una de las ciudades más pobladas del mundo, el aeropuerto sería un pandemonio si en realidad los japoneses estuvieran huyendo por sus vidas. Pero además, los ineptos reporteros se curan en salud: “lo que nos sorprende es la calma y el orden de los japoneses que, a pesar de estar a horas de sufrir una muerte horrible por la radiación, hacen fila con toda calma y sin amontonarse”. Sorprendente, o los japoneses son un ejemplo de orden y tranquilidad, o simplemente no están huyendo despavoridos.

Aclaro: lo que sucedió en Japón es terrible. Un gigantesco terremoto seguido por un destructor tsunami que dejó miles de muertos ha resultado en una gran tragedia. Eso no se discute, como tampoco el riesgo existente de que ocurra un escape de radiación de la central de Fukushima. Lo que me saca de quicio es que los reporteros cubren el evento de Fukushima, con el enfoque de que “puede ocurrir una catástrofe”. Les tengo noticias, señores reporteros: la catástrofe ya ocurrió. Si voltean a un lado, verán a una buena parte del país destruido por un terremoto y un tsunami, con miles de muertos. Pero claro, como la catástrofe nuclear asusta más, el amarillismo de los medios prefiere hacer escándalo con esa nota, en lugar de reportar lo que ya sucedió con el terremoto.

En la guerra del Golfo, a Erika Vexler la vetaron por hablar con poca mesura sobre un ataque nuclear. En la crisis de Fukushima, los “reporteros” pueden decir babosada y media con una cámara y un micrófono, y hasta los llaman “corresponsales”. Tal parece que las clases de ética y profesionalismo a nuestros periodistas de televisión se las imparten en el mismo salón en donde les enseñan inglés… “¿Juayderito, míster Jopkins?”

.

Hace algunas semanas mandé al diablo a las facturas electrónicas por un rato y me fui al cine a ver “TRON: Legacy“. Aunque lleva ya varios días en cartelera, todavía alcancé a verla justo como quería: en megapantalla, sonido super-ultra-megasurround, en 3-D y, lo mejor de todo, subtitulada, es decir, con la pista de audio original (esto último es importante para mi porque quedé marcado de por vida al haber visto “La Guerra de las Galaxias” por primera vez, doblada al español… de España; es un trauma que todavía no se me quita).

Quienes leyeron mi anterior entrada se dieron cuenta de que soy fan incondicional de TRON, por lo que mi opinión sobre la película está completamente sesgada. La nueva película me gustó mucho; lo curioso es que a mi esposa también le agradó (a pesar de que aborrece a la original), por lo que algo bueno debe tener. Trataré de hacer una mini-reseña a continuación, cuidando de no contar mucho sobre la trama para aquellos que no la han visto.

Lo bueno

Evidentemente la apuesta de Disney es con los efectos especiales de la película, y realmente son bastante buenos. Llega un momento en el que uno ya no se fija en los efectos especiales para dejarse llevar por el ambiente de la historia. Queda a discusión si son mejores que los de “Avatar“, o si el 3-D quedó mejor; lo que resulta claro es que “TRON: Legacy” muestra lo mejor que se puede observar hoy en día en cuanto a efectos visuales.

En esta ocasión Disney no desaprovechó el potencial de TRON para las escenas de acción. Los aficionados que íbamos esperando una nueva escena de combate en moto-luz no quedamos decepcionados (por lo menos yo no). Al igual que la original, la acción disminuye a partir de la mitad de la película hacia el final; a diferencia de la original de 1982, “TRON: Legacy” se salva agregando una intensa escena de combate aéreo cerca del clímax de la película (aunque a mí no me gustó tanto… era difícil ver lo que ocurría en pantalla).

Ya mencioné en mi otra entrada sobre el agasajo visual a cargo de Olivia Wilde como Quorra. En la película Olivia Wilde luce muy linda, sí, pero en mi opinión está mucho más buena GEM (Beau Garret)… vea y juzgue usted.

GEM - otro programa que merece una buena escaneada (no vaya a traer un virus o spyware).

Una interfaz alterna del programa GEM.

(Por cierto, si aún desea más atractivo visual, puede revisar lo que hizo Playboy inspirado en “TRON: Legacy”. Advierto que la liga lleva al sitio de Playboy; o sea, no es para niños; o sea, sólo adultos; o sea, no intente entrar desde la PC de su oficina. ¿Queda claro?)

Sin embargo, la banda sonora es, en mi opinión, lo mejor de la película. Nunca me ha gustado Daft Punk, pero debo reconocer que han hecho un excelente trabajo de musicalización. Todas las melodías eran adecuadas para la trama de “TRON: Legacy”, magistralmente editadas de acuerdo a la acción en la pantalla. Prácticamente todos los críticos coinciden en alabar la banda sonora de la película. Aún así, sigo pensando que la música de la película original de 1982, compuesta por Wendy Carlos, tiene más personalidad que la de Daft Punk.

Lo no tan bueno

Aunque la mayoría de las críticas apuntan a que “TRON: Legacy” tiene un mal guión, la verdad es que no me pareció así (de hecho, hasta lo considero bueno). No olvidemos que se trata de una película de acción, de Disney, enfocada a un público jóven (incluso niños). Como película de acción tiene mucho mejor trama que cualquiera de las porquerías que filmaron Arnold o Stallone en sus buenos tiempos (esas películas de un tipo al que le lastiman a un amigo o familiar y se desquita matando a diez mil soldaditos de otra etnia). Por otra parte, el guión de la película original de 1982 tampoco era la gran cosa. Mi queja va más bien en el sentido de las oportunidades que dejaron ir en la trama. Algunos personajes pudieron ser mejor explotados, como GEM (que hubiera sido una muy buena villana) o ZUSE, o incluso Rinzler. La historia de los ISOs pudo haberse explotado más en pantalla y no sólo como un relato de Flynn; en este sentido, coincido con algunas opiniones regadas por la web, las cuales afirman que el trasfondo que se alcanza a percibir de la película resulta más interesante que la película misma. También me hubiera gustado ver más participación de los Reconocedores y de los Tanques (estos últimos sólo aparecen brevemente en un par de escenas).

La película tampoco se libra de algunos errores argumentales, aunque son menos que en la original de 1982. En particular, la forma en que se pretende mostrar a CLU como una amenaza para la humanidad resulta poco creíble; de hecho, su amenaza es inviable, considerando la explicación que se da en la película original sobre el funcionamiento del láser que digitaliza los objetos. Esto también invalida la última escena en donde participa Quorra (quienes ya vieron la película saben de lo que hablo). Y no se trata de aplicar “rigor científico”, lo cual sería ridículo en una película de fantasía; se trata, simplemente, de mantener la consistencia del propio argumento de la secuela.

Ahora bien, aunque CLU me parece un buen villano, sigue estando lejos del MCP en mi opinión. CLU llega a ser odioso en ciertos momentos, pero la forma en que intentan ponerlo como una “amenaza para la humanidad”, además de inconsistente con la trama (como mencioné antes), es también completamente innecesario. CLU es más bien un villano a nivel personal de Kevin Flynn, y hasta ahí hubiera quedado bien.

Pero lo que más me disgustó de la película fue su estilo visual. “TRON: Legacy” luce espectacular sin duda, pero algo tiene que no se ve como “TRON”. La original utilizaba muchos colores, en contraste con el blanco y rojo de “TRON: Legacy”, que en ocasiones llega a parecer monocromática. En “TRON”, todo el ambiente era minimalista, geométrico y con destellos “eléctricos” con lo que el piso y las paredes daban la impresión de estar hechos con circuitos integrados; si bien es cierto que la sencillez lineal se debía en gran parte a las limitantes técnicas de la época, el mundo de “TRON” lucía extraño, muy diferente al mundo real, generando una impresión casi perfecta de encontrarse “dentro” de una computadora. En “TRON: Legacy” esta ilusión se pierde debido al realismo de los escenarios: parecen ubicados en una ciudad del futuro, o en otro planeta, pero no dentro de una computadora. En ese sentido, creo que el juego de PC “TRON 2.0” hizo un mucho mejor trabajo en capturar la ambientación de TRON y, como ejemplo, basta revisar estas imágenes que me pirateé encontré en VisualWalktrhoughs.com, para darnos una idea de cómo pudo haber sido el estilo visual de “TRON: Legacy”.

Me imagino que Disney cambió el estilo visual para hacer la película un poco más digerible por el público en general, acercándola más a “Matrix” que a “TRON”. ¿Qué diablos tienen que hacer esas nubes, lluvia y relámpagos en “TRON”? “TRON” era surrealista, ¿por qué tanto realismo en los escenarios? Las explosiones también quedan fuera de lugar, y el efecto del “de-rezzed”, aunque espectacular, es muy diferente al efecto de la película original (hasta le quitaron su característico efecto sonoro).  Eso sí, un punto positivo: eliminaron cualquier indicio de romance en la película entre Sam Flynn y Quorra… por lo menos mientras se encontraban dentro de “la rejilla”; en el original de 1982, las escenas románticas resultaban muy, muy extrañas (y es que yo quiero mucho a mi sistema de facturas, pero así como para darle un beso, pues no).

Algunos guiños a la película original

Si usted no vio “TRON” de 1982, algunos detalles pudieron pasar desapercibidos:

  • El más obvio: el nombre del club “End of Line” (el congal de ZUSE) se deriva de la frase característica del MCP al terminar sus conversaciones.
  • En las escenas de la casa de Flynn en 1989, abundan las referencias a TRON (posters, figuritas, etc.)
  • La bienvenida de Sam Flynn a la rejilla utiliza otra de las frases icónicas: “Greetings, programs”. Esta vez la frase la dice una sexy voz femenina, en lugar de un patético lamebotas como SARK.
  • El traje de uno de los personajes clave de la película tiene el mismo patrón de luces (aunque muy sutil) que el de otro personaje clave de la película original, por razones que resultan evidentes hacia el final.
  • En una escena del clímax de la película, Rinzler pronuncia la misma frase que dice RAM en la película original, lo que le da sentido a todo lo que sucede en la secuencia siguiente.
  • En su “casa” Flynn tiene un par de figuritas geométricas decorativas, que son una clara referencia a BIT.
  • La motoluz blanca de Flynn es muy parecida a las motoluces de la película original.
  • CLU tiene una nave insignia que es extremadamente parecida a la nave de SARK.
  • La escena final, donde Sam y Quorra escapan, es considerablemente similar a la imagen del poster de la película “TRON” de 1982.
  • Aunque tal vez la mejor referencia de todas ocurre en la reunión de los ejecutivos de ENCOM, en donde presentan como el programador estrella nada menos que a Ed Dillinger Jr. Este evento, por sí solo, garantiza la secuela.

Detalles inconsistentes con la película original

  • El funcionamiento del láser digitalizador se explica en la película de 1982. Aunque la explicación no tiene mucho rigor científico que digamos, por lo menos respetaba las leyes de la conservación de la materia. La amenaza de CLU en “TRON: Legacy” de salir de la computadora e invadir el mundo real es imposible de llevar a cabo, incluso considerando las premisas propias de la película.
  • Sam Flynn aparece en la rejilla con su propia ropa, la que es cambiada inmediatamente después por GEM y sus “sirenas”. La escena es muy sexy sin duda, pero en la original Kevin Flynn aparece digitalizado ya con su traje de circuitos iluminados. Sin embargo, la escena de “TRON: Legacy” es más veraz, ya que el láser también debió de digitalizar la vestimenta de Kevin Flynn en la película de 1982.
  • Lo mencionado anteriormente: los efectos climáticos simplemente no deberían existir en la rejilla. Nada de lluvia, nubes ni relámpagos. Ah, ni las explosiones hollywoodenses tampoco.
  • En un combate, Sam Flynn resulta herido y sangra, lo que permite a su contrincante identificarlo como “usuario”. Pero en la original a Kevin Flynn nunca le pasa nada, por lo que no sabemos si lo de la sangre es válido, pero no parece serlo: después de todo, Sam Flynn está digitalizado en la rejilla, al igual que el resto de los programas.

La decepción

Nada de “TRON: Legacy” me decepcionó, pero sí lo hicieron los avances de la nueva película de los “Piratas del Caribe”, en supuesto 3-D, estelarizada por Johnny Depp (obvio) y Penélope Cruz en el rol femenino. Para empezar, sé que en gustos se rompen géneros, pero en mi opinión cambiar a Keira Knightley por Penélope Cruz es como cambiar una crepa de flor de calabaza por un burrito de frijoles. Los avances no llamaron mi atención en lo absoluto, y el 3-D estaba tan mal hecho, que hasta los libros 3-D de cartón de mis hijos se ven más reales. Esta saga continúa a la baja.

La sorpresa

¿Recuerdan las caricaturas de “The Avengers” (esas que tradujeron al español como “Superhéroes”)? Eran caricaturas ochenteras hechas con un estilo que simulaba a los cómics, presentando a Hulk, Iron Man, el Capitán América, etc. De todos esos héroes de Marvel, el “Rey Namor” lo veía para tomarme una siestecita, y Thor me caía como patada en las gónadas. Pero los avances de la película “Thor” que se va a estrenar próximamente me sorprendieron a tal punto que ya la tengo en mi lista de películas que debo ver en el cine.

.

Marisol Escobedo

A estas alturas, seguramente usted ya sabe quién es (era) Marisol Escobedo.

Marisol Escobedo fue una valiente mujer que decidió hacer lo que las ineptas autoridades de justicia de nuestro país no pudieron: buscar al asesino de su hija Rubí Marisol (quien tenía 16 años) y entregarlo a estas mismas ineptas autoridades para que lo encarcelaran por su crimen. El asesino resultó ser un animal llamado Sergio Rafael Barraza, novio de Rubí (bueno, en los medios le llaman “pareja sentimental”).

Pero si las ineptas autoridades chihuahuenses no fueron capaces de encontrar al criminal, tampoco pudieron encerrarlo. El asesino confesó su crimen, lo describió y hasta indicó el paradero en donde escondió los restos del cuerpo de Rubí. A pesar de eso, los “jueces” (así se hacen llamar) decidieron dejar libre al asesino, por considerar que las pruebas eran insuficientes. Supongo que para estos jueces, una prueba suficiente sería que el asesino matara a su víctima frente a sus propios ojos y con muchos testigos… y quién sabe. Posteriormente, en una segunda instancia, otro juez solicitó que se aplicara sentencia inmediata al asesino. Demasiado tarde: Sergio Rafael decidió que lo mejor no era esperar sentadito en su casita a que las autoridades cambiaran de opinión, y se peló.

Al igual que Isabel Miranda de Wallace, Marisol decidió buscar por sus propios medios al asesino de su hija y entregarlo a las autoridades. A diferencia de Isabel Miranda, quien recibió un reconocimiento público hace poco de manos del Presidente Calderón, Marisol solamente recibió balas por parte de un cobarde y vulgar matón. La asesinaron frente al Palacio de Gobierno de Chihuahua, en donde ella se manifestaba para que se aplicara justicia.

Y como aquí en México se toman acciones hasta que hay varios muertitos, el imbécil gobernador de Chihuahua, César Duarte, ordenó suspender a los jueces que dejaron en libertad en su momento a Barraza. No tuvo los huevos para tomar acciones cuando Marisol le reclamaba justicia frente al Palacio de Gobierno y, ahora que la mataron frente a sus propias oficinas, realiza un desplante de machito ordenando la destitución de los jueces (y lo hizo no porque de pronto haya recuperado sus gónadas, sino porque no le queda de otra ante la presión de los medios y la opinión pública). Desplante que además resulta sumamente estúpido: Duarte, como cabeza del Poder Ejecutivo del Estado, no puede dar órdenes a otro poder (el Judicial) así nomás porque sí. Por otro lado, la destitución de un juez debe seguir un proceso legal y administrativo bien definido; esos jueces pueden ser tan hijos de daifa como se quiera, pero el cese de sus funciones se aplicó de forma arbitraria y violando sus derechos; los jueces podrían denunciar el hecho legalmente, cosa que seguramente harán, con la posibilidad de que no sólo se les restituya en el cargo, sino que además podrían recibir indemnización. Pero eso no importa: con su acción, el baboso del góber obtuvo el aplauso y los reflectores de los igualmente babosos ciudadanos que se dejan apantallar por estas acciones espectaculares pero ineficaces. Afortunadamente, la mayoría de los ciudadanos chihuahuenses (y de otras partes) no son tan tontos y en lugar de dar aplausos muestran indignación y exigen acciones.

Para completar este circo de lo absurdo, el cártel de Sinaloa se ofrece para aplicar “justicia” y matar a los asesinos de Marisol y de Rubí (podrían ser personas distintas, por supuesto). El mundo al revés en nuestro surrealista país.

El suceso no sólo es indignante, sino que también resulta una afrenta directa y una burla hacia los ciudadanos que exigen justicia y las autoridades responsables de aplicarla. No se puede creer que alguien pueda matar a una persona frente al Palacio de Gobierno con tal facilidad, más aún cuando la víctima tiene a la atención pública puesta en ella. ¿Hasta dónde llega la impunidad en Chihuahua? No es de extrañar entonces que ese estado se encuentre completamente en manos de los hampones. Por menos que eso, en países civilizados los gobernantes renuncian a su cargo, y en países incivilizados los cuelgan de una rama y les prenden fuego. Aquí no va a pasar nada, y no dude usted que el “señor gobernador” César Duarte se proponga en un futuro como dirigente del PRI, como Senador o hasta como precandidato a la Presidencia de la República.

.

A %d blogueros les gusta esto: