Tuvimos debate. Y estuvo igual de aburrido que un partido entre Chivas y América. Pero a diferencia del “Clásico de clásicos”, en el debate no hubo empate… (mmm, verso sin esfuerzo).

¿Cómo vi a los candidotes?

Quique “El Copetes” Nieto: Al ser el puntero, lógicamente iba a recibir los ataques de sus adversarios. Y así fue. Lo curioso es que el “Gel Boy” supo contestar correctamente la mayoría de los cuestionamientos. Le reviró feo a Chepina lo de Paulette y al “amoroso” le recordó su “honestidá valiente” con los casos de Bejarano, Ponce y el narcodiputado Godoy. Aún así creo que salió algo raspado del debate, sobre todo porque no pudo quitarse las acusaciones de corrupción de su administración como gobernador del Estado de México, ni sus relaciones con el grupo “Atracomulco”.

Chepina “diferente”: La candidata azul es, ciertamente, diferente, porque en lugar de azul es gris. Acartonada, sin salirse de su guión, no supo aprovechar los momentos en que le dejaron el debate en bandeja de plata, cuando el intercambio de ataques entre el “gavioto” y “AMLOCO” se intensificó. Creo que a la Chepis le falta mucha habilidad para expresarse con claridad y de forma directa. Las dos mejores propuestas que escuché en el debate las hizo ella (quitar el fuero y a los “pluris”), pero ordena tan mal sus ideas que se le terminaba el tiempo justo cuando apenas comenzaba a describir sus propuestas a detalle.

Quadri: El candidato “hipster” fue, en mi opinión, el ganador del debate. Tuvo la ventaja de que nadie lo atacaba, pero aún así fue el único que respetó el formato del debate y se dedicó a contestar las preguntas y a desarrollar los temas con sus propuestas. Fue además el que más claramente describió sus propuestas, que es lo que yo esperaba escuchar en el debate. Que estemos de acuerdo o no con las propuestas, sin embargo, es otro asunto; muchos se desgarraron las vestiduras al escuchar a Quadri decir que privatizaría a PEMEX. Además, su relación directa con la “maistrelbesther” es un lastre difícil de evitar. De cualquier forma, por haber ganado sin duda muchos puntos en las preferencias y por haberse caldeado riquísimo a la “edecarne” que llevaron, Quadri fue el ganón.

AMLOVE: Para mí, el “pejeloco” fue el rotundo perdedor del debate, una verdadera decepción. Ignoró completamente los temas del debate, no hizo ni una sola propuesta y nos demostró que ya anda chocheando (esas referencias a Santa Anna de plano nada que ver). ¿Para eso insistía en debatir con Peña Nieto? Cierto, el “galán de galanes” (Maxine Woodside ya amarró por lo menos una subsecretaría con eso) hasta el momento había buscado escenarios que le favorecieran para aparecer en público, pero el Peje también, ¿o me van a decir que Carmen Aristegui es un ejemplo de imparcialidad y objetividad? Tal fue la ausencia de sustancia en las participaciones del Pejeloco, que en lugar de discutir sus propuestas estamos hablando de la foto que sacó al revés. Eso sí, al Peje le reconozco que tuvo el mejor ataque contra el “Copetes” Nieto: “Ponje y Bejarano ejtuvieron en la cárjel. En cambio, ju tío Montiel ej prófugo de la jujtijia, y ujté ejtá aquí”. ¡Tómala barbón copetón!

En resumen, Peña Nieto salió bien librado (muy a mi pesar); a Vázquez Mota le faltó agilidad verbal para aprovechar el debate y salir con alguna ventaja; Quadri entendió la situación y el escenario; y AMLO de plano se perdió entre sus ataques a Peña y sus ideas del siglo pasado.

Ah, y la edecán… la edecán… esa merece una entrada aparte (o varias). Dicen que se disculpó el IFE por poner a esa Playmate con ese vestido (y ese escote); disculpa aceptada, por mí no hay problema y, cuando quieran, pueden volverla a poner.

P.D.: para aquellos que no creen en el Karma, vale la pena mencionar a Ricardo Salinas, quien prefirió transmitir un partido de futbol en lugar del debate. Al final, el debate tuvo más rating que su partidillo y, para que cale, golearon a sus “Monarcas”. Justicia divina.