Tag Archive: Pseudoizquierda


Teletón

"¡Miren, me robaron 75 centavos para dárselos al Teletón y enriquecer a Azcárraga! Por favor, no se fijen en las porquerías que compré y que me trago todos los días... ¡lo importante es la transa!"

“¡Miren, me robaron 75 centavos para dárselos al Teletón y enriquecer a Azcárraga! Por favor, no se fijen en las porquerías que compré y que me trago todos los días… ¡lo importante es la transa!”

Se acerca el ya conocido “Teletón” y, como todo “Ciudadano Combativo y Revolucionario™” debes estar en lo “IN”. O sea, hay que criticar al Teletón, a Televisa y a todo lo que se les acerque aunque sea poquito. Por eso, te traemos unas sencillas instrucciones para que apantalles a todo chairo anarco de ansia trasgresora; no te preocupes, es algo muy fácil de hacer y no corres ningún riesgo físico o económico:


  • Paso 1 – Asiste a una tienda de autoservicio de las que integran la “Legión del Mal™” (tip: un Soriana). Olvida por un momento que son tiendas vetadas por “El Movimiento®” y que en teoría no deberías de comprar ahí; el fin justificará ampliamente los medios.
  • Paso 2 – Compra un par de artículos. De preferencia, algo de botanas baratas para que demuestres que no sólo te preocupas por tu economía sino también por tu salud. Deben ser pocos artículos para que el monto total no sea mucho, pero (y esto es muy importante) asegúrate de que el total no sea un número redondo (o sea, sin centavos). Si hacer sumas no es lo tuyo, usa una calculadora o pídele ayuda a alguien.
  • Paso 3 – Ve a la caja y paga tus artículos. Cuando la cajera te pregunte si quieres redondear tus centavos, dile que sí. Sabemos que hemos insistido siempre en que el redondeo es una mala y maligna actividad malísima que le regala millones de millones de pesos a los poderosos y a los malvados empresarios, pero hazlo por “La Patria®”.
  • Paso 4 – Ya en la comodidad de tu casa, tómale una fotografía al ticket. Si tiraste o perdiste el ticket, repite los pasos 1 a 4.
  • Paso 5 – Sube la fotografía a las redes sociales: Twitter, Facebook, Instagram, etc. Menciona que te descontaron para el Teletón sin preguntarte, o que te aplicaron el redondeo a pesar de que te negaste o, mejor aún, ambas cosas. Estarás mintiendo, sí, pero recuerda que mentir es bueno cuando se hace por un bien mayor. Si en este paso el sentido común te hace pensar que lucirás muy mezquino quejándote por 75 centavos, no cedas a tus instintos; recuerda que el sentido común es un invento del imperialismo rapaz y no es necesario que lo tengas o utilices para pertenecer a “El Movimiento®”.
  • Paso 6 – Es posible que algunas personas cuestionen tu historia y que te pidan que demuestres que la tienda te aplicó el redondeo sin preguntar. Como no lo podrás comprobar, limítate a atacar a quienes te cuestionen acusándolos de “agachones”, “prianistas”, “aliados de los corruptos”, etc. Diles que el Teletón es una farsa para que Televisa y los poderosos ganen millones y millones de pesos, utilizando siempre la frase “evaden impuestos” en lugar de decir “deducen impuestos” (si no sabes la diferencia entre “evadir impuestos” y “deducir impuestos”, no importa; tu sólo di que evaden). Al final cierra tus respuestas con el clásico e infalible “tu sigue votando por Peña y haciendo más ricos a los corruptos”.

¡Listo! Ahora todos tus amigos (o, por lo menos, los más tontos) te admirarán por tu valentía, tu espíritu de lucha y por “no dejarte” de los abusos de “Los Poderosos™”. Cierto, en algunos casos quedarás como un miserable codo por quejarte de que te cobraron 75 centavos de más o como un baboso que no se fija al pagar sus compras, pero no olvides que ese es un insignificante sacrificio que vale la pena pagar a favor de “La Patria™”. Venceremos.

Nota: el artículo que inspiró esta entrada está aquí.

Anuncios

¡Cállese, Chachalópez!

Hace unos días vi un spot en la televisión, en donde decían que ese espacio era para que don Andrés “Mamonuel” López Obrador informara de cosas irrelevantes a la ciudadanía, pero que “la mafia” que les robó la presidencia (así es, 4 años y todavía les arde) lo ha impedido y ya no puede salir en comerciales. Los spots previos fueron retirados porque, en ellos, don Peje estaba haciendo descarada campaña política, sin ser el candidato oficial de ningún partido y sin respetar los tiempos de campaña, hecho que la ley electoral no permite.

La noticia de hoy fue que este promocional también tendrá que ser retirado del aire, ya que agrede a un grupo político opositor al decirle “mafioso”, lo cual está prohibido en la ley electoral vigente. Así que Chachalópez se quedó sin sus spots promocionales y sin sus comerciales de berrinche. Seguramente, a partir de mañana, escucharemos sus chillidos en donde pueda darlos, acusando de nuevo a “la mafia que nos robó la presidencia” de aplicarle un tapabocas.

Sin embargo, quien le aplicó este reciente “cállese chachalaca” no fue esa misteriosa “mafia”, compuesta por Carlos Salinas, los beneficiarios del FOBAPROA, los de arriba, los privilegiados, la CIA, los Hombres de Negro, los Illuminati y los secuaces de Lord Voldemort. No, los que le callaron la boca fueron sus propios compañeros de aventura: el PRD, el PT y Convergencia. Y es que Zozobrador  le apuesta a la mala memoria que tenemos los mexicanos, pero de esto yo sí me acuerdo.

Después del mega-berrinche-bloqueo de Avenida Reforma en el año 2006, luego de que el peje perdiera la elección por un fraude que jamás pudo comprobar, el Gobierno Federal intentó negociar con los partidos en disputa (PRD, PT y Convergencia) para lograr algunos acuerdos y garantizar la gobernabilidad. Estos partidos aprovecharon su momento y exigieron cumplimiento de cuanta ocurrencia les llegó a la cabeza (que no al cerebro, porque tengo serias dudas de que cuenten con uno). Como consecuencia de esos caprichos vino el despido de Luis Carlos Ugalde, todo el circo de la nueva elección de los consejeros del IFE y una reforma a la ley electoral muy criticada en su momento, por restringir drásticamente la libertad de expresión en temas políticos.

¿Por qué pidieron esto? Por venganza y ardor. Para evitar que los particulares (como, por ejemplo, el CCE) pudieran hacer comerciales con bicicletas cayéndose, acusando al mesías de Macuspana de ser “un peligro para México”. Lo que en su calentura nunca se imaginaron estos pseudo-izquierdosos, es que dichas reformas les pudieran aplicar a ellos en algún momento determinado. Pero así fue. Por eso los spots tienen que ser retirados.

Es claro que lo que sigue será el reclamo de nuestros inconformes de siempre, alegando que se quiere callar al que viene “a salvar a México”. Claro. Y es que, para ellos, el que una persona diga que el peje es un peligro para México es una difamación, y debe castigarse; pero si ellos son los que acusan a otro grupo político de “mafiosos”, eso está bien porque es la voz del “Pueblo®”.

Lo mejor de todo es que ya no habrá spots. Buena noticia; si quiero que me duelan los ojos frente a la televisión, prefiero ver “Laura de América” o “Décadas”.

.

Dipu-narcos y renunciados

Ya nada me sorprende de la pseudo-izquierda mexicana. El espectáculo más reciente lo llevó a cabo el ahora diputado Julio César Godoy quien, acusado de tener nexos con el narcotráfico y en calidad de prófugo de la ley, entró escondido al recinto legislativo para poder protestar su asignación y, con ello, ganar fuero. Indignante y ridículo. Además no lo hizo sólo: varios de sus compañeros de bancada le ayudaron a evadir a la Policía Federal que lo esperaba para detenerlo. Es cierto, no se ha demostrado su culpabilidad (y considerando la tremenda pifia que resultó el “michoacanazo”, posiblemente nunca se le pruebe delito alguno,) pero ofende la manera en que el diputado se burla de autoridades y leyes para evitar la aplicación de la ley.

Ahora tenemos a un presunto dipu-narco en la cámara. Hace unos meses, nos libramos de tener a la dipu-terrorista Lucía Morett, en este caso diputada plurinominal por el PT (¿Partido Terrorista?) La muchachita intentaba ganar fuero para evadir su extradición y no ser juzgada en Colombia como la terrorista que es. Aquí, por supuesto, la defienden y le ofrecen una curul.

Y como cerecita en el pastel, tenemos a Leonel Cota Montaño, que renuncia al PRD furioso porque no le dieron su huesito (buscaba la candidatura a la alcaldía de Los Cabos) y porque no le otorgaron ciertos puestos a sus familiares y amigos, según él por dárselos a “familiares cercanos del Gobernador”. Espero que el señor Cota no se ahogue con toda la sangre que debe tener en la boca a causa de las tremendas mordidas de lengua que se ha dado, pues cuando fue gobernador de Baja California Sur manejaba a su antojo recursos, puestos e influencias, y acomodó a toda su familia en la suculenta nómina del gobierno estatal. Y ahora se hace el digno.

Arboladas

Lo bueno de incluir la crítica política en un blog es que nuestros políticos mexicanos siempre nos dan material para el cotorreo y la chacota, pero también para la reflexión.
 
Hoy me entero, a través de un artículo de Crónica, sobre una reforma que sacudirá las raíces de nuestra patria o, por lo menos, de un árbol en particular. Resulta que el ínclito Martí Batres, ese símbolo viviente de la lucha social y la intelectualidad de nuestro país, y que actualmente honra a la Patria como Secretario de Desarrollo Social del Distrito Federal, ha dado su apoyo a la delegación Miguel Hidalgo para cambiarle el nombre a un árbol.
 
Antes de que alguien ose soltar alguna prosaica carcajada o siquiera una irrespetuosa sonrisita, debo aclarar que no se trata de un árbol cualquiera. No. Estamos hablando del ahuehuete en donde, supuestamente, Hernán Cortés derramó las de cocodrilo al ver la tremenda madrina que los aztecas le pusieron a sus tropas; y todo por dejar el changarro encargado a un idiota sanguinario como Pedro de Alvarado, en un error que casi le cuesta la derrota al grupo conquistador.
 
Todos los que pusimos atención en la primaria sabemos que el mencionado ahuehuete es el famoso “Árbol de la Noche Triste”. ¿Cuál será el nuevo nombre que recibirá este importante vestigio de nuestra historia nacional? Pues, de aprobarse el cambio, el ahuehuete (o lo que queda de él) recibirá el digno, majestuoso y sublime nombre de “Árbol de la Noche Victoriosa”. ¡Viva Cuauhtémoc, viva Cuitláhuac, vivan los héroes que nos dieron patria! ¡Viva el Árbol de la Noche Victoriosa! ¡Viva México!
 
Debo reconocer que fueron creativos con el nuevo nombre, y evitaron la opción obvia de “Árbol de la Noche Alegre”. O, ya entrados en gastos, y conociendo el afán de nuestros pseudoizquierdosos de bolsillo de ir en contra de todo, pudieron haber propuesto “Tronco del Día Alegre”.
 
Seguramente la Ciudad de México tiene todos sus problemas resueltos con respecto al desarrollo social, para que el Secretario invierta su muy bien pagado tiempo en este tipo de babosadas. Pero más allá de lo superfluo del asunto, aflora una cuestión de idiosincrasia que me parece preocupante. Al llamarlo “Árbol de la Noche Victoriosa” volvemos a ese trauma que aún no se nos quita de ver el asunto como los “malos” españoles contra los “buenos” aztecas (aunque los aztecas, que yo sepa, no eran unas peritas en dulce). No hemos entendido (o por lo menos Batres) que no somos aztecas, ni españoles, sino mexicanos, resultado de la mezcla entre españoles e indígenas.
 
Además, volvemos a resaltar esa forma de pensar del mexicano en la que, ante la escasez de triunfos, nos dedicamos a ensalzar victorias pírricas, pequeñas batallas ganadas en guerras perdidas. De nuevo tomamos ese rol de “campeón sin corona” que tanto nos gusta. “Nos volvieron a eliminar en el cuarto partido… ¡pero le ganamos a Francia!” “Perdimos la guerra con los franceses… ¡pero Zaragoza les ganó en Puebla!” “Estamos cayendo constantemente en competitividad… ¡pero ganamos Miss Universo!” “La guerra contra el narco parece perdida… ¡pero atrapamos a ‘la Barbie’!”
 
¿Árbol de la noche victoriosa? Pequeña victoria para los aztecas, gran derrota para los mexicanos.
A %d blogueros les gusta esto: