Tag Archive: Peje


¡Cállese, Chachalópez!

Hace unos días vi un spot en la televisión, en donde decían que ese espacio era para que don Andrés “Mamonuel” López Obrador informara de cosas irrelevantes a la ciudadanía, pero que “la mafia” que les robó la presidencia (así es, 4 años y todavía les arde) lo ha impedido y ya no puede salir en comerciales. Los spots previos fueron retirados porque, en ellos, don Peje estaba haciendo descarada campaña política, sin ser el candidato oficial de ningún partido y sin respetar los tiempos de campaña, hecho que la ley electoral no permite.

La noticia de hoy fue que este promocional también tendrá que ser retirado del aire, ya que agrede a un grupo político opositor al decirle “mafioso”, lo cual está prohibido en la ley electoral vigente. Así que Chachalópez se quedó sin sus spots promocionales y sin sus comerciales de berrinche. Seguramente, a partir de mañana, escucharemos sus chillidos en donde pueda darlos, acusando de nuevo a “la mafia que nos robó la presidencia” de aplicarle un tapabocas.

Sin embargo, quien le aplicó este reciente “cállese chachalaca” no fue esa misteriosa “mafia”, compuesta por Carlos Salinas, los beneficiarios del FOBAPROA, los de arriba, los privilegiados, la CIA, los Hombres de Negro, los Illuminati y los secuaces de Lord Voldemort. No, los que le callaron la boca fueron sus propios compañeros de aventura: el PRD, el PT y Convergencia. Y es que Zozobrador  le apuesta a la mala memoria que tenemos los mexicanos, pero de esto yo sí me acuerdo.

Después del mega-berrinche-bloqueo de Avenida Reforma en el año 2006, luego de que el peje perdiera la elección por un fraude que jamás pudo comprobar, el Gobierno Federal intentó negociar con los partidos en disputa (PRD, PT y Convergencia) para lograr algunos acuerdos y garantizar la gobernabilidad. Estos partidos aprovecharon su momento y exigieron cumplimiento de cuanta ocurrencia les llegó a la cabeza (que no al cerebro, porque tengo serias dudas de que cuenten con uno). Como consecuencia de esos caprichos vino el despido de Luis Carlos Ugalde, todo el circo de la nueva elección de los consejeros del IFE y una reforma a la ley electoral muy criticada en su momento, por restringir drásticamente la libertad de expresión en temas políticos.

¿Por qué pidieron esto? Por venganza y ardor. Para evitar que los particulares (como, por ejemplo, el CCE) pudieran hacer comerciales con bicicletas cayéndose, acusando al mesías de Macuspana de ser “un peligro para México”. Lo que en su calentura nunca se imaginaron estos pseudo-izquierdosos, es que dichas reformas les pudieran aplicar a ellos en algún momento determinado. Pero así fue. Por eso los spots tienen que ser retirados.

Es claro que lo que sigue será el reclamo de nuestros inconformes de siempre, alegando que se quiere callar al que viene “a salvar a México”. Claro. Y es que, para ellos, el que una persona diga que el peje es un peligro para México es una difamación, y debe castigarse; pero si ellos son los que acusan a otro grupo político de “mafiosos”, eso está bien porque es la voz del “Pueblo®”.

Lo mejor de todo es que ya no habrá spots. Buena noticia; si quiero que me duelan los ojos frente a la televisión, prefiero ver “Laura de América” o “Décadas”.

.

Anuncios

Lus y juersa

Hoy se cumple un año de la extinción de ese elefante blanco chupa-recursos llamado “Compañía de Luz y Fuerza del Centro”. Para conmemorar la fecha, el SME (Sinvergüenza Martín Esparza) está organizando una de sus acostumbradas manifestaciones, que ya no son tan pacíficas.

Resulta interesante saber que la Compañía de Luz y Fuerza se había decretado extinta desde 1974, pero nunca se llevó a cabo tal extinción, tanto por intereses políticos como por falta de pantalones. 35 años después se logra; en ese 2009, la empresa le costó al erario público la módica suma de 42 mil millones de pesos: tremendo boquete pagado con nuestros impuestos. Fue una decisión inteligente, y valiente, del Gobierno Federal, ya que sabían desde un principio que el sindicato no se iba a dejar arrebatar tan fácil el dinero ídem que recibía, y por eso están peleando como gatos boca arriba.

Legalmente, no hay más que hacer. La Suprema Corte ratificó la extinción y reconoció que es perfectamente legal. Prácticamente todos los anteriores empleados de LyF han sido liquidados con una de las más generosas retribuciones laborales en la historia de este país, como justo premio a miles de trabajadores que, durante años, cumplieron con constancia y esfuerzo la difícil labor de no hacer nada (o hacerlo mal) y cobrar por ello. ¿Para qué entonces tanto alboroto? La respuesta es obvia: por dinero.

Yo comprendo al pobre de Martín Esparza. Sus caballos pura sangre deben estar muriendo de hambre, pues sale muy caro mantener a esos animalitos (y también a otros animalitos que se alimentaban del dinero de LyF, pero no digo quiénes porque los pejefans se van a sentir ofendidos.)

Estamos hablando de que, entre cuentas congeladas y propiedades del SME, hay siete mil millones de pesos en juego. Poco, comparado con los más de 40 mil millones que recibían anualmente, pero le caen de perlas al patrón de Martín Esparza, quien ya se dio cuenta de que la “presidencia legítima” no deja muchas ganancias, y pues esa lanita no es nada despreciable. Sobre todo ahora que está por iniciar su nueva campaña por la silla.

.

A %d blogueros les gusta esto: