Tag Archive: PRI


Teletón

"¡Miren, me robaron 75 centavos para dárselos al Teletón y enriquecer a Azcárraga! Por favor, no se fijen en las porquerías que compré y que me trago todos los días... ¡lo importante es la transa!"

“¡Miren, me robaron 75 centavos para dárselos al Teletón y enriquecer a Azcárraga! Por favor, no se fijen en las porquerías que compré y que me trago todos los días… ¡lo importante es la transa!”

Se acerca el ya conocido “Teletón” y, como todo “Ciudadano Combativo y Revolucionario™” debes estar en lo “IN”. O sea, hay que criticar al Teletón, a Televisa y a todo lo que se les acerque aunque sea poquito. Por eso, te traemos unas sencillas instrucciones para que apantalles a todo chairo anarco de ansia trasgresora; no te preocupes, es algo muy fácil de hacer y no corres ningún riesgo físico o económico:


  • Paso 1 – Asiste a una tienda de autoservicio de las que integran la “Legión del Mal™” (tip: un Soriana). Olvida por un momento que son tiendas vetadas por “El Movimiento®” y que en teoría no deberías de comprar ahí; el fin justificará ampliamente los medios.
  • Paso 2 – Compra un par de artículos. De preferencia, algo de botanas baratas para que demuestres que no sólo te preocupas por tu economía sino también por tu salud. Deben ser pocos artículos para que el monto total no sea mucho, pero (y esto es muy importante) asegúrate de que el total no sea un número redondo (o sea, sin centavos). Si hacer sumas no es lo tuyo, usa una calculadora o pídele ayuda a alguien.
  • Paso 3 – Ve a la caja y paga tus artículos. Cuando la cajera te pregunte si quieres redondear tus centavos, dile que sí. Sabemos que hemos insistido siempre en que el redondeo es una mala y maligna actividad malísima que le regala millones de millones de pesos a los poderosos y a los malvados empresarios, pero hazlo por “La Patria®”.
  • Paso 4 – Ya en la comodidad de tu casa, tómale una fotografía al ticket. Si tiraste o perdiste el ticket, repite los pasos 1 a 4.
  • Paso 5 – Sube la fotografía a las redes sociales: Twitter, Facebook, Instagram, etc. Menciona que te descontaron para el Teletón sin preguntarte, o que te aplicaron el redondeo a pesar de que te negaste o, mejor aún, ambas cosas. Estarás mintiendo, sí, pero recuerda que mentir es bueno cuando se hace por un bien mayor. Si en este paso el sentido común te hace pensar que lucirás muy mezquino quejándote por 75 centavos, no cedas a tus instintos; recuerda que el sentido común es un invento del imperialismo rapaz y no es necesario que lo tengas o utilices para pertenecer a “El Movimiento®”.
  • Paso 6 – Es posible que algunas personas cuestionen tu historia y que te pidan que demuestres que la tienda te aplicó el redondeo sin preguntar. Como no lo podrás comprobar, limítate a atacar a quienes te cuestionen acusándolos de “agachones”, “prianistas”, “aliados de los corruptos”, etc. Diles que el Teletón es una farsa para que Televisa y los poderosos ganen millones y millones de pesos, utilizando siempre la frase “evaden impuestos” en lugar de decir “deducen impuestos” (si no sabes la diferencia entre “evadir impuestos” y “deducir impuestos”, no importa; tu sólo di que evaden). Al final cierra tus respuestas con el clásico e infalible “tu sigue votando por Peña y haciendo más ricos a los corruptos”.

¡Listo! Ahora todos tus amigos (o, por lo menos, los más tontos) te admirarán por tu valentía, tu espíritu de lucha y por “no dejarte” de los abusos de “Los Poderosos™”. Cierto, en algunos casos quedarás como un miserable codo por quejarte de que te cobraron 75 centavos de más o como un baboso que no se fija al pagar sus compras, pero no olvides que ese es un insignificante sacrificio que vale la pena pagar a favor de “La Patria™”. Venceremos.

Nota: el artículo que inspiró esta entrada está aquí.

Debatingas

Tuvimos debate. Y estuvo igual de aburrido que un partido entre Chivas y América. Pero a diferencia del “Clásico de clásicos”, en el debate no hubo empate… (mmm, verso sin esfuerzo).

¿Cómo vi a los candidotes?

Quique “El Copetes” Nieto: Al ser el puntero, lógicamente iba a recibir los ataques de sus adversarios. Y así fue. Lo curioso es que el “Gel Boy” supo contestar correctamente la mayoría de los cuestionamientos. Le reviró feo a Chepina lo de Paulette y al “amoroso” le recordó su “honestidá valiente” con los casos de Bejarano, Ponce y el narcodiputado Godoy. Aún así creo que salió algo raspado del debate, sobre todo porque no pudo quitarse las acusaciones de corrupción de su administración como gobernador del Estado de México, ni sus relaciones con el grupo “Atracomulco”.

Chepina “diferente”: La candidata azul es, ciertamente, diferente, porque en lugar de azul es gris. Acartonada, sin salirse de su guión, no supo aprovechar los momentos en que le dejaron el debate en bandeja de plata, cuando el intercambio de ataques entre el “gavioto” y “AMLOCO” se intensificó. Creo que a la Chepis le falta mucha habilidad para expresarse con claridad y de forma directa. Las dos mejores propuestas que escuché en el debate las hizo ella (quitar el fuero y a los “pluris”), pero ordena tan mal sus ideas que se le terminaba el tiempo justo cuando apenas comenzaba a describir sus propuestas a detalle.

Quadri: El candidato “hipster” fue, en mi opinión, el ganador del debate. Tuvo la ventaja de que nadie lo atacaba, pero aún así fue el único que respetó el formato del debate y se dedicó a contestar las preguntas y a desarrollar los temas con sus propuestas. Fue además el que más claramente describió sus propuestas, que es lo que yo esperaba escuchar en el debate. Que estemos de acuerdo o no con las propuestas, sin embargo, es otro asunto; muchos se desgarraron las vestiduras al escuchar a Quadri decir que privatizaría a PEMEX. Además, su relación directa con la “maistrelbesther” es un lastre difícil de evitar. De cualquier forma, por haber ganado sin duda muchos puntos en las preferencias y por haberse caldeado riquísimo a la “edecarne” que llevaron, Quadri fue el ganón.

AMLOVE: Para mí, el “pejeloco” fue el rotundo perdedor del debate, una verdadera decepción. Ignoró completamente los temas del debate, no hizo ni una sola propuesta y nos demostró que ya anda chocheando (esas referencias a Santa Anna de plano nada que ver). ¿Para eso insistía en debatir con Peña Nieto? Cierto, el “galán de galanes” (Maxine Woodside ya amarró por lo menos una subsecretaría con eso) hasta el momento había buscado escenarios que le favorecieran para aparecer en público, pero el Peje también, ¿o me van a decir que Carmen Aristegui es un ejemplo de imparcialidad y objetividad? Tal fue la ausencia de sustancia en las participaciones del Pejeloco, que en lugar de discutir sus propuestas estamos hablando de la foto que sacó al revés. Eso sí, al Peje le reconozco que tuvo el mejor ataque contra el “Copetes” Nieto: “Ponje y Bejarano ejtuvieron en la cárjel. En cambio, ju tío Montiel ej prófugo de la jujtijia, y ujté ejtá aquí”. ¡Tómala barbón copetón!

En resumen, Peña Nieto salió bien librado (muy a mi pesar); a Vázquez Mota le faltó agilidad verbal para aprovechar el debate y salir con alguna ventaja; Quadri entendió la situación y el escenario; y AMLO de plano se perdió entre sus ataques a Peña y sus ideas del siglo pasado.

Ah, y la edecán… la edecán… esa merece una entrada aparte (o varias). Dicen que se disculpó el IFE por poner a esa Playmate con ese vestido (y ese escote); disculpa aceptada, por mí no hay problema y, cuando quieran, pueden volverla a poner.

P.D.: para aquellos que no creen en el Karma, vale la pena mencionar a Ricardo Salinas, quien prefirió transmitir un partido de futbol en lugar del debate. Al final, el debate tuvo más rating que su partidillo y, para que cale, golearon a sus “Monarcas”. Justicia divina.

Mesa de la neta

Nunca el “Puente de Vigas” hizo mejor referencia a su nombre: durante la mal llamada y tristemente célebre “Mesa de la Verdad”, solamente se escucharon vigas de un bando hacia el otro. Nuestra política es un circo, y uno no muy gracioso además. Para mesa de la verdad, la del “téibol”; ahí sí se ve la verdad: operadas o naturales.

Me parece bien que el PAN le ventanee al “copetes” Peña Nieto sus supuestos compromisos cumplidos. Muchos de ellos se pueden clasificar como:

  • Obras que ya estaban hechas desde antes y que nomás les pusieron un letrerito “¡Compromiso cumplido!”
  • Obras que tuvo que hacer o completar el gobierno Federal.
  • Obras que no se pudieron terminar dizque por la “no participación de alcaldías municipales de otros partidos” (ajá, sí).
  • Obras que, sencillamente, no se terminaron, pero que se promueven como “compromiso cumplido”.

Ya sabemos que en la política mexicana la forma es fondo y las apariencias y la simulación se utilizan con singular descaro. Esto no es exclusivo del PRI, ni hace falta voltear muy lejos: aquí mismo en el rancho, don Richard “Chifil” prometió “internet en todas las plazas públicas”; para lograrlo, se instaló un módem más o menos galletoso cerca del Palacio Municipal. En un evento con medios de comunicación y paleros varios, Chifil encendió una laptop, se conectó y mandó un correo (previo bloqueo de cualquier otro equipo que quisiera conectarse y utilizar el ancho de banda que temporalmente se asignó para ese fin). Listo, ¡compromiso cumplido! Palomita y adiós. ¿Y los ciudadanos que realmente quieren usar el internet en plazas públicas? ¡Pues que se compren su BAM, ni que fueran prole!

Así se las gastan los políticos de todos los partidos y de todos los lugares. Raro es que lleven a cabo obras realmente benéficas, a menos de que sean urgentes, o muy visibles (votos son votos). Por eso me parece bien lo que hace el PAN exhibiendo los cuentos chinos de Peña Nieto. Lo que es lamentable es que conviertan una denuncia válida en un mero espectáculo de vecindad: un pleito de lavanderas.

Porque además seguirá habiendo tela para cortar: según parece, Peña Nieto anda haciendo compromisos de campaña ofreciendo propuestas que ya están en el Congreso, pero que no han sido aprobadas por el PRI… ¿será cierto? Voy a investigar, pero no lo dudo ni tantito.

El día de ayer se generó bastante ruido en Twitter con respecto a un documento en el que Josefina Vázquez Mota, supuestamente, había “insultado” a la UNAM. Como me encanta la grilla y ya me había divertido mucho con los resbalones del “copetes” Peña y su teleprompter, de inmediato entré a ver de qué se trataba, esperando algo de información valiosa o, por lo menos, jocosa. Lo que encontré, desde mi punto de vista, no es nada gracioso; por eso, creo que vale la pena dedicarle una entrada.

Primero lo primero. ¿De qué se trata el chisme? Siguiendo las “fuentes” de información me encuentro con el sitio que difundió la nota: “La Primera Plana“. Si usted no había oído hablar de tal medio de noticias, no se preocupe: es normal. La nota completa la puede ver en el artículo en cuestión: “Josefina insulta a la UNAM; la califica de ‘monstruo’“.

Si desea leer el artículo completo, adelante; es muy breve. De cualquier forma, lo resumo aquí:

La nota hace referencia a la tesina que presentó JVM en 1998 para obtener su título de Licenciada en Economía de la Universidad Iberoamericana. En este documento, Josefina menciona a la UNAM, describiéndola como un “monstruo” de más de medio millón de alumnos. En el artículo se anexa una foto de la página del documento donde dice lo anterior marcado con amarillo; esta es la fotografía:

Esta es la página en donde supuestamente Josefina insulta a la UNAM. ¿Nota usted algo raro en la foto?

No hace falta ser un experto, ni muy observador, ni muy brillante, para darse cuenta de que la fotografía está alterada. Supuestamente, el último renglón aparece en la página siguiente del documento y por eso lo pegaron ahí para no colocar otra imagen; sin embargo, anoche que volví a revisar la nota para elaborar esta entrada, me di cuenta de que ya habían agregado las imágenes “originales”. Claro que lo hicieron sin aclaración, ni errata, ni nada. Esta es la imagen de la segunda página:

Esta es la imagen de la tesina de Josefina. Verso sin esfuerzo.

Observe con atención en la esquina superior derecha el número de página (45). Parece una alteración, aunque los “artefactos” (las pequeñas líneas sobre el número 45) podrían deberse simplemente a una mala calidad de compresión del archivo jpg.

La nota además critica a Josefina Vázquez Mota afirmando que “tardó 20 años en titularse”. Esto por supuesto es soplarle a la lumbre: Josefina estudió su carrera de 1978 a 1983, y presentó su tesina en 1998. En realidad, tardó 15 años y no 20 en conseguir su título. ¿Mucho tiempo? Sí. ¿Fue un fosil? No, y no aplican las comparaciones con los conocidos fósiles de la UNAM (el Peje y el “Mosh”): ella terminó su carrera en 5 años (lo que normalmente duran las carreras); que se haya tardado 15 años en obtener su título no significa que se pasó esos 15 años navegando entre materias reprobadas.

Bueno. Hasta aquí, todo parece puro aire caliente. Para mí, la nota carece de credibilidad, por los siguientes detalles:

  1. Aparece en un medio de noticias desconocido. Más aún, si revisa las noticias del sitio, encontrará muchos artículos en contra de JVM y de AMLOve, todos parciales y tendenciosos, pero ninguno atacando al “copetes” Peña Nieto. Todo parece indicar que este es un sitio falso de noticias establecido para apoyar a EPN, algo similar a lo del Ectivismo.
  2. La propia redacción de la nota es tendenciosa, tratando de encontrar insulto donde no lo hay. El hecho de que primero publiquen una fotografía alterada y después agreguen las demás sin ninguna aclaración ni errata reduce aún más la credibilidad del artículo.
  3. No le veo mucho sentido atacar a Josefina por algo que escribió hace 14 años en un trabajo universitario. De hecho, es probable que lo que el artículo muestra sea un borrador o, simplemente, una evidencia fabricada (no tenemos forma de comprobar que esas fotos son de la tesina sin revisar el documento original). Mi duda surge porque el lenguaje utilizado en la redacción del párrafo marcado en amarillo utiliza términos poco técnicos (“monstruo”) y emite una opinión sin sustentarla con datos o referencias bibliográficas; esto normalmente un buen tutor de tesis lo detecta y lo elimina.

Esto no dejaría de ser una simple calumnia hecha por un medio cuestionable (cuyo fin, al parecer, es precisamente calumniar). El problema es que esta información cayó en terreno fértil sobre los estudiantes de la UNAM. Basta con hacer una búsqueda en Twitter como “Josefina insulta a la UNAM” para ver la cantidad de twits que ya dejan el cotorreo para volverse verdaderos gritos de odio.

¿Exagero? Tal vez, pero hasta a mí me tocó (igual y por eso ando de chillón). Después de leer el artículo, escribí este inocente twit:

“Ese TT de “Josefina insulta a la UNAM” es puro aire caliente, sacado de una foto alterada que publicó un medio poco serio.”

Con eso bastó para recibir varias respuestas con muchas linduras. Me llama la atención en particular un twittero que respondió 4 veces a mi twit. Les muestro aquí sus respuestas y algunas reflexiones mías, aunque obviamente no lo voy a ventanear ni con su foto, ni con su usuario de Twitter (no soy tan hojaldra):

  • Su primer respuesta fue: “COMO ERES PERITO EN GRAFOSCOPIA Y DOCUMENTOSCOPIA NOS DAS TU OPINION EXPERTA VERDAD JOSEFINA INSULTO A LA UNAM”. La verdad, no soy perito en esas cosas, pero tampoco soy tan baboso como para no ver la evidente edición de la primera foto que publicaron en la nota (en ese momento todavía no publicaban las fotografías de cada página por separado). Sarcasmo, agresión y una tecla de Bloq. Mayús descompuesta.
  • Unos segundos después llegó su segunda respuesta a mi twit: “ALGUNA VEZ HAS ESTADO EN CIUDAD UNIVERSITARIA, SEGURAMENTE SIEMPRE TENIAS DINERO PARA COMER O PARA PRESENTAR TUS TRABAJOS”. Como el jovenazo no utiliza signos de puntuación, ignoro si me está preguntando o si lo afirma… por lo tanto no le contesté. En este punto se alcanza a percibir un cierto resentimiento clasista por la expresión “seguramente siempre tenias [sic] dinero para  comer”… pues afortunadamente sí. No entiendo mucho a qué viene al caso esa respuesta, ni tampoco creo que todos los estudiantes de la UNAM estén tan jodidos como para no poder comer… pero bueno. A comentario absurdo, respuesta nula de mi parte.
  • Su tercer twit es más interesante: “DONDE ESTUDIASTE NO ME DIGAS EN LA IBERO VERDAD?” En este momento, me doy cuenta de dos cosas: 1) el chavo estudia (o estudió) en la UNAM y 2) por su redacción veo que le tiene que echar más ganas al estudio. Ahora bien, ¿cómo llegó a la deducción de que yo estudié en la Ibero? (deducción errónea, yo soy “chico Tec”). Me imagino que este individuo no concibe que yo pueda defender a alguien que, desde su punto de vista, “insultó” a la UNAM (además, no defiendo lo que dijo, cuestiono la veracidad de la nota); por lo tanto, para él solamente hay una explicación: la defiendo porque también estudié en la Ibero, igual que JVM. Y, como todos sabemos, los de la Ibero odian a los de la UNAM, ¿verdad? Me queda claro que el muchacho no es un pejefan, ni un “copetista”, porque no me acusó de ser un “puñetero fascista yunqueto panucho” (algunos sí me dijeron eso). Para él, que sin duda debe seguir en la escuela, el mundo se reduce a un conflicto de cofradías escolares, en donde “los buenos, pobres pero inteligentes de la UNAM” están en constante y noble lucha contra los “riquillos corruptos y fresitas de la Ibero”. Y yo que pensaba que la educación clasista la daban en las escuelas particulares (porque el clasismo funciona hacia los dos lados, no nada más de ricos a pobres).
  • La cuarta respuesta no vale la pena mencionarla. En ese último twit, este joven me dirige un insulto algo fuerte (sin groserías, eso sí, pero no es necesario decir malas palabras para ofender a alguien). Aquí simplemente respondí que, por favor, no me insultara porque yo en ningún momento lo hice.

Claro, esto es anecdótico solamente. El problema es que a través de un medio de difusión irresponsable se azuza a una comunidad de estudiantes muy voluble a la indignación y, por lo que se ve, pronta para reaccionar con violencia. Lo entiendo perfectamente: si en estos momentos alguien llega conmigo e insulta al Tec, solamente me causará gracia y pena; pero si eso lo hacen cuando yo era estudiante, seguramente me caliento y le ando soltando sus cates. Ese es el riesgo que se corre al tratar de prender el polvorín: odio, divisionismo, “nosotros y ustedes”, “están conmigo o están contra mí”. Esas técnicas son típicas de los ultraizquierdistas y los pejefans, pero me sorprende que vengan de un medio “copetista” (o tal vez solamente quisieron calumniar a JVM y no le tantearon el agua a los camotes, como dicen en mi tierra).

Bueno y, a todo esto, ¿hubo insulto o no? Suponiendo que lo que sale en las fotos sea realmente de la tesina de Vázquez Mota, yo no veo “insulto”. Se puede notar que el término “monstruo” se refiere al tamaño de la Universidad, que llega a salirse de control en ocasiones por lo enorme que es. Desconozco si es real o no lo que se dice, pero dudo que no sea verdad. Por otro lado, hay que entender el contexto histórico: la tesina se escribió en 1998, justo antes de que el “Mosh” y su banda de rufianes conocida como el “CGH” secuestraran las instalaciones de rectoría de la UNAM; es decir, doña Chepina no estaba tan equivocada con lo que escribió en 1998.

Juani

De los mismos productores de “Como Thalía no me peló, me casé con la ‘Chupitos'”, llega hasta ustedes la nueva comedia “Juani es el bueno”.

En efecto, ayer el PRI decidió lanzar a Juan Ignacio Torres Landa como candidato a la gubernatura por el estado de Mojigato Guanajuato. Así es, se trata del mismo Torres Landa que perdió estrepitósamente contra Juan Carlos Romero Hicks en el 2000; el mismo Juani Torres Landa que, en el último debate previo a la elección, sacó sus chanclas con las que según él recorrió todo el estado a pie y las colocó sobre el podium, obteniendo el aplauso de todos los acarreados presentes y la mirada atónita de los que creemos que la política debería ser algo serio.

Lo que sí debo reconocer es que Torres Landa es uno de los pocos priístas de la vieja guardia que mantiene una buena reputación. El problema es que es de la vieja guardia. El PRI perdió la oportunidad de mostrar un rostro rejuvenecido con alguno de los otros precandidatos: Francisco Arroyo o incluso Miguel Ángel Chico. Más aún considerando lo cerca que estuvo el PRI de lanzar al Dr. Córdova Villalobos (aunque él diga que nunca hubo acuerdos), pero dentro del mismo PRI evitaron que eso sucediera.

Con esta acción el PRI afianza su segundo lugar en la elección. Y en el PAN todos respiran tranquilos (en particular Juan Manuel Oliva).

Candidatazos

Por un lado, tenemos a un orate que propone una “República amorosa” (lo que sea que eso signifique). Por otro, tenemos a un candidato ignorante (pero guapo, eso sí) que trae detrás a todo un grupo de siniestras figuras de la política de ayer. Y en la otra esquina del triángulo, estamos decidiendo entre un senador que no hizo nada como Secretario de Gobernación (excepto dar permisos de casinos a lo bestia), una mujer que dice que debe ser candidata solamente por ser mujer, y un tipo sin carisma que ni siquiera puede tener la concentración en un debate como para acordarse de cómo se llama su jefe.

Qué tristeza. Cinco candidatos, y ninguno vale la pena. Pero, ¿de qué nos sorprendemos? No son más que el reflejo del bajísimo nivel que tienen nuestros políticos en estos momentos.

MasterCard

  • Los tres libros más significativos en tu vida: $500.00 con MasterCard.
  • Kilo de tortillas: entre $8.00 y $12.00.
  • Boleto del metro: $3.00.
  • Gel para el cabello: $40.00.
  • Presidente del partido: $33,867 millones de pesos.
  • Que tu hija te madree la campaña con un solo twit: No tiene precio.

Hay cosas que el dinero no puede comprar. Para todo lo demás, existe la partida del IFE.

(Es)-Copetazos

¿Alguien vio por televisión el registro de Enrique “el copetes” Peña Nieto como precandidato a la Presidencia por el PRI?

A mí me dio pavor lo que vi.

Enrique Peña Nieto

Image by Gavenmx via Flickr

Desde el aplauso automático de los cientos de burócratas vestidos con trajes idénticos y rostros neutrales (verdaderos autómatas políticos) hasta el discurso del propio copetón con las frases y posturas de antaño (juro que me acordé de los discursos de López Portillo o de Miguel de la Madrid), pasando por la presencia de raterazos de marca como Arturo “la rata” Montiel y dinosaurios como el millonariazo líder sindical (valga la redundancia) don Joaquín Gamboa Pascoe (quien, por cierto, podría aumentar su fortuna cotizándose en la bolsa: si las momias de Guanajuato, que son más jóvenes que él, cotizan en la bolsa, ¿por qué don Joaquín no?). Hasta las imágenes televisivas parecían sacadas de un video tape de mediados de los ochenta; tal vez fue una broma cruel de las televisoras.

A todo eso, mis estimados lectores nacidos después de 1990, se le llamaba “la cargada”. Ocurría cuando al “ungido” seleccionado por el Presidente en funciones se le consideraba de manera práctica como el próximo Presidente de la República. En aquellos tiempos del priato así era: pensar que el PRI perdiera la elección por la Presidencia era, sencillamente, una fantasía calenturienta.

Para todos los que teníamos una pequeña esperanza de que el PRI se adaptara a los tiempos y mostrara un rostro renovado, con una postura democrática y con nuevas ideas políticas acorde a la época, esto fue una enorme decepción. En este sentido, las posiciones ideológicas del senador Beltrones están, literalmente, décadas adelante de lo que el PRI está mostrando. El “nuevo PRI” es solamente un engaño publicitario, no hay tal.

Con respecto al resbalón de Peña Nieto en la feria del libro, yo la considero una anécdota sin importancia. Peor estaba Fox con su “José Luis Borgues”. Ahora resulta que, de pronto, todos somos bibliófilos intelectuales (¿de cuándo acá?) y hasta nos indignamos porque nos dicen “prole”. Si el “copetes” es inculto y no acostumbra leer, no me preocupa mucho: hace muchos años tuvimos presidentes bastante leídos y nos fue como en feria.

Lo que sí debe preocupar a Peña Nieto es que su equipo de apoyo no le haya preparado respuestas a las preguntas que seguramente le harían en una feria del libro. ¿En qué estaban pensando sus asesores? Yo que el copetón corría a varios de su equipo de campaña por ineptos. Esto solamente refleja que el PRI se siente con la elección ganada; vale la pena recordarles que, desde hace siglos, un señor llamado Esopo nos describió, a través de una liebre y una tortuga, que lo peor que le puede pasar a un competidor es sentirse ganador antes de realmente ganar. Y si no se quieren ir tan atrás en el tiempo, basta con voltear a la elección pasada y tomar el ejemplo de un señor que se llama Andrés Manuel.

NarcotraPRIcantes

En estos últimos días los líderes priístas están indignados y ofendidísimos por las declaraciones del Presidente Felipe Calderón en la entrevista que le hizo el New York Times. Hasta piensan interponer una denuncia contra el mandatario.

Es cierto que el Presidente comentó eso a pregunta expresa del periodista, pero todos entendimos lo que quiso decir: que en los tiempos del priato, algunos gobernantes hicieron pactos poco ortodoxos con las bandas del crímen organizado.

Bueno, al Presidente lo podemos acusar de muchas cosas con estas declaraciones: de oportunista, electorero, peleonero, broncudo, grillero, hipócrita y hasta mala leche. De lo que no lo podemos acusar es de mentiroso.

Porque, en efecto, durante la “dictadura perfecta” (que diría Vargas Llosa), varios gobernantes priístas no sólo llegaron a pactar con el crimen organizado, sino que hasta simple y llanamente formaban parte de sus filas. ¿O ya no nos acordamos del ex-gobernador de Quintana Roo, Mario Villanueva? Sólo por citar a uno.

Banderas priístas

Hace unos días, el PRI empezó a transmitir un comercial en relación al Estado de México, evidentemente como parte de su campaña electoral, con miras a la elección de Gobernador que se realizará este año. Si no han visto el video, les dejo un enlace de “llu-tub”:

 

 

No sé a ustedes, pero a mí esas banderas rojas del comercial me recuerdan mucho a otras banderas rojas muy conocidas… ¿o no?:

 

.

A %d blogueros les gusta esto: