Tag Archive: Telefonía


Steve Jobs

Steve Jobs en el evento MacWorld 2005 (fuente: http://www.flickr.com/photos/mylerdude/3563553/ {cc-by-2.0})

Ayer me dio mucha tristeza enterarme de la muerte de Steve Jobs. Más aún como profesional de informática.

Steve Jobs nunca fue santo de mi religión (por cierto, Bill Gates tampoco). No me gustaba su filosofía de sistemas cerrados y elitistas, y siempre he considerado que los productos Apple son mucho más caros de lo que deberían ser. Sobre todo, me desagradaba la actitud de vendehumos de Jobs, aprovechándose de su fiel mas no siempre inteligente horda de seguidores incondicionales, para venderles cualquier cosa a precio exhorbitante.

Sin embargo, Jobs fue un visionario y un líder carismático que tenía el poder y la influencia suficiente para llevar a la tecnología al rumbo que él quisiera. Todos bailaban a su ritmo.

Un ejemplo de esto es el iPhone. El celular de Apple no era realmente tan innovador: las funciones de smartphone, navegación y música ya las incluían muchos teléfonos con anterioridad. Incluso la pantalla táctil tenía rato de existir en los teléfonos Treo de Palm. Además, como celular no era tan bueno: su recepción de señal era débil y carecía de varias funciones disponibles en otros teléfonos. Sin embargo, bastó con una muy buena pantalla, una excelente interfaz y un diseño apantallador para que el resto de la industria se moviera en esa dirección. Pronto comenzaron a aparecer los teléfonos de pantalla táctil de otras marcas, muchas de ellas superando con creces al iPhone y a un precio menor, a tal grado que al día de hoy cualquier teléfono que no tenga pantalla táctil luce primitivo y obsoleto. Si el iPhone sigue dominando un segmento del mercado, se debe a que su diseño sigue siendo vanguardista, al estatus “chic” que el aparato le otorga al que lo usa y a la indecisión de Nokia de reemplazar al Symbian con el Android.

Steve Jobs

Image by DonkeyHotey via Flickr

Para mí, los productos realmente innovadores de Apple han sido dos: la mítica Apple MacIntosh y el conocido iPod. La primera Mac, una pequeña computadora con pantalla blanco y negro de aspecto muy “amistoso”, integró innovaciones que en ese momento eran revolucionarias: una interfaz gráfica integrada desde el sistema operativo, la aplicación masiva del uso del ratón (un lujo en las PCs de la época) y el uso del en ese entonces novedoso diskette de 3.5 pulgadas; el aparato promovió la creación de las interfaces gráficas en las PCs y “obligó” a Microsoft a desarrollar su sistema Windows para conservar mercado. Lo demás es historia. Y por parte del iPod no hay mucho que decir: todos conocemos la manera en que el pequeño aparatito generó todo un cambio en la forma en que escuchamos, compramos y compartimos música.

Esto es lo más valioso que encuentro en la filosofía de Steve Jobs: el hombre lograba sacudir a la industria en los aspectos donde consideraba que los principales jugadores no estaban haciendo su chamba y, como resultado, se lograba una revolución en las áreas tecnológicas en las que Jobs metía las narices. Ese es su legado.

Admiro también la forma en que Jobs siempre trató de que sus productos tuvieran la mayor calidad posible, abarcando en este sentido desde sus computadoras Mac, sus teléfonos, sus iPods y sus películas de Pixar. La calidad y facilidad de uso de los productos electrónicos de Apple no se discuten; bien haría Microsoft en emular no sólo el aspecto visual de la interfaz de la Mac, sino también la calidad de su plataforma.

Hemos perdido a un visionario. Una persona que cumplió el ideal de trabajar para que el mundo hoy sea mejor. Descanse en paz Steve Jobs.

Anuncios

Sexo, drogas y SMS

Recién me entero en una noticia en la versión en línea del a.m., que un estudio estadístico vincula el uso de drogas y alcohol y actividad sexual intensa con la cantidad de mensajitos de texto que se envían por celular.

De acuerdo al estudio, los investigadores encontraron una fuerte relación en los adolescentes que enviaban una gran cantidad de mensajes SMS (120 o más al día) con su actividad sexual o el consumo de alcohol y drogas.

Hay que entender lo que el estudio nos está diciendo. Lo que los investigadores hallaron es una fuerte correlación entre ambas estadísticas. Hay que recordar esa máxima de la estadística que nos dice que “correlación no implica causalidad”; esto significa que no se puede establecer que una actividad sea causa de la otra, sino que simplemente existe una relación entre ellas, y podrían ser ambas causadas por una tercera.

Ahora bien, en mi opinión 120 mensajes al día (o más) son muchísimos. Mejor que se compren una computadora y se pongan a chatear. Y con todo ese tiempo invertido en enviar mensajitos… ¿les queda tiempo para el cuchiplanchis y entrarle a los alcoholes y a la droga? O tal vez hacen todas esas actividades simultáneas… interesante. Aunque podría explicarse el hecho si los citados mensajes son para ponerse de acuerdo para la peda o para el traka-traka.

El estudio se realizó en escuelas secundarias de Cleveland. Seguramente aquí en México el resultado sería a la inversa: con lo que nos cobran las rateras compañías de telefonía celular por mandar mensajitos, aquel que mande 120 o más mensajes diarios no le quedará dinero para mota, pisto o lo otro.

.

Un día común, en una tienda de tecnología:
 
Comprador: Buenos días.
 
Vendedor: Buenos días. ¿En qué puedo ayudarle?
 
Comprador: En mi trabajo me están pidiendo que utilice un teléfono inteligente para ser más eficiente. Quiero ver qué opciones tengo, y sus precios.
 
Vendedor: Muy bien. Mire, tenemos el nuevo iPhone 4, es el modelo más reciente y lo tenemos en promoción.
 
Comprador: A ver… mmm, es un poco caro.
 
Vendedor: Si, pero ¡vea! Es un iPhone 4… es muy bonito, tiene "touchscreen" y toda la cosa.
 
Comprador: Eso sí, se ve muy bien.
 
Vendedor: Es un iPhone 4. De seguro debe haber escuchado sobre este teléfono.
 
Comprador: Ahora que lo menciona… ¿no es éste el teléfono por el que mucha gente hizo fila afuera de las tiendas, durante días?
 
Vendedor: Si, ese es el iPhone 4.
 
Comprador: Pero yo no tuve necesidad de hacer fila durante día y noche… ¿Está seguro de que es el mismo teléfono?
 
Vendedor: Bueno, en realidad no es el mismo. Este es un modelo mejorado: tiene más memoria, la pila dura más, y le arreglaron un problema en la antena, lo que hace que tenga mucho mejor recepción que el modelo anterior.
 
Comprador: ¿En serio? Entonces supongo que por eso me está saliendo más caro a mí que a los que hicieron fila.
 
Vendedor: No. Debido a que el modelo ya lleva varias semanas en el mercado, su precio bajó considerablemente.
 
Comprador: ¿Cómo? A ver, no entiendo. ¿Me está diciendo que yo, cómodamente y sin necesidad de hacer fila durante varios días, puedo comprar un teléfono mejor del que compraron esos que esperaron afuera de la tienda, y a un precio más bajo?
 
Vendedor: Eh… pues sí.
 
Comprador: ¿Y entonces por qué hicieron fila esos idiotas?
 
Vendedor: Bueno… hicieron el sacrificio de esperar y de pagar un precio más alto para tener en sus manos el modelo nuevo antes que nadie.
 
Comprador: Pero cualquiera podía comprar el mismo teléfono al día siguiente. O, como yo, esperar unas semanas y conseguir un teléfono mejorado, más barato, sin perder el tiempo esperando. No tiene sentido.
 
Vendedor: Tiene usted razón, pero tome en cuenta que esas personas son fans de la marca.
 
Comprador: ¿Fans? ¿Son fans de una marca que es capaz de hacer que sus fans formen filas por horas, a la intemperie, para después venderles un modelo de teléfono inferior y más caro que al resto de la gente? ¡Es una estupidez ser fan de una marca así!
 
Vendedor: ¡Cierto! ¿No es un genio ese tal Jobs? Parece que hemos descubierto cómo funciona su modelo de negocio.
A %d blogueros les gusta esto: